Entradas

Japón disminuirá el uso de energía nuclear para generar electricidad

nuclear protesta Japon, nuclear protest in JapanPor Notimex, Uno Noticias, 25 de mayo de 2012

Actualmente, ninguno de los 54 reactores nucleares con los que dispone el país está funcionando y, ante la oposición a la energía nuclear tras el peor accidente en 25 años, Tokio no ha precisado por el momento cuándo activará alguno de ellos.

Japón planea mantener la reducción del uso de la energía nuclear para generar apenas el 15 por ciento de sus necesidades eléctricas, como consecuencia de la catástrofe nuclear de Fukushima, anunció este viernes el gobierno nipón.

El ministro de Medio Ambiente japonés, Goshi Hosono, dijo que su país estudia que “el 15 por ciento de la electricidad sea de origen nuclear” para el año 2030, lo que supondría un giro radical con los planes anteriores del Ejecutivo.

Antes del accidente de Fukushima, provocado por un terremoto y tsunami en marzo de 2011, el Estado nipón planeaba que un 50 por ciento de su electricidad en 2030 fuera generada por medio de la energía nuclear.

El accidente de Fukushima provocó un debate nacional acerca del uso de la energía nuclear en Japón, un país muy sensibilizado por esta cuestión desde la explosión de las dos bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki durante la II Guerra Mundial.

Una mayoría de la sociedad japonesa aboga, según los sondeos, por reducir la dependencia de la energía nuclear, pero los industriales nipones y el gobierno están por mantener al menos un porcentaje activo para que la economía no se resienta.

 

Los biocombustibles empeoran el cambio climático

biocombustibles, biofuelsPor Silvia Ribeiro, La Jornada, 19 de mayo de 2012

Un estudio reciente de la Unión Europea muestra que los agrocombustibles (llamados biocombustibles) aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero, debido a los impactos que tiene su producción en deforestación, mayor erosión de suelos y avances de la frontera agrícola en otros continentes.

Miden el impacto de los agrocombustibles en ILUC (cambio indirecto del uso de suelo, por sus siglas en inglés), concluyendo que el uso de granos para combustibles, significa de facto que alguien pasará hambre o los plantará en otra parte, avanzando la frontera agrícola sobre bosques y áreas naturales. La quema de bosques para plantaciones produce tantas emisiones de carbono a la atmósfera que anula cualquier supuesto beneficio que pudieran tener los agrocombustibles. Otro informe de la Unión Europea sobre 15 cultivos, mostró que las metas y políticas europeas de biocombustibles tendrán impacto indirecto sobre el uso del suelo en 4.5 millones de hectáreas, en una década.

La producción de combustibles basada en soya y canola transgénicas, palma aceitera y girasol, incluso tiene más emisiones de gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles.

El nuevo estudio, titulado EU Transport GHG: Routes to 2050, Emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte en la Unión Europea: Rutas a 2050, (www.eutransportghg2050.eu), estima que sin tomar en cuenta los efectos indirectos, el costo de bajar las emisiones con biocombustibles es de 100 a 300 euros por tonelada de carbono. Al costo actual de los créditos de carbono (6.14 euros por tonelada), los biocombustibles son 49 veces más caros que seguir emitiendo gases y comprar créditos de carbono para “compensarlos” en algún otro lugar.

Esto es totalmente perverso, ya que los mercados de carbono no han contribuido nada a bajar los gases de efecto invernadero, pero crean mercados financieros especulativos y tienen impactos negativos sobre comunidades locales e indígenas.

Los autores del estudio, concluyen que “no es posible ni útil determinar cifras de costo/efectividad para los biocombustibles, porque sus efectos indirectos, medidos en deforestación y devastación de praderas, los convierten finalmente en una tecnología emisora de más dióxido de carbono”. (EurActiv.com, 13/4/12) Con lo cual se contradice directamente la razón por la que se supone son subsidiados.

Los datos del informe, elaborado por investigadores comisionados por la Dirección de Cambio Climático de la Unión Europea, ponen en cuestión las metas obligatorias de uso de biocombustibles que se han fijado tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos, que son, además de los subsidios, el principal aliciente de las industrias.

En 2007, Europa fijó una meta de uso de 10 por ciento de biocombustibles para 2020. Aunque en 2009 cambió el término “biocombustibles” a “energías renovables”, lo cierto es que los analistas prevén que 8.8 por ciento serán biocombustibles y de ellos, 92 por ciento será biodiesel.

David Laborde, investigador que ha realizado estudios para la Unión Europea sobre el impacto de los biocombustibles, declaró a la agencia EurActiv que: “La verdad es que las políticas sobre biocombustibles dentro y fuera de Europa responden a razones que no son ambientales”. Según Laborde, son razones que no tienen nada que ver con enfrentar el cambio climático: “Es una forma nueva y fácil de subsidiar a los grandes agricultores, responden al cabildeo de los industriales de biodiesel, y lo que llaman seguridad energética. Buscan diversificar fuentes de energía para usar menos divisas en petróleo importado de Medio Oriente. Prefieren mantener estas metas, aunque no sean eficientes ni verdes”.

EurActiv recoge también las declaraciones del europarlamentario Claude Turmes, quien confirma que la meta del 10 por ciento para biocombustibles tiene poco que ver con razones ambientales y mucho más con el pesado cabildeo de la industria automovilística alemana, los industriales agrícolas franceses y otras industrias agrícolas internacionales, principalmente de caña de azúcar.

La industria de los agrocombustibles no se sostendría sin los multimillonarios subsidios a la producción agrícola en Europa y Estados Unidos, sumados al uso de mano de obra semiesclava en Brasil y varios países asiáticos y al avance sobre áreas naturales, produciendo deforestación de bosques, degradación de ecosistemas y desplazamiento de indígenas y campesinos de sus territorios.

Estos informes europeos se suman a otros –realizados por investigadores académicos independientes y expertos del Banco Mundial– que muestran que la producción de agrocombustibles fue el factor principal del aumento de precio de los alimentos, exacerbando también la disputa por tierra, agua y nutrientes. Pese a eso, se sigue estimulando su producción. En México, a través de varias leyes que benefician a las industrias, desde la ley de bioenergéticos a la más reciente de cambio climático.

Paralelamente, petroleras como Shell, BP y Exxon invierten en la producción de biocombustibles “de segunda generación”, usando microbios artificiales producto de la biología sintética, alegando que serán más eficientes. Esto no está probado, pero es claro que introduce altos riesgos ambientales (imagine un escape de microbios artificiales diseñados para consumir cualquier materia vegetal) y significará una nueva ola de acaparamiento de tierras y biomasa.

Los datos son claros: urge descartar los combustibles agroindustriales y en lugar de estos remedios tecnológicos, cambiar de fondo los patrones industriales de producción, energía y consumo.

*Investigadora del grupo ETC

Taller: Basura Cero. Cero Contaminación con Gases de Efecto Invernadero

Coordinador: Ronnie Cummins
Fecha: Jueves, 21 de abril; 4 pm
Lugar: Tienda Vía Orgánica (Margarito Ledesma #2, Colonia Guadalupe, San Miguel de Allende)
Entrada gratis. Si deseas cooperar, estarás apoyando futuros talleres.
El acuerdo ciudadano está inspirado por la Ciudad de México y otras ciudades que se comprometieron en la Cumbre del Clima de Cancún en diciembre de 2010 para reducir o secuestrar las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2, metano y óxido nitroso) en un 5% por año, a partir de 2011. Ven y aprende cómo individuos, hogares, escuelas, negocios, granjas, instituciones, ciudades y condados pueden hacer para reducir el uso de combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero, para secuestrar naturalmente CO2  y para revertir el cambio climático y el calentamiento global.
Toma el «Acuerdo ciudadano,» únete al club de Vía Orgánica de composta y forma parte de la solución.
Para más información: info@viaorganica.org, (oficina) 415.121.0540, cel 415.113.5446

REDD y Mujeres

REDD+, en su actual diseño, contribuirá a una apropiación global de tierras de las comunidades y Pueblos Indígenas que afectará particularmente a las mujeres, comienza diciendo un documento firmado por mujeres y organizaciones que denuncian que REDD es otra falsa solución para el cambio climático.

El documento, que se encuentra al final de este mensaje, es el resultado de un proceso de discusión exhaustivo dentro de la Asamblea (Caucus) de Mujeres realizado durante la COP 16 de la Convención de Cambio Climático en Cancún en diciembre de 2010. Luego de varios días de debate, el Caucus acordó que, si bien el siguiente documento sobre REDD no sería difundido como una posición del Caucus de Mujeres, estaría abierto para ser firmado, en particular por todos aquellos que participaron en la conferencia. Leer más

El Rancho de Carbono: La Lucha contra El Cambio Climático; Un Acre a La Vez

Por Courtney White, Quivira Coalition

En este momento, la única posibilidad de eliminación a gran escala de los gases de efecto invernadero de la atmósfera es a través de la fotosíntesis y las actividades de secuestro basadas en el suelo. Las estrategias incluyen: el enriquecimiento del carbono en el suelo, la labranza cero con especies perennes, el empleo de prácticas ganaderas respetuosas del clima, la conservación del hábitat natural, la restauración de cuencas y pastizales degradados, el aumento de la biodiversidad, la reducción de las emisiones agrícolas, y la producción local de alimentos. Durante la última década, estas estrategias han demostrado individualmente ser opciones prácticas y rentables. Un rancho de carbono propone una integración económica y ecológica de todo con el objetivo de reducir el contenido atmosférico de CO2, mientras produce co-beneficios sustanciales a la vez para todos los seres vivos. Leer más