Señales de que la vacuna antiCOVID no funciona

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 03 de agosto de 2021.

HISTORIA EN BREVE 

  • En el Reino Unido, los casos sintomáticos de COVID-19 entre las personas “vacunadas” aumentaron un 40 % en una semana y alcanzaron una tasa promedio de detección de 15 537 infecciones nuevas por día. Mientras tanto, los casos sintomáticos de COVID-19 en las personas sin vacunar disminuyeron un 22 % y ahora se encuentran en un promedio diario actual de 17 588
  • Esto sugiere que la ola entre las personas sin vacunar alcanzó su punto máximo y que la inmunidad natural ya empezó, mientras que las personas “vacunadas” se vuelven más propensas a la infección
  • Los datos demuestran que los países con las tasas de vacunación antiCOVID más altas también experimentan los mayores aumentos en los casos, mientras que los países con las tasas más bajas tienen el menor número de casos
  • 100 tripulantes vacunados dieron positivo a bordo del portaaviones de la defensa británica HMS Queen Elizabeth. El buque de la Armada tiene una tasa de casos de 1 en 16, la tasa de casos más alta registrada. Esto sugiere que la inmunidad colectiva inducida por la vacuna es imposible, ya que estas vacunas no pueden prevenir el COVID-19 incluso si el 100 % de una población determinada las recibe
  • En términos matemáticos, es casi imposible que las vacunas antiCOVID eliminen la infección por SARS-CoV-2. Las cuatro vacunas antiCOVID disponibles en los Estados Unidos brindan una reducción absoluta del riesgo entre el 0.7 % y el 1.3 %. Mientras tanto, la tasa de letalidad por infecciones no institucionalizadas para todos los grupos de edad es del 0.26 %. Debido a que el riesgo absoluto que se debe superar es menor que la reducción absoluta del riesgo que pueden proporcionar estas vacunas, la vacunación masiva no puede tener ningún impacto favorable

En las últimas semanas, han surgido varias señales que demuestran que las vacunas antiCOVID-19 no pueden terminar con los brotes de COVID-19. En un informe del 15 de julio de 2021, el Dr. John Campbell revisa los datos fuera del Reino Unido. Como nota aparte, no estoy de acuerdo con todo lo que dice Campbell, como promover el uso del cubrebocas, por ejemplo. Lo interesante es su revisión de los datos.

En el informe se indicia que para el 15 de julio, el 87.5 % de la población adulta en el Reino Unido ya había recibido una dosis de la “vacuna” antiCOVID-19 y el 67.1 % había recibido dos. Sin embargo, los casos sintomáticos entre las personas “vacunadas” con una o dos dosis aumentan de forma constante, ya que se reporta un promedio de 15 537 infecciones nuevas por día, un aumento del 40 % con respecto a la semana anterior.

Mientras tanto, el promedio diario de casos sintomáticos nuevos en las personas sin vacunar es de 17 588, un 22 % menos que la semana anterior. Esto sugiere que la ola entre las personas sin vacunar alcanzó su punto máximo y que la inmunidad natural ya empezó, mientras que las personas “vacunadas” se vuelven más propensas a la infección.

Los hospitales del Reino Unido confirman que los pacientes que ya recibieron las 2 dosis forman parte de los pacientes que reciben tratamiento por una infección activa por COVID, por lo que dos ciudades ya emitieron advertencias públicas a sus residentes y les hicieron saber que podrían terminar en el hospital a pesar de ya haberse puesto todas las dosis de la vacuna antiCOVID-19.

“En la actualidad hay 15 pacientes hospitalizados con COVID en todo el Trust; el mes pasado no hubo ninguno”, reportó el diario The Yorkshire Post el 9 de julio de 2021. Una cantidad desconocida de ellos recibió dos dosis de la “vacuna” antiCOVID.

“El mensaje que me gustaría compartir con todos ustedes es que algunos de los pacientes han sido vacunados por segunda vez”, dijo Heather McNair, enfermera jefa en el hospital York and Scarborough Teaching.

“Esta es una enfermedad que a pesar de recibir las dos dosis de la vacuna todavía puede afectarlo y debilitarlo. En este momento tenemos una sala llena de pacientes con COVID en el hospital y eso no va a desaparecer pronto”.

Aunque la cantidad de pacientes hospitalizados con COVID se duplicó en una sola semana, la cantidad total aún estaba muy por debajo de la cantidad reportada en enero de 2021: una estadística que Amanda Bloor, oficial responsable del NHS North Yorkshire Clinical Commissioning Group, toma como prueba de que el programa de vacunas “tiene el impacto anticipado en torno a la reducción del riesgo de muerte y de enfermedades graves”.

Los países con tasas de vacunas más altas tienen aumentos repentinos de COVID

No me apresuraría a asumir que las tasas de hospitalización más bajas a mediados del verano son una señal de que las vacunas tienen un impacto positivo. También tenemos datos que demuestran que los países con las tasas de vacunas antiCOVID más altas experimentan los mayores aumentos en los casos, mientras que los países con las tasas más bajas tienen el menor número de casos. Esta tendencia “me preocupa bastante”, dijo el Dr. Robert Malone, inventor de la tecnología de la vacuna de ARNm, en un Tweet del 16 de julio de 2021.

Chipre, donde más del 51 % de los residentes recibió la vacuna, ahora tiene el recuento de casos más alto del mundo. De manera interesante, el brote en los barcos de la armada británica, que mencionaré a continuación, se produjo poco después de una escala en Chipre.

Bután ofrece una visión interesante de los efectos de la “vacunación” antiCOVID en la población. Lograron vacunar al 64 % de los residentes en solo una semana, a partir del 27 de marzo de 2021, y casi de inmediato, hubo un rápido aumento en los casos.

En el primer gráfico a continuación, puede ver la tasa de vacunación en Bután, la cual pasó de cero a 64 % en cuestión de días. En el segundo gráfico, puede ver el efecto en los casos en las semanas siguientes. Pasaron de casi cero casos al comienzo de la campaña de vacunas, a un máximo de más de 400 casos por millón en las siguientes semanas.

COVID-19 vacuna
COVID-19 casos

La cantidad de casos es más baja en las naciones menos ‘vacunadas’

Por otro lado, vemos la cantidad más baja de pruebas de COVID positivas en las naciones que también tienen las tasas más bajas de “vacunas” antiCOVID. Aunque no es una correlación completamente clara, es una tendencia, y también debemos recordar que las Pruebas de PCR tienen problemas que complican cualquier intento de análisis de datos.

El principal problema es que si realiza la prueba de PCR en un umbral de ciclo (CT, por sus siglas en inglés) demasiado alto, termina con una gran cantidad de falsos positivos. El CT se refiere al punto de la prueba donde se obtiene un resultado positivo. Un CT de 35 o más le dará una tasa de falsos positivos del 97 %.

Para obtener la máxima precisión, tendría que utilizar un CT de 17. No está claro qué utilizan todos estos países, pero es poco probable que utilicen un CT por debajo de 20 como una cuestión de rutina. Esto significa que la mayoría de los casos en todo el mundo se elevarán de forma errónea.

Esto es cierto para las personas sin vacunar en los Estados Unidos, ya que se recomienda que sus pruebas se realicen a un CT de 40, mientras que a los pacientes que ya recibieron la vacuna antiCOVID se les realizarán las pruebas en un CT por debajo de 28. Esto hace que parezca como si la tasa de casos fuera más alta en las personas sin vacunar, cuando en realidad es solo un artefacto de pruebas sesgadas y pocos de estos “casos” falsos positivos en realidad están enfermos.

Al observar la tasa de hospitalización por COVID-19 confirmada en los Estados Unidos, vemos que la cantidad de personas lo suficiente enfermas como para requerir atención médica no se acerca a lo que fue durante los meses de invierno de 2021, y dado que solo el 5.9 % de los adultos en Estados Unidos recibieron las dos dosis para el 21 de febrero de 2021, podemos concluir que las vacunas no provocaron este rápido descenso de las hospitalizaciones.

La mejor explicación para la disminución de los casos y de las hospitalizaciones después de las vacunas antiCOVID es la aparición de la inmunidad colectiva natural por infecciones previas.

En un artículo del portal STAT News del 12 de julio de 2021, Robert M. Kaplan, profesor emérito de la UCLA Fielding School of Public Health, calculó que para abril de 2021, la tasa de inmunidad natural estaría por encima del 55 % en 10 estados de Estados Unidos, mientras que en la mayoría de esos mismos estados, las nuevas infecciones estaban en declive para finales del 2020, en un momento en que solo una pequeña parte de la población había recibido la vacuna.

Los CDC no rastrean todos los casos nuevos

También debemos recordar que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos disminuyen de forma artificial las tasas de casos, de hospitalización y de mortalidad de las personas “vacunadas” en Estados Unidos a través de un seguimiento selectivo de casos de gran avance. Solo rastrean y reportan casos importantes en los que el paciente ingresa al hospital o muere. No cuentan los casos leves, incluso si dieron positivo en la prueba.

Varios medios de comunicación han expresado su preocupación por este seguimiento e información imparcial. Como se señaló en el portal Harvard Health, la estrategia de los CDC nos impide determinar si una vacuna es más o menos efectiva que otra. También pueden ocultar problemas de fabricación y evitar que determinemos si la segunda dosis podría influir en la efectividad, así como en otras cosas.

El sitio Business Insider señaló que no rastrear todos los nuevos casos hace que sea más difícil determinar qué tan peligrosa es la variante Delta. El portal de noticias NPR expresa una opinión similar y afirma que “los críticos argumentan que la estrategia podría perder información importante que podría dejar a los Estados Unidos vulnerable, incluyendo los primeros signos de nuevas variantes que son útiles para burlar a las vacunas”.

Incluso la cobertura completa de ‘vacunas’ no detendrá las infecciones

El canal BBC News reportó que el 14 de julio de 2021, 100 tripulantes vacunados dieron positivo a bordo del portaaviones de la defensa británica HMS Queen Elizabeth. Aún no está claro si alguno de ellos presenta síntomas. De acuerdo con el secretario de defensa británico Ben Wallace, los esfuerzos para reducirlo incluyen el uso de cubrebocas, el distanciamiento social y un sistema de seguimiento y localización. No mencionó el tratamiento real para la infección aguda.

Otros buques de guerra también reportan brotes a bordo, aunque Wallace no ofreció detalles al respecto. La flota se encuentra actualmente en el Océano Índico y planea continuar el despliegue de 28 semanas, con Japón como destino. BBC News dijo que la reina y el primer ministro habían estado a bordo del buque insignia poco antes de que zarpara.

Este caso deja mucho que desear sobre la efectividad de estas vacunas de modificación génica, ya que el HMS Queen Elizabeth ahora tiene una tasa de casos de 1 en 16, la tasa de casos más alta registrada hasta ahora, que yo sepa. Sin embargo, el 100 % de la tripulación había recibido la segunda dosis. Esto dice que la narrativa de la inmunidad colectiva inducida por la vacuna es un cuento de hadas. ¡Estas vacunas aparentemente no pueden prevenir el COVID-19 incluso si el 100 % de una población determinada las recibe!

Los datos israelíes indican el fracaso de la ‘vacuna’ de Pfizer

Los datos de Israel también ofrecen una visión deprimente de las vacunas antiCOVID-19. Israel solo utilizó la vacuna de ARNm de Pfizer, por lo que esto nos da una buena idea de su efectividad. En general, parece un fracaso abismal, ya que la mayoría de los casos graves y las muertes ocurren en las personas que se aplicaron las dos dosis.

En general, no parece que las vacunas de modificación génica antiCOVID-19 tengan la capacidad de eliminar los brotes de COVID-19, y, esto tiene sentido, ya que en términos matemáticos es casi imposible.

Las cuatro vacunas antiCOVID disponibles en los Estados Unidos brindan una reducción absoluta del riesgo entre el 0.7 % y el 1.3 %. Las tasas de eficacia del 67 % al 95 % se refieren a la reducción relativa del riesgo. Mientras tanto, la tasa de letalidad por infecciones no institucionalizadas para todos los grupos de edad es del 0.26 %. Debido a que el riesgo absoluto que se debe superar es menor a la reducción absoluta del riesgo que pueden proporcionar estas vacunas, la vacunación masiva no puede tener un impacto favorable.

Los CDC intentan ocultar la cantidad de muertos por la vacuna antiCOVID

Sin embargo, estas vacunas pueden causar muertes innecesarias en las personas sanas. Por desgracia los CDC hacen todo lo posible para ocultar cuán grande es esa cantidad de muertos. En lo que parece ser un intento deliberado de engaño, los CDC “revertieron” su reporte de eventos adversos del 19 de julio de 2021 a las estadísticas de la semana anterior. Lo explicaré. Tome nota de las fechas específicas y los totales de muerte en cada uno de los siguientes extractos. El reporte del 13 de julio dice lo siguiente:

“Los reportes de muerte después de la vacuna antiCOVID-19 son raros. Se administraron más de 334 millones de dosis de vacunas antiCOVID-19 en los Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 12 de julio de 2021. Durante este tiempo, el VAERS recibió 6079 reportes de muerte (0.0018 %) entre personas que recibieron alguna vacuna anti COVID-19″.

El reporte original del 19 de julio (guardado en Wayback) en un principio decía lo siguiente:

“Los reportes de muerte después de la vacuna antiCOVID-19 son raros. Se administraron más de 338 millones de dosis de vacunas antiCOVID-19 en los Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 19 de julio de 2021. Durante este tiempo, el VAERS recibió 12 313 reportes de muerte (0.0036 %) entre personas que recibieron alguna vacuna anti COVID-19″.

Tenga en cuenta que la cantidad de muertos se duplicó con creces en una sola semana. Ese reporte original del 19 de julio cambió a esto. La fecha del reporte sigue siendo el 19 de julio:

“Los reportes de muerte después de la vacuna antiCOVID-19 son raros. Se administraron más de 334 millones de dosis de vacunas COVID-19 en los Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 13 de julio de 2021. Durante este tiempo, el VAERS recibió 6079 reportes de muerte (0.0018 %) entre personas que recibieron una vacuna antiCOVID-19″.

En un momento en el que la precisión y la transparencia son tan importantes para el consentimiento informado, es más que impactante ver a los CDC participar en este tipo de engaño. Sin embargo, aquí estamos. Ahora vivimos en un mundo donde los datos más importantes de salud pública se manipulan en todo momento. Por esta razón, observar tendencias más amplias, como las que se revisaron antes, podría ofrecer una imagen más confiable de cuáles son las consecuencias de estas vacunas en el mundo real.

Photo by Mika Baumeister on Unsplash

El protocolo MATH + actualizado

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 31 de julio de 2021.

HISTORIA EN BREVE 

  • Al comienzo de la pandemia, cinco médicos de cuidados intensivos formaron el grupo Front Line COVID-19 Critical Care Working (FLCCC), que desarrolló el protocolo para tratar el COVID-19 conocido como MATH +
  • El protocolo MATH + involucra una combinación de ivermectina, vitamina C, metilprednisolona, tiamina, vitamina D y otras sustancias disponibles para tratar el COVID-19 • El FLCCC desarrolló otros protocolos para prevenir el COVID-19 y tratarlo a tiempo desde casa, así como para las secuelas
  • Desde el 20 de marzo de 2021 hasta el 21 de mayo de 2021, hubo 1 293 pacientes con COVID-19 hospitalizados en el United Memorial Medical Center. 86 de ellos murieron, lo que causó una tasa de mortalidad del 6.7 %; eso es casi la mitad de la tasa de mortalidad del 12.5% para los pacientes hospitalizados con COVID-19 reportada por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud durante el mismo período
  • Uno de los creadores de MATH +, el Dr. Joseph Varon, quien dirige la unidad de COVID-19 en el United Memorial Medical Center (UMMC) en Houston, ha tratado de difundir el éxito del protocolo MATH +, pero los medios de comunicación lo censuraron
  • El protocolo MATH + más reciente incluye la ivermectina como medicamento principal y reemplazó la hidroxicloroquina (HCQ) con quercetina

¿Ha escuchado del protocolo MATH + para tratar el COVID-19? Uno de sus creadores, el Dr. Joseph Varon, quien dirige la unidad de COVID-19 en el United Memorial Medical Center (UMMC) en Houston, trató de difundir la información al respecto desde el comienzo de la pandemia. “Ahora tenemos varias opciones para los pacientes. Solo tenemos que hacer que esas opciones estén disponibles”, dijo, al hablar con el periodista de televisión Ivory Hecker.

Hecker relató su experiencia, ya que la despidieron de FOX 26 Houston en junio de 2021 después de que interrumpió un segmento de noticias en vivo para decirles a los televidentes que la estación le había prohibido compartir cierta información, y agregó que ella “no es la única reportera a la que someten a hacer esto.”

La censura es un problema continuo que alcanzó niveles sin precedentes durante la pandemia, y es la razón por la que tal vez no haya oído hablar del protocolo MATH +, a pesar de su inmenso éxito en salvar vidas durante el último año. Varon ha estado en primera línea en todo momento, ya que el 20 de marzo de 2021 fue su día 366 consecutivo en tratar a pacientes.

Desde el 20 de marzo de 2021 hasta el 21 de mayo de 2021, hubo 1 293 pacientes con COVID-19 hospitalizados en el United Memorial Medical Center. 86 de ellos murieron, lo que causó una tasa de mortalidad del 6.7%. Eso es casi la mitad de la tasa de mortalidad del 12.5% para los pacientes hospitalizados con COVID-19 reportada por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud durante el mismo período.

El protocolo MATH + salva vidas, pero los medios lo ignoran

Al principio de la pandemia, cinco médicos de cuidados intensivos formaron el GrupoFront Line COVID-19 Critical Care Working (FLCCC), que desarrolló el protocolo para tratar el COVID-19 conocido como MATH +. Varon estaba entre ellos, al igual que el Dr. Paul Marik, médico de cuidados intensivos en el Hospital General Sentara Norfolk en Virginia Oriental. Un principio, el protocolo para pacientes hospitalizados se basó en lo siguiente:

  • Metilprednisolona por vía intravenosa
  • A ácido ascórbico (vitamina C) por vía intravenosa
  • Tratamientos opcionales con tiamina, zinc y vitamina D
  • Una dosis completa de heparina de bajo peso molecular

Al principio, solo se ofrecía atención de apoyo a los pacientes con COVID-19. Incluso hoy en día, a las personas con COVID-19 se les dice que permanezcan en casa y se mantengan en aislamiento hasta que les falte oxígeno, una recomendación que Marik cree que cuesta vidas, ya que el tratamiento a tiempo con MATH + es muy efectivo:

“Aunque es posible que no tengamos las mejores respuestas, tenemos algunas y decirles a las personas que se queden en casa y se aíslen para que estén pálidos es una idea absurda que en realidad causa mucho daño porque ahora esperamos que el virus, en algunos casos personas, causen la tormenta de citoquinas. Y cuando llegan con ese estado es muy difícil revertirlo, detenerlo y volver”.

El protocolo MATH + causó altas tasas de supervivencia. Se trataron a más de 100 pacientes hospitalizados con COVID-19 con el protocolo MATH + a mediados de abril de 2020 y solo dos murieron. Ambos tenían más de 80 años y padecían afecciones médicas crónicas avanzadas. Pero de acuerdo con Varon, a pesar de sus éxitos inusuales, los periodistas no estaban interesados en por qué los pacientes de su hospital tenían más probabilidades de sobrevivir.

Los médicos detrás de MATH + tienen claro que sus protocolos son fluidos y cambian en respuesta a los datos. Como tal, existen dos cambios importantes desde que MATH + se lanzó por primera vez, uno que involucra a la ivermectina y otro que involucra la hidroxicloroquina (HCQ).

Se agregó ivermectina al protocolo MATH +

La ivermectina se agregó como medicamento principal en los protocolos de FLCCC para prevenir y tratar el COVID-19 en octubre de 2020. La ivermectina (un antiparasitario de amplio espectro) que también tiene actividad antiinflamatoria, demostró reducir la mortalidad por COVID-19 en un 81%. El medicamento también es seguro, económico y está disponible en cualquier lugar, tiene décadas de uso clínico que sugieren que tiene un “alto margen de seguridad”.

Para diciembre de 2020, el FLCCC, tras señalar el gran éxito de este medicamento, pidió que se adoptara el uso de la ivermectina, tanto como profiláctico como para tratar todas las fases del COVID-19. En un ensayo de prevención, 58 voluntarios tomaron 12 miligramos de ivermectina una vez al mes durante cuatro meses.

Solo cuatro de ellos (6.96%) desarrollaron síntomas leves de COVID-19 durante el período de prueba de mayo a agosto de 2020. En comparación, 44 de 60 trabajadores de la salud (73.3%) que rechazaron el medicamento se diagnosticaron con COVID-19. En junio de 2021, Varon y sus colegas publicaron una revisión en el American Journal of Therapeutics, que incluía metanálisis basados en 18 ensayos de tratamiento controlados aleatorios de ivermectina en COVID-19. Los resultados fueron impresionantes y demostraron:

  • Reducciones significativas en la mortalidad, el tiempo de recuperación clínica y hasta el tiempo para eliminar el virus
  • Menos riesgos de contraer el COVID-19 con el uso regular de ivermectina

Los datos son tan sólidos que, en el Instituto de Ciencias Médicas de la India, todos los trabajadores de la salud ahora toman dos dosis de 0.3 mg/kg de ivermectina con 72 horas de diferencia y luego repiten la dosis cada mes para prevenir el COVID-19. Y en las regiones que implementaron campañas de distribución de ivermectina, se obtienen reducciones relacionadas con las tasas de letalidad. De acuerdo con la revisión:

“Por último, muchos ejemplos de campañas de distribución de ivermectina que causan una rápida disminución de la morbilidad y la mortalidad en toda la población indican que se ha identificado un agente oral efectivo en todas las fases de COVID-19”.

Marik cree que un programa de distribución masiva de ivermectina, junto con melatonina, vitamina D y aspirina, podría acabar con la pandemia. Mark dice que “Eliminaremos el SARS-CoV-2″ al asumir que todos están infectados y recibir tratamiento con esta combinación segura de compuestos económicos, pero, no es probable que esto suceda debido a “factores económicos y políticos que se benefician de la pandemia en curso“.

La quercetina reemplazó la HCQ

La HCQ, un ionóforo de zinc, fue parte del protocolo MATH + durante los primeros seis meses de la pandemia. (Hace poco cambiaron la quercetina por la HCQ). En este momento, la tasa de muerte de los pacientes con COVID-19 en el UMMC de Varon era del 4.4%, en comparación con una tasa de muerte de casi el 20% en otros hospitales.

Hecker habló por primera vez con Varon sobre la HCQ en agosto de 2020, y habló sobre el uso del controvertido medicamento, y señaló que más de 300 pacientes con COVID-19 tratados en UMMC, tenían una tasa de éxito del 95%.

Se difundió información errónea y mentiras descaradas sobre la HCQ, incluyendo la investigación fabricada en un aparente esfuerzo por suprimir y prevenir su uso. Otros médicos, incluyendo el Dr. Vladimir Zelenko, un médico en una comunidad judía en Monroe, Nueva York, han tenido un gran éxito al utilizar la HCQ para erradicar el COVID-19.

Sin embargo, en junio de 2020, los Institutos Nacionales de Salud detuvieron un ensayo clínico de la HCQ después de afirmar que, aunque el medicamento no era dañino, tampoco era beneficioso para los pacientes hospitalizados. 

Se produjo una reacción violenta después del anuncio de los INS, y el FLCCC eliminó el uso de la HCQ en sus protocolos. Su último protocolo I-MASK +, actualizado el 30 de junio de 2021, recomienda la quercetina en su lugar. La Quercetina, también un ionóforo de zinc, es una alternativa a la HCQ y además funciona de manera muy similar. De acuerdo con Marik:

“Los datos clínicos experimentales y a tiempo (publicados en revistas de alto impacto) sugieren que este compuesto tiene muchas propiedades antivirales (incluso contra el coronavirus) y actúa en varios pasos del ciclo de vida viral. También parece ser un potente inhibidor de las proteínas de choque térmico (HSP 40 y 70) que son necesarias para la unión viral”.

La ivermectina se sigue censurando en los Estados Unidos a través de la censura por medios de comunicación

En el video anterior, Hecker habla con varios pacientes que se recuperaron de COVID-19 gracias al protocolo MATH +. El primero, Manuel Espinoza, un urólogo de Texas, empeoraba poco a poco con los protocolos convencionales del COVID. Luego, su esposa se enteró del protocolo MATH + en línea, y lo trasladaron en un avión de emergencia al UMMC. “A las pocas horas” de que le administraron el tratamiento, su salud mejoró, dijo, y “en unos días, tuvo una gran mejoría”.

Sin embargo, Varone dijo que cada vez que mencionaba la ivermectina en las redes sociales, “Facebook lo castigaba”. Los reporteros también le dijeron, varias veces, que se les prohibió informar sobre ciertos tratamientos con medicamentos para el COVID-19. La censura similar a experimentó el Dr. Pierre Kory, quien también fue parte del grupo que formó FLCCC.

El 8 de diciembre de 2020, Kory testificó ante el Comité Senatorial de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales, que celebró una audiencia sobre “Tratamiento ambulatorio a tiempo, una parte esencial de una solución del COVID-19”. Pidió a los INS, CDC y la FDA que revisen los datos sobre la ivermectina para prevenir el COVID-19, evitar que las personas con primeros síntomas progresen y ayudar a los pacientes en estado crítico a recuperarse:

A pesar de sus apasionadas súplicas y la asombrosa ciencia para respaldarlas, el tratamiento no solo se ignoró por el comité, sino que lo destruyeron. Mientras tanto, los informes de los medios afirmaron que la ivermectina no estaba probada y la Organización Mundial de la Salud también se negó a respaldarla. 

YouTube eliminó el testimonio de Kory, que tuvo casi 9 millones de visitas y además lo calificó como un peligro para la comunidad. Kory dice que, aunque su investigación sobre la ivermectina recibió mucha atención en todo el mundo, se redujo a cero en los Estados Unidos: “Estados Unidos está enfocado en la censura de las redes sociales. Varone estuvo de acuerdo y le dijo a Hecker que “nadie” pregunta sobre el protocolo MATH +. “En este momento, todo el mundo está interesado en la vacuna“.

El protocolo MATH + está disponible en 23 idiomas

El protocolo I-MASK + de FLCCC se puede descargar completo, y le brinda instrucciones paso a paso sobre cómo prevenir y tratar los primeros síntomas del COVID-19. El FLCCC también tiene protocolos para prevenir y tratar a tiempo el COVID en el hogar, llamado I-MASS, que involucra ivermectina, vitamina D3, un multivitamínico y un termómetro digital para controlar la temperatura corporal en la fase de prevención e ivermectina, melatonina, aspirina y enjuague bucal antiséptico para tratarlo a tiempo en el hogar.

Los contactos domésticos o cercanos de los pacientes con COVID-19 podrían tomar ivermectina (18 miligramos, luego repetir la dosis en 48 horas) para la prevenir la exposición posterior. El FLCCC también tiene un protocolo de gestión llamado I-RECOVER para tratar las secuelas de COVID-19 Los protocolos se traducen a 23 idiomas diferentes para brindar un acceso amplio y gratuito a esta información que salva vidas, incluyendo cómo conseguir ivermectina.

El FLCCC tiene la esperanza de que la ivermectina se adopte en las pautas nacionales o internacionales sobre el tratamiento contra el COVID-19 en un futuro próximo. Pero, como señaló Hecker, el medicamento económico se enfrenta a un gran obstáculo:

“Si hubiera existido un tratamiento conocido, seguro y eficaz contra el COVID-19, la ley hubiese prohibido la Autorización de uso de emergencia de una vacuna contra el virus. ¿Podría haber sido eso parte de la motivación de la extraña censura de ciertos tratamientos contra el COVID-19 que presenciamos durante el año pasado en las corporaciones de noticias y redes sociales?”

Los medicamentos no son aconsejables en la mayoría de los casos de acidez estomacal y reflujo ácido

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 30 de julio de 2021.

HISTORIA EN BREVE

  • Uno de los medicamentos más comúnmente recetados para la acidez y el reflujo ácido son los inhibidores de la bomba de protones (IBP) o medicamentos que bloquean eficazmente la capacidad del estómago para producir ácido
  • Hasta el 95 % de los casos de acidez estomacal en realidad no son causados por el exceso de ácido estomacal, sino más bien por todo lo contrario. Así que tomar estos medicamentos únicamente empeorará el malestar
  • Se presentan 7 estrategias seguras y eficaces para eliminar la acidez estomacal y reflujo ácido

Uno de los medicamentos más comúnmente recetados para la acidez y el reflujo ácido son los inhibidores de la bomba de protones (IBP) o medicamentos que bloquean eficazmente la capacidad del estómago para producir ácido.

Mientras que eso puede sonar como una buena cosa, en la mayoría de los casos es la peor solución posible para el problema, ya que normalmente el estómago produce muy poco ácido en el estómago.

He aquí una serie de cinco estudios sobre inhibidores de la bomba de protones (IBP) que indican que los medicamentos como Nexium, Prilosec y Prevacid son exageradamente recetados y mal utilizados, y perjudican a muchas más personas en comparación con las que ayudan.

Estos medicamentos realmente fueron diseñados para tratar una gama limitada de problemas graves.

Según el Dr. Mitchell Katz, quien escribió un editorial sobre este tema, los inhibidores de la bomba de protones (IBP), sólo están garantizados para el tratamiento de:

  • Úlceras sangrantes
  • Infección con las bacterias Helicobacter pylori que causan úlceras
  • Síndrome de Zollinger-Ellison (una rara enfermedad que hace que su estómago produzca demasiado ácido)
  • Reflujo ácido severo que, según los resultados de una endoscopia, causa daño en el esófago

Los IBP nunca fueron creados para las personas con acidez estomacal, y de acuerdo con Katz, “alrededor del 60 a 70 % de las personas que toman estos medicamentos tienen acidez estomacal leve y no deben tomarlos.”

Sin embargo, creo que el número incluso podría ser mayor que eso, ya que hay más de 16 000 artículos que apoyan el hecho de que suprimir el ácido estomacal no trata la infección por Helicobacter pylori.

Una de las explicaciones para esto es que cuando se suprime la cantidad de ácido en el estómago, el cuerpo disminuye su capacidad para matar las bacterias Helicobacter. Por lo que en realidad empeora el padecimiento y perpetúa el problema.

La medicina “moderna” no le sirve de mucho para tratar su acidez y la enfermedad de reflujo gastroesofágico

Si está tomando un medicamento IBP para tratar la acidez, quiere decir que está haciendo dos cosas, pero ninguna de ellas realmente es beneficiosa para su salud.

Únicamente está tratando los síntomas; no está tratando la causa subyacente, y, al hacer esto, se está exponiendo a los problemas de salud potencialmente más peligrosos, por cortesía del mismo medicamento.

Permítame proporcionarle este ejemplo simple pero potente. Si está conduciendo un vehículo y de repente se enciende la luz de “advertencia” en el tablero, ¿qué pensaría si lleva su carro al mecánico y todo lo que hace este es apagar la luz del tablero?

Probablemente pensaría que es un tonto peligroso, ya que sólo apago el mecanismo de alerta que era indicativo de un problema potencialmente más grave, y lo más probable es que ya no recurra a sus servicios por su incompetencia.

Entonces, este tipo de enfoque es precisamente lo que está sucediendo con muchas enfermedades “modernas” que trata la medicina, y la acidez estomacal ciertamente califica como uno de los ejemplos más indignantes.

Los riesgos de salud sobrepasan los beneficios en la mayoría de las personas que toman estos medicamentos

Los IBP suprimen la producción de ácido estomacal, y como se mencionó anteriormente, hay casos graves que podrían ser justificados, al menos a corto plazo. Sin embargo, hasta el 95 % de los casos de acidez estomacal en realidad no son causados por exceso de ácido estomacal, sino más bien por todo lo contrario.

Así que tomar estos medicamentos únicamente empeorará el malestar.

Además, al reducir el ácido estomacal disminuye su principal mecanismo de defensa contra las infecciones transmitidas por los alimentos, lo que aumentará el riesgo de intoxicación alimenticia.

Los medicamentos IBP también vienen acompañados de efectos secundarios graves, incluyendo:

  • Neumonía
  • Pérdida ósea
  • Fracturas de cadera
  • Infección con Clostridium difficile, una dañina bacteria intestinal

También podría desarrollar tanto tolerancia como dependencia a estos medicamentos, por lo que lamentablemente no podrá dejar de tomarlos sin sufrir repercusiones.

De hecho, nunca debe dejar de tomar de golpe los inhibidores de la bomba de protones. Tiene que dejarlos gradualmente o de lo contrario es posible que experimente un rebote grave de sus síntomas, y el problema podría incluso ser peor que cuando empezó a tomar el medicamento.

Esta es la razón por la que las compañías farmacéuticas IDOLATRAN estos tipos de medicamentos. Estos aliviarán muy eficazmente los síntomas y de hecho lo harán “adicto” a ellos, porque una vez que los deja, su padecimiento empeorará mucho más que cuando empezó a tomarlos.

Lo ideal sería que tomara una menor dosis de lo que actualmente está tomando, y luego reducir gradualmente su dosis. Una vez que llegue a la dosis más baja del inhibidor de la bomba de protones, puede empezar a sustituirlo con un Bloqueador de H2 sin receta, como Tagamet, Cimetidina, Zantac, o Raniditina.

Posteriormente, deje de tomar el bloqueador de H2 durante las próximas semanas.

Mientras está dejando de tomar estos medicamentos (si ya está tomando uno), lo ideal sería que empezara a aplicar un programa para modificar su estilo de vida, para que pueda eliminar de una vez por todas este padecimiento.

La primera línea de tratamiento: probióticos

Básicamente, la respuesta a la acidez estomacal y a la indigestión ácida es restaurar el equilibrio y funcionamiento gástrico natural.

Una de las primeras cosas que podría hacer es asegurarse de consumir suficientes probióticos. Esto le ayudará a equilibrar la flora intestinal, lo que podría ayudarle a eliminar naturalmente las bacterias Helicobacter. También es útil para la adecuada digestión y asimilación de los alimentos.

Lo ideal sería que obtuviera sus probióticos de los alimentos fermentados. Uno de mis favoritos es el natto, pero hay muchos otros productos alimenticios que son excelentes opciones de probióticos naturales, como los vegetales fermentados, el kéfir y yogur.

Sólo asegúrese de evitar la mayoría de los productos comerciales y busque buenos productos en los supermercados de alimentos saludables, ya que la mayoría de las marcas convencionales están cargadas de azúcar.

Otra opción es tomar un suplemento probiótico de alta calidad.

El que yo tomo tiene la cepa Bacillus coagulans, que ha demostrado ser muy eficaz. Sus principales beneficios son que está presente en forma de esporas y sobrevive en el ambiente ácido del estómago, por lo que llega a su intestino delgado, donde ejerce su mayor beneficio. También sobreviven en altas temperaturas y no necesitan ser refrigerados, un beneficio adicional para su conveniencia.

Estrategias seguras y eficaces para eliminar la acidez estomacal y el reflujo ácido

Las siguientes estrategias también le ayudarán a mantener bajo control la acidez:

Eliminar los alimentos que la ocasionan: las alergias alimentarias pueden ser un problema, por lo que debería eliminar completamente elementos como la cafeína, alcohol y todos los productos de nicotina.
Aumentar la producción natural de ácido estomacal: como lo dije antes, el reflujo ácido no es causado por el exceso de ácido en el estómago, por lo general es un problema por muy poco ácido. Una de las estrategias más sencillas para que su cuerpo produzca cantidades suficientes de ácido clorhídrico (ácido estomacal) es consumir suficiente cantidad de la materia prima.Uno de los alimentos más básicos y más simples que muchas personas descuidan es la sal de mar de alta calidad (sal sin procesar). No sólo le proporcionará el cloruro necesario a su cuerpo para producir ácido clorhídrico, también contiene más de 80 oligoelementos que su cuerpo necesita para funcionar óptima y bioquímicamente.
Tomar un suplemento de ácido clorhídrico: otra opción es tomar un suplemento hidrocloruro de betaína, que está disponible en las tiendas naturistas y sin receta. Puede tomar tantas como sean necesarias para obtener la más mínima sensación de ardor y luego disminuir la dosis a una cápsula.Esto ayudará a su cuerpo a digerir mejor los alimentos, también ayudará a matar la helicobacter y a normalizar sus síntomas.
Modificar su alimentación: comer grandes cantidades de alimentos procesados y azúcares es una manera segura para empeorar el reflujo ácido, ya que afectará el equilibrio bacteriano en el estómago y el intestino.En cambio, consuma una gran cantidad de vegetales y alimentos orgánicos, biodinámicos, de alta calidad y cultivados localmente.
Optimizar sus niveles de vitamina D: como lo he mencionado muchas veces en el pasado, la vitamina D es esencial y en particular para esta condición, teniendo en cuenta que lo que causa este problema probablemente es un componente infeccioso.Una vez que haya optimizado sus niveles de vitamina D, también optimizará la producción de 200 péptidos antimicrobianos que le ayudarán a su cuerpo a eliminar cualquier infección que no debería estar allí.Asegúrese de que su nivel de vitamina D sea de aproximadamente 60 ng/ml. Como lo mencione en muchos artículos anteriores, puede aumentar sus niveles de vitamina D a través de cantidades apropiadas de exposición al sol o puede tomar un suplemento oral de vitamina D3.
Implementar una rutina de ejercicio: el ejercicio es otra manera de mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo, el cual es imprescindible para combatir todo tipo de infecciones.

Alimentos y nutrientes que optimizan la salud del hígado

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 29 de julio de 2021.

HISTORIA EN BREVE

  • El hígado es responsable de cerca de 500 funciones necesarias para la salud del cuerpo, incluyendo la desintoxicación de la sangre, la descomposición de las grasas y el almacenamiento de vitaminas y minerales importantes
  • La enfermedad del hígado graso, o la acumulación excesiva de grasas en el hígado, afecta a unos 100 millones de adultos en los Estados Unidos, lo que la convierte en uno de los problemas hepáticos más prevalentes en la actualidad
  • El hígado graso se ha relacionado con el consumo excesivo de fructosa, el cual empeora por un mayor consumo de jarabe de maíz de alta fructosa, que proviene de los alimentos procesados
  • Se descubrió que las verduras de hoja verde favorecen la salud del hígado y reducen el riesgo de enfermedad del hígado graso

El hígado es uno de los órganos responsables de la desintoxicación general del cuerpo humano, además de tener otras 500 funciones importantes para mantener una buena salud. Por un lado, es el responsable del procesamiento y purificación de la sangre que proviene de la arteria hepática y la vena porta hepática.

La vena porta transporta sangre que contiene nutrientes, medicamentos y sustancias tóxicas que provienen del sistema digestivo. Estos componentes se procesan, filtran y desintoxican para almacenarlos, transportarlos a la sangre o eliminarlos a través de las evacuaciones. Además, el hígado realiza las siguientes funciones:

  • Elimina el alcohol y los subproductos tóxicos de los medicamentos, que de lo contrario serían perjudiciales para el cuerpo humano.
  • Regula los niveles de muchos compuestos para la salud y excreta la bilis, que los intestinos utilizan para ayudar a descomponer la grasa. El hígado produce hasta 1000 mililitros de bilis por día para ayudar a facilitar la descomposición de la grasa, así como la absorción y la producción de energía.
  • Almacena y libera vitaminas y minerales importantes, como hierro y cobre. Produce colesterol, almacena y libera glucosa, al igual que regula la coagulación sanguínea a través de la vitamina K.

También es el único órgano que puede regenerarse. En la hepatectomía parcial, el hígado puede restaurar su masa y ajustar su función durante la regeneración. Es uno de los procesos mejor realizados en el cuerpo, ya que no afecta sus funciones durante su recuperación.

Si bien el hígado puede parecer resistente, aún necesita un soporte nutricional adecuado para conservar sus funciones. De lo contrario, podría desarrollar enfermedades como la enfermedad del hígado graso.

¿Qué es la enfermedad del hígado graso?

Actualmente en los Estados Unidos, la enfermedad del hígado graso es uno de los problemas hepáticos más frecuentes, ya que afecta a unos 100 millones de adultos. Lo que es aún más alarmante es que esta enfermedad no afecta solo a los adultos, sino que también puede desarrollarse en niños y adolescentes, ya que cerca del 10 % al 20 % de la población pediátrica la padece.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) es cuando se presenta una acumulación excesiva de grasa en el hígado, lo que impide que el hígado funcione adecuadamente.

En términos de disfunción hepática, la NAFLD puede considerarse como la etapa más leve. Ya que los hepatocitos aún no muestran inflamación o lesión. Esto puede progresar a esteatohepatitis no alcohólica, en donde se presenta inflamación y daños.

El problema es que, si no se diagnostica y se trata rápidamente, puede desarrollar necrosis hepática, fibrosis, cirrosis y aumentar la predisposición de desarrollar cáncer de hígado. A nivel mundial, el carcinoma hepatocelular (CHC) representa del 75 % al 85 % de todos los tipos de cáncer de hígado en la población general, y es la segunda causa de muerte en personas con cáncer en el este de Asia y África.

Por desgracia, un estudio del 2018 de la revista Contemporary Oncology predice que los casos de CHC continuarán aumentando a medida que aumente la frecuencia de los casos de obesidad y la NAFLD.

Estos factores pueden generar el desarrollo del hígado graso

La acumulación de grasa, que es la causa principal de esta enfermedad, es causada por una variedad de razones, una de ellas es el estrés oxidativo que causa inflamación y una producción excesiva de colágeno.

Sin embargo, otros factores desencadenantes incluyen los siguientes:

El uso de ciertos medicamentos (como tamoxifeno, amiodarona y metotrexato)Disfunción metabólica
Consumo de alcoholDiabetes tipo 2
Síndrome metabólicoObesidad
Colesterol altoSíndrome de ovario poliquístico

Consumir fructosa en exceso también se ha relacionado con el desarrollo de la enfermedad del hígado graso. En un estudio del 2018 del Journal of Hepatology, los investigadores notaron que el consumo de fructosa ha aumentado significativamente en los últimos años gracias al uso excesivo de jarabe de maíz de alta fructosa.

Ya en la década de 1960, los investigadores observaron que la fructosa causó un aumento más significativo tanto en los triglicéridos como en la grasa del hígado en comparación con la glucosa. Funciona al aumentar la lipogénesis, lo que detiene la oxidación de ácidos grasos y causa inflamación.

La deficiencia de colina y folato aumenta el riesgo de daño hepático

La deficiencia de colina es un posible factor de riesgo, ya que las personas con alimentaciones bajas en colina tienen una mayor probabilidad de sufrir daño hepático.

La colina es el nutriente responsable de facilitar el transporte de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL, por sus siglas en inglés) fuera del hígado, lo que inhibe la acumulación de grasa. Desde un punto de vista epigenético, la colina también es un marcador importante en el ADN y las histonas. Esto significa que puede modificar la expresión de las vías involucradas en la función hepática.

Pero la función de la colina no se limita a la salud del hígado, ya que es de gran importancia para otros órganos y sistemas del cuerpo.

El metabolito de la colina constituye del 40 % al 50 % de las membranas celulares en el cuerpo y cerca del 70 % al 95 % de los fosfolípidos, los cuales se encargan de la permeabilidad celular. También es un componente importante para producir acetilcolina, que es el neurotransmisor responsable de la transmisión sináptica y de la activación de las neuronas en el cerebro.

Por desgracia, cerca del 90 % de la población en los Estados Unidos padece una deficiencia de colina, a causa de las alimentaciones deficientes en colina y porque el cuerpo no es capaz de producirla. De hecho, para resaltar la importancia de la colina, numerosas agencias y organizaciones de salud han publicado recomendaciones y valores de referencia para ayudar a la población a alcanzar los niveles adecuados.

En el 2018, la American Academy of Pediatrics modificó la recomendación de “llevar una buena alimentación” para promover que los niños pequeños y las mujeres embarazadas mejoraran su consumo de nutrientes, como la colina.

Si sospecha que no está obteniendo cantidades suficientes de colina o si ha decidido optimizar sus niveles, es posible que deba consumir los siguientes alimentos:

La leche materna es la única fuente de colina para los bebés en periodo de lactancia. Los recién nacidos o neonatos requieren altos niveles de colina para un buen crecimiento y desarrollo.

El folato es otro nutriente que influye en la salud del hígado. En un estudio del 2018 de la revista Nutrients, los bajos niveles de B12 y folato se relacionaron con una mayor actividad NASH y grado de fibrosis.

Asimismo, un estudio del 2002 de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, explica su importancia para la progresión de la enfermedad hepática. El folato es un componente importante para el ciclo de la metionina, ya que la deficiencia de folato interfiere con el metabolismo de la metionina y causa daños en el ADN.

Es posible aumentar el consumo de folato al consumir los siguientes alimentos:

  • Verduras de hoja oscura
  • Naranjas y limones
  • Plátanos
  • Melones
  • Fresas

Sin embargo, evite los suplementos de ácido fólico. Aunque estos suplementos pueden ofrecer algunos beneficios, algunos de sus factores de riesgo superan los beneficios.

En un estudio del 2008 del American Journal of Clinical Nutrition sobre los niveles de ácido fólico y vitamina B-12, los niveles elevados empeoraban la anemia y el deterioro cognitivo en los ancianos. Las mujeres embarazadas también tenían un mayor riesgo de desarrollar resistencia a la insulina y obesidad en sus hijos.

Cómo apoyar la función hepática

Es importante llevar un estilo de vida saludable para optimizar la salud del hígado. Esto incluye consumir alimentos y nutrientes de buena calidad de manera diaria. Algunos de los alimentos que afectan positivamente la salud del hígado incluyen los siguientes:

•Café: como una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, le alegrará saber que ofrece numerosos beneficios para la salud cardiovascular, neurológica y metabólica. Puede ser de gran importancia para preservar la salud del hígado.

En un estudio del 2014 del Journal of Clinical Gastroenterology, se descubrió que el consumo de café mejora la esteatosis hepática, la fibrosis y la cirrosis. Los consumidores de café también tenían un menor riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular.

La mejor manera de tomar café es sin endulzantes ni cremas. Si no le agrada el sabor amargo, es posible añadir ingredientes naturales como la Stevia, pero nunca endulzantes procesados o sintéticos. También puede aumentar los beneficios al beber café ‘bulletproof’.

Verduras de hoja verde y crucíferas: contienen numerosos compuestos nutricionales que son importantes para preservar la salud del hígado. La saporanina flavonoide, que es responsable del color verde de estas hojas, ofrece efectos antioxidantes para el hígado.

Estos antioxidantes combaten la inflamación y el daño oxidativo. Además, las verduras crucíferas, como el brócoli, la col, la coliflor y el berro también mostraron resultados favorables para reducir el riesgo de cáncer.

Un estudio del 2017 del World Journal of Gastroenterology analiza la relación entre el enfoque alimenticio del hígado graso, con ciertas frutas y verduras como factores principales. Los compuestos bioactivos ofrecen un enfoque terapéutico al regular la homeostasis y el metabolismo de los lípidos, lo que puede revertir la esteatosis hepática.

•N-acetilcisteína (NAC): la acetilcisteína es conocida por su importancia en la prevención del daño hepático por la sobredosis de acetaminofén (paracetamol). En un estudio del 2010 de la revista Hepatitis Monthly, se descubrió que la N-acetilcisteína mejora la función hepática en personas con NAFLD. Funciona al disminuir la alanina aminotransferasa sérica y al alargar la vida del bazo.

Además, la N-acetilcisteína puede reponer los niveles de glutatión, ya que funciona como precursor. La NAC a menudo se administra por vía oral o intravenosa sin variaciones en su efectividad.

Consejos adicionales para apoyar la salud del hígado

Si no desea sufrir los diferentes tipos de enfermedades hepáticas, existen numerosas maneras de apoyar la salud del hígado. Esto implica optimizar los nutrientes que el hígado necesita y minimizar la exposición tóxica para disminuir parte de la carga que se aplica al órgano. Estos son algunos consejos que puede seguir:

•Optimizar la proporción de omega-3 a omega-6: es importante mantener una proporción de 3:1 de omega-3 y omega-6 en su alimentación. Es posible encontrar la grasa omega-3 en el salmón salvaje de Alaska y en las anchoas. Esto se ha convertido en un desafío mucho mayor gracias a la gran cantidad de alimentos procesados que existen en los Estados Unidos.

Mantener esta proporción ayuda a regular la inflamación en el cuerpo y a combatir la artritis reumatoide, la aterosclerosis, la dislipidemia y la obesidad.

•Hacer ejercicio: se ha demostrado que el ejercicio físico reduce la grasa hepática al mejorar la resistencia a la insulina, el metabolismo de los ácidos grasos del hígado y la función mitocondrial del hígado.

Donar sangre: el hígado es el responsable de almacenar el hierro, al disminuir efectivamente los niveles excesivos de otros órganos. Sin embargo, se descubrió que el alto contenido de hierro causa daño hepático, lo que puede provocar esteatohepatitis y cirrosis. Una de las maneras de disminuir el exceso de hierro es al donar sangre.

•Evitar el uso frecuente de medicamentos: el hígado es el responsable de metabolizar los medicamentos, como los anticonceptivos y los esteroides. De hecho, gran parte de los medicamentos disponibles en el mercado se metaboliza por una sola enzima producida por este órgano.

Estos incluyen a los remedios para los resfriados y el dolor, las estatinas, los bloqueadores de ácido y los antifúngicos. El problema es que estos medicamentos se han relacionado con el daño hepático, siendo el acetaminofén (parcematol) el más frecuente.

•Evitar el alcohol si padece NAFLD o NASH: El alcohol puede causar la destrucción de los hepatocitos, lo que aumenta el riesgo de desarrollar cirrosis y otras afecciones causadas por daño hepático.

El cardo mariano puede ayudar a mantener la salud del hígado

El cardo mariano, o Silybum marianum, es una hierba que se ha utilizado para tratar diversas condiciones del hígado y de la vesícula biliar, además de proteger contra diversas toxinas. La silimarina le ofrece sus características de soporte hepático, la cual es una combinación de flavonolignanos y silibina.

Sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antifibróticas son algunos de los supuestos motivos por los que es eficaz para combatir la enfermedad del hígado graso. El cardo mariano puede beneficiar la salud hepática de la siguiente manera:

  • La silimarina inhibe la cascada de transducción responsable de activar el proceso proinflamatorio.
  • La silibina reduce el contenido hepático y plasmático, al igual que aumenta la IL-10, la cual regula la respuesta inflamatoria en el hígado.
  • Sus propiedades antioxidantes combaten los radicales libres, al minimizar el estrés oxidativo que ejercen los hepatocitos, lo que puede conducir a la acumulación de grasas en el hígado.

La buena noticia es que el cardo mariano es fácil de utilizar, ya que se encuentra disponible en forma de cápsula, tableta o extracto líquido. Este suplemento puede causar gastroenteritis, diarrea o dolores de cabeza en algunas personas. Consulte a un profesional de salud para saber si puede consumir este suplemento.

El COVID-19 destruirá su sistema inmunológico de formas sorprendentes

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 28 de julio de 2021.

HISTORIA EN BREVE

  • El uso excesivo de antibióticos, biocidas y desinfectantes para combatir el COVID-19 podría “causar efectos desastrosos” para la resistencia a los antimicrobianos (RAM, por sus siglas en inglés)
  • La pandemia de COVID-19 aceleró la propagación de la RAM, ya que se trata a la mayoría de los pacientes con antibióticos, a pesar de que casi nadie tiene una coinfección bacteriana
  • El uso excesivo y libre de productos antimicrobianos, como desinfectantes domésticos e industriales, aumentan el riesgo de RAM en el medio ambiente
  • Sus mitocondrias, que desempeñan un papel muy importante en las respuestas inmunológicas antibacterianas y antivirales, son un objetivo externo de ciertos antibióticos, por lo que la terapia con antibióticos podría, a su vez, debilitar su respuesta inmunológica

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) se declaró como una de las 10 principales amenazas a la salud pública mundial y no desapareció durante la pandemia del COVID-19. Por el contrario, empeoró, ya que las medidas para el control de infecciones y la higiene de manos con geles antibacteriales se han vuelto muy comunes.

La RAM causa alrededor de 700 000 muertes en todo el mundo cada año, pero los investigadores estimaron a mediados de 2020 que se producirían 130 000 más por RAM debido a la pandemia del COVID-19. La cantidad de muertes por RAM tal vez superará la cantidad de muertes por COVID-19 hasta por tres veces cada año para el 2050, ya que hay algunas estimaciones que sugieren que las muertes por RAM podrían alcanzar hasta las 10 millones de muertes por año.

Antes de la pandemia, los programas de administración de antimicrobianos existían en todo el mundo para ayudar a detener el uso inadecuado de antimicrobianos en hospitales, centros de atención a largo plazo y otros entornos, pero una revisión realizada por científicos de la Universidad de Ciencias Médicas Shahid Beheshti en Irán y publicada en la revista científica Frontiers in Microbiology, predice que el uso excesivo de antibióticos, biocidas y desinfectantes para combatir el COVID-19 podría “causar efectos desastrosos”. Además, el uso excesivo de antibióticos también podría dañar la respuesta inmunológica.

A los pacientes con COVID-19 se les administran antibióticos ‘por si acaso’

Recuerde que el virus del SARS-CoV-2 causa el COVID-19, lo que significa que los antibióticos son ineficaces contra él. A pesar de esto, los antibióticos se han utilizado de forma profiláctica durante toda la pandemia para tratar a los pacientes con COVID-19, con la lógica de que podrían prevenir las coinfecciones bacterianas.

Sin embargo, la tasa de coinfecciones bacterianas secundarias ha sido baja, mientras que el uso de antibióticos se ha mantenido elevado. Este no es el caso de los antibióticos que se usan de forma estratégica para pacientes que desarrollan infecciones bacterianas, sino que los usan “por si acaso”. En un estudio de 38 hospitales de Michigan, el 56.6 % de los pacientes con COVID-19 recibieron antibióticos al principio de su estadía, pero solo el 3.5 % de ellos tuvo una infección bacteriana.

“Por cada paciente que dio positivo tanto para el SARS-Cov2 como para una infección bacteriana concurrente que estaba presente a su llegada, otros 20 pacientes recibieron antibióticos que en realidad no los necesitaban”, dijo la Dra. Valerie Vaughn, autora principal del estudio. Otros estudios demostraron signos similares de uso excesivo de antibióticos.

En un estudio de 99 pacientes con COVID-19 realizado en Wuhan, China, el 71 % recibió antibióticos, pero solo el 1 % tuvo coinfecciones bacterianas. En general, se estima que del 1 % al 10% de los pacientes con COVID-19 contraen una coinfección bacteriana, sin embargo, los antibióticos fueron la base del tratamiento para la mayoría de los casos.

Los antibióticos se consideran parte ‘de la rutina’ del tratamiento para COVID-19

A pesar de décadas de esfuerzos para reducir el uso innecesario de antibióticos, uno de los estudios más grandes sobre el uso de antibióticos en pacientes hospitalizados con COVID-19, demostró que dichos medicamentos se utilizan de forma indiscriminada e inapropiada para combatir el COVID-19. Más de la mitad (52 %) de los casi 5000 pacientes incluidos en el estudio recibieron antibióticos y, en el 36 % de los casos, se administró más de uno.

La mayoría de las veces, en el 96 % de los casos, los antibióticos se administraron antes de que se confirmara una infección bacteriana, ya sea al ingreso o dentro de las primeras 48 horas de la hospitalización. Al final resultó que solo el 20 % tuvo una infección bacteriana sospechada o confirmada para la cual los antibióticos estarían indicados. El resto los recibió de forma innecesaria. Los investigadores de Frontiers in Microbiology explicaron:

“Vale la pena destacar que el uso inadecuado de antibióticos podría causar de manera considerable y silenciosa el desarrollo de RAM durante este brote global. Por desgracia, estudios recientes revelan que, en varios países, el uso común y extenso de antibióticos para pacientes hospitalizados por COVID-19 se considera parte del tratamiento de rutina”.

Incluso la Organización Mundial de la Salud dejó en claro que la pandemia del COVID-19 podría traer consigo una propagación acelerada de la RAM en todos los países. Citaron datos que demuestran que el uso de antibióticos aumentó durante la pandemia. Entre el 79 % y el 96 % de las personas que informaron haber tomado antibióticos no tenían COVID-19, pero los tomaban para prevenir infecciones, aunque, en realidad, no son efectivos para combatir las infecciones virales.

El uso excesivo de antimicrobianos podría dañar la inmunidad

Los antibióticos pueden causar muchos efectos adversos graves, uno de ellos daña sus mitocondrias. Sus mitocondrias son responsables de casi toda la producción de energía celular y también desempeñan un papel muy importante en las respuestas inmunológicas antibacterianas y antivirales. Igualmente, las mitocondrias son un objetivo externo de ciertos antibióticos, que se sabe que inhiben la actividad mitocondrial, la síntesis de ADN y la biogénesis.

“Por lo tanto, la terapia con antibióticos podría ser una causa importante y poco apreciada de disfunción mitocondrial. Esto, a su vez, podría debilitar su respuesta inmunológica contra la infección por COVID-19”, según la revisión presentada. En abril de 2020, los científicos solicitaron “la prudencia” cuando se trata de antibióticos contra el COVID-19, como señalaron:

“Las mitocondrias son vulnerables a los tratamientos antibacterianos e interrumpen su fisiología. Inhibir estos procesos por los antibióticos podría hacer que el sistema inmunológico sea menos capaz de combatir las infecciones virales agudas de COVID-19″.

El uso excesivo de biocidas y desinfectantes

La pandemia de COVID-19 tiene la capacidad de disparar la enfermedad resistente a los antimicrobianos, ya que junto con el uso excesivo de antibióticos vino el uso excesivo de los productos antimicrobianos como desinfectantes domésticos e industriales, al igual que desinfectantes de manos y otros limpiadores.

Las ramificaciones son inmensas y apenas comienzan a comprenderse. Existen posibles efectos adversos por la inhalación de desinfectantes, ya que se sabe que dichos productos químicos se acumulan en los pulmones, hígado, riñones, estómago, cerebro y la sangre. Las exposiciones fueron muy elevadas durante la pandemia para muchas personas, ya que estuvieron expuestas a desinfectantes a través de la inhalación y rutas orales, así como a través de la piel y los ojos.

También existen importantes preocupaciones ambientales debido a la “liberación y diseminación inusual de concentraciones más altas de productos a base de biocidas en las aguas superficiales y subterráneas, al igual que en los sistemas de tratamiento de aguas residuales” durante la pandemia. Cuando los desinfectantes y biocidas ingresan al medio ambiente, pueden eliminar a las especies bacterianas beneficiosas que mantienen bajo control a los microorganismos resistentes a los medicamentos.

“Si las concentraciones de biocida alcanzan la concentración inhibitoria submínima (sub-MIC), este evento podría aumentar la presión selectiva, impulsar la transferencia horizontal de genes (HGT) y la evolución de la RAM”, advierten los científicos.

Un equipo de la Universidad de Plymouth en Inglaterra, realizó una evaluación de riesgos para determinar el posible impacto ambiental de recetar antibióticos a pacientes con COVID-19 y reveló lo siguiente: “los datos correspondientes a la amoxicilina indican que el medio ambiente podría verse afectado debido a la gran variedad de la RAM”. El equipo sugirió realizar evaluaciones de ese tipo en el futuro para controlar los terribles efectos de las prescripciones médicas de RAM durante la pandemia.

El microbioma intestinal influye en la respuesta inmunológica al COVID

Los antibióticos alteran su microbioma intestinal y esto tiene efectos de largo alcance en su salud, incluyendo en la capacidad de su sistema inmunológico para combatir el COVID-19, que es otra razón por la que el uso indiscriminado de antibióticos es contraproducente.

Cuando los investigadores de la Universidad China de Hong Kong analizaron las composiciones del microbioma intestinal de 100 pacientes con COVID-19, descubrieron que los comensales intestinales que modulan el sistema inmunológico eran bajos en comparación con las personas sin la infección. La composición de las bacterias intestinales de los pacientes, incluyendo el volumen y la variedad, afectó la gravedad de la infección por COVID-19 y la respuesta inmunológica.

El microbioma intestinal desequilibrado también podría contribuir a los síntomas inflamatorios relacionados con las secuelas, en donde los síntomas persisten durante meses después de la infección. De acuerdo con el estudio:

“Debido a los reportes de que un subconjunto de pacientes recuperados por COVID-19 experimentan síntomas persistentes como fatiga, disnea y dolores articulares, algunos 80 días después de la aparición de los primeros síntomas, creemos que el microbioma intestinal disbiótico podría contribuir a los problemas posteriores al COVID-19”.

En el estudio, del 50 % al 75 % de los pacientes recibieron antibióticos, mientras que menos del 7 % tuvo infecciones bacterianas. Aunque los investigadores no encontraron diferencias en los resultados con o sin antibióticos, los medicamentos no se relacionaron con un mejor resultado del paciente y anotaron que “todavía es posible que un mayor uso de antibióticos en pacientes graves y críticos pueda empeorar la inflamación”.

El aislamiento afecta su respuesta inmunológica

De todos los efectos negativos del aislamiento social que sufrimos durante la pandemia, los que experimentó su sistema inmunológico podrían ser mínimos, a pesar de ser los más importantes para su salud futura. ¿Qué tiene que ver el hecho de quedarse en casa con su sistema inmunológico?

Quedarse en casa altera su ciclo de luz/oscuridad de 24 horas. Cuando se pasa más tiempo dentro de casa, tiene menos exposición a los rayos del sol y menos oportunidades de producir vitamina D, la cual activa los macrófagos en sus pulmones que actúan como una defensa de primera línea contra las infecciones respiratorias, entre otras actividades inmunológicas.

Es cierto que al tomar suplementos de vitamina D puede compensar de alguna manera esto, siempre y cuando sus niveles sean óptimos, pero existen otros efectos nocivos del aislamiento que no se remedian tan fácil. Hacer ejercicio es otro componente importante de una respuesta inmunológica bien equilibrada, ya que puede reducir los niveles de estrés y evitar enfermedades como la enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2, las cuales se relacionan con peores resultados de COVID-19.

Pero incluso más allá de eso, permanecer dentro de casa significa que pierde las exposiciones regulares al mundo natural, que vienen con su propio conjunto de beneficios inmunológicos. Los árboles liberan fitoncidas que las personas inhalan y que son conocidas por alterar las células asesinas naturales. Por eso, en Japón, shinrin-yoku o bañarse en el bosque, se dice que mejora la función inmunológica, pero es difícil pasar mucho tiempo en el bosque si está encerrado en casa.

El otro factor que no se puede ignorar es la falta de exposición a la mugre y los gérmenes cotidianos que se pasan por alto cuando las personas se quedan en casa, socialmente distanciadas y desinfectadas. “Nuestro sistema inmunológico necesita un trabajo”, dijo la Dra. Meg Lemon, dermatóloga de Denver, para el diario The New York Times. “Evolucionamos durante millones de años para tener nuestro sistema inmunológico bajo un ataque constante. Ahora no tiene nada que hacer”.

Lo que quizás sea más preocupante es que este comentario se hizo en marzo de 2019, antes de la pandemia. Ahora, es peor, y por eso es probable que su sistema inmunológico se pierda las interacciones con bacterias y con otros microorganismos que le enseñan a cómo responder y lo mantienen preparado durante toda su vida.

Sin un “entrenamiento” adecuado a intervalos regulares, su sistema inmunológico puede reaccionar de forma exagerada cuando se activa por sustancias inofensivas, lo que provoca alergias e inflamación. ¿Podría una generación de niños en aislamiento y con cubrebocas, sufrir repercusiones inmunológicas cuando se exponen a los virus infantiles típicos después de una pandemia?

Ya se presentaron casos de virus respiratorio sincitial (VSR) en el verano, que por lo general circula en el invierno, lo que sugiere una mayor susceptibilidad del sistema inmunológico.

Es poco probable que los nuevos antibióticos nos salven

Existen 43 antibióticos en desarrollo clínico, no obstante, ninguno de ellos es muy prometedor para resolver el aumento de la RAM, puesto que la innovación está estancada: la mayoría de los antibióticos “nuevos” que se comercializan son variantes de diversas clases de medicamentos que existen desde la década de los 80. Además, de acuerdo con el informe anual titulado Antibacterial Pipeline de la OMS, los antibióticos que están en desarrollo no son suficientes para enfrentar la RAM:

“El informe de 2020 revela que no se han visto avances significativos, ya que solo unos cuantos antibióticos se han aprobado por las agencias reguladoras en los últimos años. La mayoría de estos agentes en desarrollo ofrecen un beneficio clínico limitado con respecto a los tratamientos existentes y el 82 % de los antibióticos que se han aprobado recientemente son derivados de clases ya existentes, las cuales han generado resistencia. Por lo tanto, se espera que se desarrolle una resistencia a estos nuevos agentes en poco tiempo”.

También en cuestión de tiempo, los sistemas de reembolso de los hospitales desalientan el uso de nuevos y costosos antibióticos, porque solo se reembolsan hasta cierto punto. Entonces, para proteger al hospital de pérdidas financieras, los pacientes podrían recibir medicamentos más antiguos que no funcionarán tan bien.

Es importante preservar la eficacia de los antibióticos existentes, mientras que el uso excesivo de los antibióticos agrícolas no puede ignorarse en esta ecuación. En todo el mundo, la mayoría de los antibióticos no se utilizan para tratar enfermedades en humanos y mascotas, sino para el ganado.

En un artículo del International Journal of Antimicrobial Agents, los investigadores declararon que “la pandemia en curso está ampliando los límites de la administración óptima de antibióticos” y pidieron que se dejen de usar agentes antimicrobianos cuando no sea necesario.

Por lo tanto, asegúrese de evitar siempre los antibióticos a menos que sean muy necesarios. Además, elegir alimentos orgánicos puede ayudarle a evitar la exposición a residuos de antibióticos, al mismo tiempo que apoya a los productores de alimentos que no contribuyen a la RAM.

También deberá tener cuidado con el uso de desinfectantes y sanitizantes, utilizarlos con moderación y solo cuando de verdad sea necesario como cuando está en un hospital o clínica.

Image by Jerzy Górecki from Pixabay