Bear y Taylor, Los Perros Héroes Que Rescatan Koalas En Australia

Bear y Taylor son dos canes que participan de los operativos para salvar a los animales que, como consecuencia de los incendios, son diezmados de a cientos de miles. Las llamas están devorando absolutamente todo a su paso en Australia. Las pérdidas de la fauna se cuentan de a millones y el trabajo de los bomberos parece no alcanzar para paliar la enorme tragedia medioambiental que ocasionan los incendios.

Sin embargo, entre tanta pérdida, hay luces de esperanza. A la labor incansable de los rescatistas, se le suma la de Taylor y Bear, dos perros que colaboran en salvar a koalas, uno de los animales más afectados por esta catástrofe natural, dado que al moverse lentamente son presa fácil del fuego. Taylor es un un springel spaniel, mientras que Bear es un border collie. En los últimos días encontraron a ocho ejemplares que fueron puestos a resguardo mientras son arrasados millones de árboles que funcionan como sus hábitats.

Bear había sido abandonado por una familia dado que tenía mucha energía. Sin embargo, es precisamente esta característica la que lo convirtió en un valiente perro de rescate que trabaja en el Fondo Internacional de Bienestar Ambiental (IFAW por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro.

Taylor, en cambio, proviene de una larga línea de perros rescatistas, con su padre y sus hermanos trabajando en la detección de animales. Además de los koalas, puede detectar zorros, gatos, conejos y ratas y mientras trabaja, también marca a los depredadores cercanos.

“En tres ocasiones, se sentó justo debajo de los animales vivos y luego, en muchos otros casos, nos alertó sobre nuevos excrementos y notificamos a los expertos observadores de koalas que luego inspeccionarían el lugar para detectar a los sobrevivientes. Es muy parecido a resolver un rompecabezas complejo y tenemos el privilegio de ser una pequeña parte del rescate de los sobrevivientes”, reconoció Aussie Ark, del zoológico de Taronga, en Australia.

Los perros entrenados para encontrar koalas normalmente siguen el olor de la piel del animal o su excremento. Los canes alertan debajo del árbol para que los voluntarios o los trabajadores aéreos puedan detectar el ejemplar y luego escalar el árbol para rescatarlo.

Fuente: Popular

Cambio Clmático, Asociado A Los Incendios

La aplicación de monitoreo de bosques Global Forest Watch reportó más de 4.5 millones de incendios de más de un kilómetro cuadrado en todo el mundo durante 2019

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) informó que los periodos prolongados de clima inusualmente seco y cálido son efectos del cambio climático y se asocian con los incendios forestales en Australia, Amazonas, California, la cuenca del Congo e Indonesia.

Indicó que actualmente la temperatura media global es 1.1 grados centígrados más alta que a principios del siglo pasado; eso ha generado en algunas partes del mundo condiciones más secas, lo que eleva la intensidad de conflagraciones y mega incendios.

El PNUMA señaló que los mega incendios son los que cubren más de 40 mil hectáreas o 400 kilómetros cuadrados y se aceleran por las altas temperaturas y la sequía. Este tipo de siniestros se presentaron a finales de 2019 en Brasil, la República Democrática del Congo, Rusia y Estados Unidos, en lo que muchos han llamado escalas sin precedentes.

Los aumentos en la temperatura media global de la superficie, en relación con los niveles preindustriales, afectan los incendios forestales, lo que genera riesgos e impactos que aumentan de “moderados” a “muy altos” a medida que aumenta la temperatura global.

Maravillas del agave mezcalero

Por José M. Murià, La Jornada

Investigaciones del afamado Centro de Asistencia Tecnológica del Estado de Jalisco abren la puerta de par en par a la utilización de los “fructanos” obtenidos de las piñas o mezcales del agave azul para combatir el exceso de glucosa en la sangre y grasa en el cuerpo. Leer más

Los Peligros de las Sustancias Químicas Cotidianas

Por el Dr. Mercola.

Desafortunadamente, hoy en día estamos inmersos en una sopa de sustancias químicas. Si ha estado poniendo atención a los titulares, muchas de las sustancias químicas que nos rodean en el aire, agua, alimentos y productos de consumo podrían estar comprometiendo su salud. Leer más

Una Cuarta Parte De La Dieta de Los Osos Polares Del Artico Es Plástico

El hielo marino del Ártico, del que los osos polares dependen para cazar focas, se derrite antes en primavera y se forma cada vez más tarde en otoño, lo que les lleva a adoptar medidas desesperadas.

Una reciente investigación de la Universidad de Newcastle (Australia), solicitada por la organización ecologista WWF, concluía que a la semana ingerimos, a través de diferentes fuentes (principalmente agua, perto también procedente de marisco, cerveza y sal) el equivalente a una tarjeta de crédito en plástico, es decir, unas 2.000 pequeñas piezas de plástico cuyo peso alcanza los 5 gramos. Así pues, al mes ingerimos 21 gramos y al año más de 250.

Una ingesta involuntaria de un ingrediente cuyo impacto sobre la salud no está todavía claro , aunque obviamente no aporta minerales, vitaminas, fibra o proteínas. Pero si drámatico puede llegar a ser su consumo de plástico para las personas, detreminadas especies del mundo animal se ven obligadas a inlcuirlo en su dieta casi por necesidad. Es el caso del oso polar. Y es que, como ha advertido Ivan Mizin, subdirector del parque nacional ruso del Ártico, a través de la agencia Interfax, los desechos plásticos componen una cuarta parte de la dieta de los osos polares que se acercan a los asentamientos humanos debido a los cambios del clima. «Cuando los osos polares visitan los basureros cerca de las viviendas humanas, hasta el 25% del contenido de su estómago son desechos plásticos, como bolsas, envoltorios, etc», explica Mizin

Cientos de kilómetros para comer plástico

Los osos polares se han visto obligados a buscar comida en tierra ya que el cambio climático daña sus hábitats de hielo marino. Los animales han entrado cada vez más en contacto con las personas, y las imágenes de ellos vagando por las ciudades de Siberia y hurgando en la basura en el Ártico ruso se ha convertido en una noticia recurrente en los ultimos tiempos.

Este contacto cada vez mayor con los asentamientos y poblaciones de la zona ha permitido que los científicos puedan examinar el intestino y el contenido de excrementos de los osos polares que comen en los basureros. «En cualquier momento, cuando se supere un cierto umbral (de plástico en el cuerpo), los animales comenzarán a morir«, añade Mizin, que alerta de que los osos polares recorren cientos de kilómetros para llenar su estómago de plástico. Otro drama más del cambio climático.

Fuente: Web Deporte y Vida.