Combata la gripe y los resfriados con… ¡Ajo!

Una de las maneras más fáciles para combatir los gérmenes y virus, además de reducir sus posibilidades de contraer la enfermedad es lavarse las manos con frecuencia. No cometa el error de usar productos de limpieza antibacterianos, ya que su uso generalizado contribuye a cepas de bacterias resistentes, o «superbacterias» que hacen que los antibióticos sean ineficaces. Además, la investigación18 ha demostrado que las personas que usan jabones y limpiadores antibacterianos con frecuencia, desarrollan tos, secreción nasal, dolor de garganta, fiebre, vómitos, diarrea y otros síntomas con la misma frecuencia que las personas que usan agua y jabón regular. No hay ninguna justificación real para usar un jabón antibacteriano cuando un jabón común es más seguro e igual de eficaz.

Otra estrategia que ha reportado ser muy eficaz es la administración de unas gotas de 3% de peróxido de hidrógeno (H2O2) en el canal auditivo. Muy a menudo, las personas afirman haber sido capaces de curar un resfriado o gripe dentro de 12 a 14 horas mediante esta medida. Simplemente ponga unas gotas en su oído, espere a que burbujee y desaparecerá el dolor (por lo general de 5 a 10 minutos), y luego drene con una servilleta de papel y repita el procedimiento al otro oído.

También hay una serie de suplementos y tratamientos simples que pueden ser benéficos para los resfriados y la gripe, pero creo que sólo deben usarse como complemento de una alimentación y estilo de vida saludable. Para obtener instrucciones detalladas que le ayudaran a establecer el camino correcto, puede encontrarla en mi plan de nutrición y estilo de vida. Algunas de las opciones más útiles para el resfriado y la gripe-además de la vitamina D y el ajo, mencionadas  anteriormente – incluyen:

Zinc: la investigación sobre el zinc ha demostrado que cuando se toma un día después de los primeros síntomas, el zinc puede reducir en aproximadamente 24 horas la duración del resfriado. También se descubrió que el zinc puede reducir en gran medida la gravedad de los síntomas. Dosis sugerida: hasta 50 mg/día. El zinc no se recomienda para cualquier persona con una condición de salud subyacente, como una disminución de actividad inmunológica, asma o enfermedad crónica. Vitamina C: tome un antioxidante muy potente de una fuente natural, tal como la acerola, que contiene micronutrientes asociados. Puede tomar varios gramos cada hora hasta que mejore, a menos que desarrolle diarrea.
Extracto de hoja de olivo: Los antiguos egipcios y las culturas mediterráneas la utilizaban para una variedad de usos que promueven la salud y es ampliamente conocida por impulsar naturalmente  el sistema inmunológico. Propóleos: el propóleo es una resina de abeja y uno de los compuestos más antimicrobianos de amplio espectro,  también la fuente más rica de ácidos cafeico y apigenina, dos compuestos muy importantes que ayudan a la respuesta inmune.
Aceite de orégano: Cuanto mayor sea la concentración de carvacrol, más eficaz es. El carvacrol es el agente antimicrobiano más activo en el aceite de orégano. Hongos medicinales, como el shiitake, reishi y cola de pavo.
Un té hecho de una combinación de flor de saúco, milenrama, boneset, tilo, menta y jengibre; beberlo caliente y con frecuencia para combatir un resfriado o la gripe. Lo hace sudar, lo cual es útil para la erradicación de un virus de su sistema. Equinácea es una de las hierbas medicinales más utilizadas en Europa para combatir los resfriados e infecciones. Una revisión de más de 700 estudios ha encontrado que el uso de la equinácea puede reducir el riesgo de un resfriado hasta en un 58 por ciento.

¿Cuándo Debe Llamar al Médico?

En términos generales, si usted tiene una emergencia por un resfriado, no se necesita asistencia médica. El descanso y los factores de estilo de vida mencionados anteriormente-en particular la advertencia de evitar el azúcar—le ayudaran a recuperarse rápidamente y, si continua tomando esas medidas, reducirá significativamente sus posibilidades de resfriarse en cualquier momento pronto.

Volviendo al tema del ajo por un momento, un artículo anterior por PreventDisease.com19 proporciona instrucciones para hacer una sopa de ajo, la cual puede ayudar a destruir la mayoría de los virus y ayudarlo a recuperarse un poco más rápido. Sin embargo, lo ideal sería incorporar las estrategias alimentarias que impulsan su sistema inmunológico y un estilo de vida saludable lo más pronto posible para prevenir la enfermedad en el primer lugar.