Combata la gripe y los resfriados con… ¡Ajo!

Una vez más, es importante recordar que tanto el resfriado como diferentes gripes son causados ​​por una amplia variedad de virus, no bacterias. Por lo tanto, tomar un antibiótico para el resfriado o la gripe no hará ningún bien en lo absoluto. Los antibióticos sólo funcionan en infecciones bacterianas, como en los senos, oídos e infecciones pulmonares, como la bronquitis y la neumonía. Los dos últimos son infecciones secundarias potentes que pueden desarrollarse debido a un grave ataque de resfriado o gripe, por lo que quieren mantenerse alerta al buscar signos y síntomas de estas infecciones bacterianas.

Al final de este artículo, usted encontrará información que le ayudara a decidir cuándo sería prudente consultar a un médico.

Ahora, la forma más común de los virus del resfriado y la gripe se propagan principalmente por contacto de mano a mano, por lo que la forma más fácil de reducir el riesgo es lavarse las manos con frecuencia (ver sección siguiente). Sin embargo, la clave a recordar es que al ser expuesto a un virus del resfriado no significa que este destinado a enfermarse. Una vez más, ya sea que se enferme o no, dependerá principalmente del funcionamiento de su sistema inmunológico. Si su sistema inmunológico está funcionando apropiadamente, en realidad debería ser bastante fácil para usted defenderse de los virus sin enfermarse.

Como se mencionó anteriormente, la deficiencia de vitamina D es un factor importante que deprimir la función inmune, dejando la puerta abierta a los virus invasores. Otros factores de estilo de vida que pueden deprimir el sistema inmunitario, solos o en combinación, incluyen:

  • Comer demasiada azúcar/fructosa y granos. El azúcar en todas sus formas tiene un severo impacto en el sistema inmunológico. Una de las formas en que lo hace es al desequilibrar la flora intestinal. El azúcar es «fertilizante» para las bacterias patógenas, levaduras y hongos que pueden predisponer el sistema inmunológico para un ataque de un virus respiratorio. Recuerde que el 80 por ciento de su sistema inmunológico se encuentra en el tracto gastrointestinal, por lo que limitar su consumo de azúcar es FUNDAMENTAL para la optimización de su sistema inmunológico.

    Sería prudente limitar su consumo total de fructosa a menos de 25 gramos al día si está en buen estado de salud, o por debajo de los 15 gramos al día, si usted tiene presión arterial alta, diabetes, enfermedades del corazón, o  resistencia a la insulina o está tratando de recuperarse de una enfermedad aguda como la gripe.

  • Carencia de sueño. Si no está durmiendo adecuadamente, estará en mayor riesgo de recibir un enemigo viral. Su sistema inmune también está en un estado más eficaz cuando no tiene carencia de sueño, así que cuanto más descansado este, más rápido se recuperará. Usted puede encontrar 33 consejos para dormir mejor durante la noche.
  • Falta de ejercicio. El ejercicio regular es una estrategia fundamental para aumentar su resistencia a las enfermedades. Existe evidencia de que el ejercicio moderado y con regularidad puede reducir el riesgo de enfermedades respiratorias al fortalecer el sistema inmunológico. De hecho, un estudio17 encontró que las personas que hicieron ejercicio regularmente (cinco o más días a la semana) redujeron su riesgo de resfriados en un 50 por ciento. Y, en caso enfermarse por un resfriado, los síntomas fueron menos severos que en los que no hicieron ejercicio.

    El ejercicio probablemente disminuye significativamente el riesgo de resfriados, ya que provoca un aumento en las células del sistema inmunológico que pueden atacar a cualquier invasor potencial. Cada vez que hace ejercicio, se puede beneficiar de este impulso inmunológico. También puede ayudar a estimular intensamente su sistema inmunológico, al aumentar la temperatura de su cuerpo. Esto ayuda a matar a los patógenos invasores, al igual que la fiebre que su cuerpo produce cuando está enfermo.

  • Uso de estrategias ineficaces para identificar la tensión. Los estresores emocionales también lo pueden predisponer a una infección mientras empeoran los síntomas del resfriado. Encontrar maneras de manejar el estrés cotidiano, así como sus reacciones a circunstancias fuera de su control, le ayudaran a desarrollar un sistema inmunológico fuerte y resistente. Las estrategias eficaces incluyen una variedad de herramientas de psicología energética, como la Técnica de Liberación Emocional (EFT).

Otras Estrategias Naturales que Eliminan los Patógenos