Cómo Eliminar los Antojos de Comida Chatarra

Por el Dr. Mercola, junio de 2014

La dependencia a los alimentos y bocadillos procesados ​​en Estados Unidos es sin duda uno de los factores principales que aumenta nuestras tasas de obesidad y enfermedades. Incluso muchas personas que llevan una alimentación saludable tienen problemas para mantenerse alejadas de los Doritos.

Sólo en el 2005, las personas en Estados Unidos gastaron la increíble cifra de $60 mil millones en snacks.1 El azúcar y los antojos de sal a menudo son culpados por este consumo habitual, pero ¿cómo lo podríamos detener?

La verdad es que los alimentos procesados ​​contienen sabores cuidadosamente orquestados y otros factores sensoriales diseñados para desarrollar una adicción. Esto está en marcado contraste con los alimentos enteros, el sabor y la consistencia de lo que creó la misma naturaleza y por lo tanto trabajan con su cuerpo para saciar el hambre y los antojos alimenticios.

Como se discutió en un artículo anterior, los fabricantes de alimentos chatarra han tomado la ciencia del sabor a niveles extraordinarios, y los ingredientes artificiales utilizados para producir esos deliciosos snacks podrían seriamente confundir y engañar al metabolismo de su cuerpo.

Por ejemplo, la dulzura de los endulzantes artificiales sin calorías tiende a dañar su respuesta metabólica al azúcar real,2 exacerbando de esta manera la obesidad y la diabetes. Su cuerpo simplemente no se deja engañar por el sabor dulce sin calorías, por lo que mantiene prendida la señalización de su cerebro para que siga comiendo, ya que el punto de satisfacción aún no se ha alcanzado.

Afortunadamente, hay soluciones a los antojos de comida chatarra no saludables. Una de las estrategias más efectivas que conozco es el ayuno intermitente, junto con determinadas modificaciones en su alimentación que ayudaran efectivamente a restablecer el metabolismo de su cuerpo.

Otra técnica útil, que aborda el componente emocional de los antojos de alimentos, es la Técnica de Liberación Emocional, la cual será presentada en un vídeo a continuación.

¿Por Qué Son Tan Adictivos los Snacks y los Alimentos Procesados?

Antes de mencionar las soluciones, en primer lugar vamos a echarle un rápido vistazo a lo que está causando los antojos de comida chatarra. Probablemente ya sabe que el azúcar refinada es más adictiva que la cocaína,3 pero el azúcar no es el único culpable que causa adicción a la comida.

Otra parte se deriva por la forma en que los fabricantes de alimentos combinan diferentes sabores y texturas para producir productos realmente adictivos. Esta ciencia no se utiliza únicamente en los chips, galletas y refrescos, sino en TODOS los alimentos procesados, desde condimentos hasta la salsa de pasta.

El científico de alimentos Steven Witherly ha estudiado el gusto y sabor adictivos en las dos últimas décadas. En su informe: «Why Humans Like Junk Food,»4 (¿Por Qué a los Seres Humanos les Gusta la Comida Chatarra?) él revela qué se trata de una amplia gama de alimentos específicos que despiertan nuestros sentidos y el paladar. Por ejemplo, la razón por la que a las personas les encantan los chips de maíz se debe a la combinación de los siguientes factores:

  • Los chips de maíz contienen una gran cantidad de «disoluciones gustativas activas», incluyendo sal, azúcar, glutamato monosódico y otros
  • Los condimentos crean una respuesta de alta salivación
  • Los chips se derriten rápidamente en la boca, lo que aumenta «el contraste dinámico y la calidad evocada» – los cuales son dos parámetros que contribuyen a las sensaciones placenteras
  • Los chips de maíz están cargados en calorías
  • Las proteínas del queso crean casomorfinas5 adictivas y placenteras cuando se digieren

Otros Secretos de la Industria de los Alimentos Chatarra

Dos factores principales que hacen placentera la experiencia del consumo de alimentos. El primer factor consiste en el gusto, y la manera en que la comida se siente en la boca. El segundo factor es el contenido de macronutrientes real de la comida.

Como lo escribió anteriormente el periodista de investigación Michael Moss, autor del libro Salt Sugar Fat, los fabricantes de alimentos hacen todo lo posible para encontrar la combinación perfecta de sal, azúcar, grasas y aromas adicionales para excitar el centro de recompensa del cerebro, asegurando de esta manera que no pueda dejar de comerlos. Además de estos fundamentos, la industria alimentaria también emplea otras estrategias para aumentar la naturaleza adictiva de sus productos. Esto incluye:

  • Contraste dinámico. Esto es cuando una combinación de sensaciones contrastantes producen sensaciones placenteras, tales como morder una concha de chocolate crujiente, rellenada de crema espumosa y deliciosa
  • Respuesta de salivación, lo que aumenta el sabor y las sensaciones de placer. Ejemplos de alimentos y/o ingredientes que promueven la salivación incluyen la mantequilla, el chocolate, el helado y la mayonesa
  • Rápida fusión de alimentos y desaparición de calorías. Como se señaló en el artículo destacado Lifehacker,6 los alimentos que se derriten rápidamente en la boca engañan a su cerebro para que piense que no está comiendo tanta comida, a pesar de que esta consumiendo un alto contenido de calorías. Un buen ejemplo de esto son los Cheetos.
  • Respuesta sensorial específica. Los sabores repetitivos o la sobrecarga de sabor, tienden a causar disminución de las sensaciones de placer. En resumen, usted «se cansa» de comer el mismo sabor una y otra vez. Su paladar incluso puede aburrirse del mismo sabor en cuestión de minutos.

Los fabricantes de alimentos procesados ​​evitan esto creando sabores más complejos y perfiles sensoriales. El éxito más grande, ya sean bebidas o alimentos, se debe a las fórmulas que causan «ansias» y despiertan su paladar, sin abrumarlo, anulando de esta manera la inclinación de que su cerebro diga «basta».

  • Densidad de calorías. Como se señaló en el artículo destacado:7 «Los alimentos chatarra están diseñados para convencer a su cerebro de que está recibiendo alimentos nutritivos, pero no que lo llenan.» Esto se logra mediante la combinación de la proporción ideal de calorías para evitar que las señales de saciedad se apaguen.

Entonces, ¿cómo puede salirse de la trampa creada por los fabricantes de comida chatarra? En primer lugar, al igual que con cualquier otro programa de adicción, entre menos los coma, menos antojo sentirá ya que su cuerpo se libera de todos estos ganchos adictivos. Un factor clave aquí es mejorar su nutrición. Si su cuerpo está recibiendo todos los nutrientes que necesita, enviara las señales apropiadas a su cerebro para dejar de comer cuando su cuerpo haya logrado los requisitos nutricionales.