¿Necesita un Suplemento de Vitamina D para Mantener sus Niveles en Óptimas Condiciones?

Por el Dr. Mercola, febrero de 2015

La vitamina D es un nutriente sumamente importante que proporciona una amplia gama de beneficios para la salud. La pregunta es, ¿realmente necesitamos suplementos?, y si es así, ¿cuál es la dosis adecuada?

El Dr. Robert Heaney es un profesor y uno de los investigadores más respetados en el campo. Ha estudiado la osteoporosis, la vitamina D y la fisiología del calcio por más de 50 años.

Entrenado como médico y endocrinólogo, ha trabajado en el Centro de Investigación de Osteoporosis de la Universidad de Creighton, misma que él fundó a finales de los sesenta, con un enfoque en biología ósea.

«Inevitablemente, cuando tratas con huesos, tarde o temprano, su camino se cruza con la vitamina D, que es vital e importante para una serie de funciones,» comentó. «La más obvia es la promoción de la absorción del calcio, porque necesitas calcio para la salud ósea

Durante las últimas dos décadas, el Dr. Heaney se ha enfocado casi exclusivamente en la vitamina D, teniendo en cuenta que:

«Necesitamos saber cuánto necesitamos cada día. Necesitamos saber dónde conseguirla. Necesitamos saber cuánto utiliza el cuerpo cada día, a través de qué vía y para qué fines…”

Mientras miles de artículos sobre el funcionamiento de la vitamina D han sido publicados, muy pocos estudios se han enfocado en la cuestión de cuánto realmente necesita y cuál es la mejor manera de conseguirla.

«Cuando me involucré por primera vez con la medición de la absorción del calcio, supuse que todo había sido dicho. Pero descubrí que no había un solo documento en la literatura médica… que midiera cuánta vitamina D se necesita para la absorción del calcio, ni cuánta absorción puede producir cierta cantidad de vitamina D.”

 

La Vitamina D Es Vital Para el Funcionamiento Celular en Todo el Cuerpo

Según el Dr. Heaney, la vitamina D está involucrada con el mecanismo bioquímico celular de todas las células y tejidos en el cuerpo. Cuando no tiene suficientes, esa «maquinaria» no funciona muy bien, y todo su cuerpo empezara a tener problemas para operar conforme a lo programado en nuestros genomas.

Algunas enfermedades que tienen mucho que ver con la deficiencia de la vitamina D incluyen el raquitismo en los niños y la osteomalacia (ablandamiento de los huesos), pero realmente son sólo la punta del iceberg proverbial.

«Lo que no sabíamos hasta hace poco es que una parte del aparato que todas las células necesitan para abrir el genoma es el activo principal de la vitamina D,» dice el Dr. Heaney.

«En ausencia de ese activo de la vitamina D en el ambiente celular, la célula no puede acceder a la información en sus propios planes [genéticos] — su biblioteca de ADN…

Bajo esas circunstancias, nada funciona bien. Mientras más bajo sea su estatus de vitamina D, el problema empeorará… Cada tejido en nuestro cuerpo necesita tener vitamina D [para optimizar el acceso a su código genético]… Ese es el papel que juega la vitamina D y que es absolutamente vital.»

 

¿Cuál Es un Nivel Óptimo de Vitamina D?

Según el Dr. Heaney, «el vergonzoso secreto en el campo de la nutrición es que no tenemos una idea priori sobre lo que es normal; ninguna idea en absoluto.»

Por ejemplo, el Instituto de Medicina, en relación con la mayoría de los nutrientes, define simplemente como requisito “lo menos pueda obtener y continuar sin desarrollar una enfermedad.” Pero esto puede ser muy distinto a lo que usted realmente necesita para una buena salud, y como regla general, muchas de las guías nutricionales son insuficientemente bajas.

«Si usted toma un criterio basado en la fisiología, terminará con números completamente diferentes,» dice el Dr. Heaney.

«Por ejemplo, si usted quiere saber cuánta vitamina D debería tener para minimizar la necesidad de su cuerpo de compensar la cantidad que está obteniendo –»compensar,» es adaptarse o suplir lo que no se le está dando — la manera de medir es asegurarse que los niveles de la hormona paratiroides como mínimo estén funcionando. Eso significa que usted no tendrá que estar subiendo constantemente la resorción del hueso para obtener el calcio que necesita pero que no está absorbiendo.

Y no está absorbiendo suficiente porque no tiene suficiente vitamina D. Cuando se toma en cuenta este criterio, termina requiriendo de la vitamina D que produce un suero 25-hidroxivitamina D en el rango de 40 a 60 nanogramos por mililitro.