Las bebidas endulzadas han sido relacionadas con más de 180,000 muertes a nivel mundial

Por Dr. Mercola, 3 de abril de 2013

Le he venido advirtiendo sobre los peligros de la soda desde que lancé mi sitio web hace más de 16 años y la lista de razones por la que debe evitar esta bebida se hace más larga con el tiempo. Los estadounidenses en particular obtienen sus calorías diarias del azúcar, principalmente en forma de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) contenida en la soda y en otras bebidas endulzadas.

La mitad de la población estadounidense de más de dos años consume bebidas endulzadas todos los días1 y esta cifra ni siquiera incluye los jugos de frutas, la leche saborizada o los tés endulzados, que también son endulzados, lo que significa que la cifra en realidad es mucho más alta.

Muchas personas erróneamente creen que los jugos de frutas son saludables aunque sean dulces, pero esta idea equivocada está causando el aumento en las tasas de sobrepeso, obesidad, enfermedad de hígado graso, hipertensión arterial y diabetes tipo 2 en los Estados Unidos y otros países desarrollados.

Es importante saber que las bebidas endulzadas, la soda e incluso los jugos de frutas recién exprimidos, contienen fructosa, que ha sido identificada como uno de los principales culpables del meteórico aumento de las tasas de obesidad y problemas de salud- en gran parte debido a su capacidad para activar el “interruptor de grasa”.

Los llamados productos de agua “mejorada” son otra fuente de fructosa oculta y de endulzantes artificiales, que pueden ser aún más dañinos para su salud que el azúcar. Yo le recomiendo el agua purificada como su primera opción a la hora de elegir una bebida.

Bebidas endulzadas relacionadas con 180,000 muertes al año

Investigaciones preliminares presentadas en las sesiones científicas del 2013 de la Epidemiologia, Prevención/Nutrición, Actividad Física y Metabolismo de la Asociación Americana del Corazón sugieren que las bebidas endulzadas son las causantes de cerca de 183,000 muertes en todo el mundo cada año, incluyendo 133,000 muertes por diabetes, 44,000 muertes por enfermedades cardíacas y 6,000 muertes por cáncer.

Entre los 35 países más grandes del mundo, México tuvo las tasas de mortalidad más altas relacionadas con el consumo de bebidas endulzadas. En ese país, el consumo promedio de bebidas endulzadas fue de 24 onzas al día.

Bangladesh tuvo las tasas de mortalidad más bajas. Los Estados Unidos ocupó el tercer lugar, con un estimado de 25,000 muertes2 causadas por las bebidas endulzadas al año.3 (Quizá muchos habrían esperado que los Estados Unidos tuviera el primer lugar, pero recuerde que los alimentos procesados estadounidenses contienen mucho más azúcar que en otros países, por lo que los estadounidenses también consumen mucho “azúcar” oculto en otros productos aparte de las bebidas.)

Curiosamente y de forma muy preocupante, las tasas de mortalidad relacionadas con las bebidas endulzadas fueron más altas en las personas menores de 45 años. De acuerdo con el artículo presentado:4

“Aunque la relación entre el exceso de azúcar y las enfermedades crónicas es bien conocida, la última investigación es la primera en cuantificar las muertes en todo el mundo relacionadas con las bebidas endulzadas.

…Para llegar a esta conclusión, los científicos analizaron información del Estudio llamado Global Burden of Diseades realizado en el 2010 y registraron cuantas bebidas endulzadas tomaban las personas, dividiendo la información en edad y género. Después, descubrieron cómo las distintas cantidades contribuyeron con las tasas de obesidad.

Por último, calcularon en qué medida afectó la obesidad a la diabetes, las enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer y determinaron las tasas de mortalidad de estas enfermedades, finalmente relacionaron las muertes que pudieron haber sido atribuidas al consumo de bebidas endulzadas por edad y género.”

El co-autor, el Dr. Gitanjali Singh le dijo a Time Magazine:

“Nuestros resultados deberían presionar a los responsables políticos a hacer leyes más eficaces para reducir el consumo de las bebidas endulzadas, como impuestos, campañas en los medios de comunicación y reduciendo la disponibilidad de estas bebidas…Las personas deberían tomar menos bebidas endulzadas y animar a sus familias y amigos a hacer lo mismo.”

Como recordará, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, recientemente trató de prohibir la venta de bebidas endulzadas de más de 16 onzas en los restaurantes, carritos de comida y teatros, pero un día antes de que se hiciera efectiva esta prohibición, un juez de la Suprema Corte5 la anuló. Bloomberg ha declarado que tiene la intención de apelar esta decisión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta