La Relación Entre la Grasa y el Cáncer

Por el Dr. Mercola, octubre de Octubre de 2014

La obesidad es a menudo un factor ignorado que puede contribuir a un mayor riesgo de cáncer, sin embargo, menos del 10 por ciento de las personas en Estados Unidos conocen de esta relación.1

Según el Instituto Nacional del Cáncer,2 se estima que 84,000 casos anuales de cáncer están relacionados con la obesidad. La obesidad también puede afectar la eficacia de los tratamientos de cáncer.

Con el aumento de las tasas de obesidad entre los niños pequeños en particular, entender esta relación es de vital importancia.

La obesidad infantil se ha triplicado desde 1980, y uno de cada cinco niños tiene sobrepeso a los seis años; el 17 por ciento de los niños y adolescentes son obesos.3 Desafortunadamente, la obesidad infantil se ha vuelto tan frecuente que muchos padres no reconocen que sus hijos de hecho tienen sobrepeso.4

La investigación5 ha confirmado este cambio de percepción, llegando a la conclusión de que los niños con sobrepeso/obesos son ahora casi 25 por ciento menos propensos a ser percibidos como personas con sobrepeso en comparación con la década anterior.

Aunque la aceptación del cuerpo es una cosa positiva, también puede ser peligrosa si los factores de riesgo potentes para la enfermedad letal son simplemente ignorados como partes del proceso «normales.»

Como se señaló en un comunicado reciente sobre la obesidad y el cáncer de la Sociedad Americana de Oncologia Clínica 6 (ASCO por sus siglas en inglés), la obesidad «se le está adelantar rápidamente al tabaco como la principal causa prevenible de cáncer.» Para hacerle frente a esta causa de cáncer, ASCO ha establecido una «iniciativa multifacética,» que incluye:

  1. Educación para crear conciencia sobre la evidencia que vincula la obesidad y el cáncer
  2. Herramientas y recursos para ayudar a los proveedores de oncología a tratar la obesidad con sus pacientes
  3. Investigación
  4. Abogar por políticas y sistemas de cambio para hacerle frente a los factores sociales que contribuyen a la obesidad y mejorar el acceso a los servicios de control de peso en pacientes con cáncer

Los Alimentos Procesados ​​Causan Obesidad y Epidemias de Cáncer

La epidemia de la obesidad está directamente relacionada con el consumo excesivo de azúcar (prácticamente todos los alimentos procesados ​ están cargados de azúcar y fructosa oculta, incluyendo alimentos infantiles y alimentos pensados ​​ser «alimentos saludables»), y esto también es un importante factor determinante para la epidemia del cáncer.

El vínculo entre un consumo alto de azúcar, la obesidad y el cáncer se puede resumir en dos palabras: la resistencia a la insulina. Tanto la obesidad como el cáncer pueden presentarse cuando el cuerpo pierde su capacidad de quemar grasa como combustible.

El azúcar también causa inflamación crónica, lo que también aumenta el riesgo de cáncer. Y, como se señala en el artículo6 presentado por CNN:

«El tejido graso también produce hormonas llamadas adipoquinas, que pueden estimular o inhibir el crecimiento celular7… Si estas hormonas están fuera de equilibrio, el cuerpo no podrá combatir adecuadamente el daño celular.»

Una de las maneras más efectivas para revertir la resistencia a la insulina es el ayuno intermitente, junto con algunos cambios básicos en su alimentación, que es parte de la restricción de su consumo de azúcar y fructosa y la sustitución de carbohidratos con grasas saludables.

Estudios Muestran la Relación Entre la Obesidad y el Cáncer

Un número de estudios han relacionado la obesidad con un mayor riesgo de una docena de diferentes tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de colon, esófago, riñón, mama y páncreas, así como un mayor riesgo de morir de la enfermedad:

  • Un estudio8 de 16 años de duración, publicado en el 2003, que incluyó a más de 900,000 personas en los Estados Unidos encontró que los participantes obesos eran más propensos a ser diagnosticados y morir de cáncer, en comparación con los de peso normal

Según los autores, la obesidad «podría ser responsable del 14 por ciento de todas las muertes por cáncer en hombres y 20 por ciento de las mujeres»

  • Un informe reciente publicado en la revista Cancer Research9 proyecta que la incidencia de cáncer y muerte por cáncer en los Estados Unidos seguirá aumentando en la próxima década y media, en gran parte debido a las crecientes tasas de obesidad
  • Un estudio reciente10 que involucró a 80,000 pacientes con cáncer de mama encontró que las mujeres pre-menopáusicas con un índice de masa corporal (IMC) de más de 30 tuvieron una probabilidad de muerte de un 21.5 por ciento, mientras que las mujeres con IMC promedio tuvieron una probabilidad del 16.6 por ciento de morir de la enfermedad

Un estudio reciente publicado en la revista revisada en pares JAMA Internal Medicine11 encontró que la mayoría de los adultos (poco más del 71 por ciento) obtienen el 10 por ciento o más de sus calorías diarias a través de azúcar añadido. Aproximadamente el 10 por ciento de los adultos en los Estados Unidos obtienen el 25 por ciento o más de sus calorías diarias del azúcar.