Gripe porcina, ¿otra forma de control?

El miedo es más fuerte que las armas

Por Vicky Pelaez

¡Qué oportuna la llegada de la supuesta gripe porcina para Felipe Calderón. Precisamente, cuando el pueblo de México se preparaba para las protestas multitudinarias del Primero de Mayo contra el despiadado neoliberalismo que está llevando su presidente a extremos inaguantables, el gobierno declaró emergencia sanitaria nacional por el brote de influenza, que aseguran ha cobrado la vida de 20 personas. Simultáneamente Calderón, a quien le llaman el presidente ilegítimo desde su dudoso triunfo electoral, promulgó un Decreto de Emergencia con el cual asume prácticamente un poder ilimitado y suspendió hasta el 6 de Mayo, toda actividad pública, cerró escuelas y universidades, pero lo peor, hay permiso de allanar cualquier casa.

Desde entonces, los medios hacen todo lo posible para que el país se sumerja en pánico. Ya nadie le interesa la crisis económica y la vertiginosa caída de los ingresos petroleros, ni la reducción del producto nacional bruto en 4 por ciento – el más alto índice en América Latina. Un estornudo acalla que la industria automotriz está en crisis y la desocupación devora a las regiones que se beneficiaron con el TLC- NAFTA. Tratar de encontrar vacunas, es más importante que saber que el narcotráfico con sus 100,000 sicarios sigue avanzando, a pesar de los miles de soldados en las calles.

El pánico acalla que 100 niños mexicanos mueren diariamente de desnutrición, de tos o diarrea, y que 50 millones padecen hambre y sobreviven en miseria, sin recursos para dar desayuno a sus hijos.

Después de lanzar el dardo del miedo, ahora Felipe Calderón declara que tiene millones de vacunas, que no hay motivo para el pánico y que el brote de influenza, por el momento está controlado. Sin embargo, ya es tarde parar el miedo que envuelve al mundo entero. Ya encontraron 20 casos de influenza parecida en Estados Unidos, 7 en España, 6 en Canadá, 4 en Francia, 3 en Nueva Zelanda y uno en Brasil. A cada pasajero que llega al Japón le toman temperatura. La jefa de Seguridad Doméstica norteamericana Janet Napolitano decretó estado de Emergencia Sanitaria a nivel nacional, lo que aumentó un miedo de tipo racista en los anglosajones quienes hasta en el internet aconsejan “apartarse de los hispanos porque la epidemia viene de ellos”. Cómo no van actuar así éstos, si las autoridades de salud norteamericanos, estaban investigando la muerte del arqueólogo mexicano Felipe Solís, a quien Barack Obama estrechó las manos en su visita. Solís murió de ataque al corazón, sino tal vez hubiéramos tenido en “cuarentena” al presidente.

En medio de todo esto nadie prestó atención al director de los Centros para el Control de Enfermedades Richard Besser quien dijo que “los síntomas de la gripe identificada en los Estados Unidos se parecen al virus porcino de México, pero es más suave, no hay ningún muerto. Sólo un hospitalizado”. Besser aseguró que su departamento tiene más de 12 millones del antiviral “Tamiflu”, efectiva contra la gripe porcina en humanos.

¿Entonces, si hay remedio efectivo para la “gripe mexicana”, como le llaman en Israel, por qué hacer tanto alboroto y golpear más a la población globalizada que trata de salir de la crisis económica?. ¿Quién realmente se beneficia?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario