Abandonan jóvenes trabajo en el campo

Ineficiencias del sector lo hacen poco atractivo: STPS

Confían las autoridades en que la reforma a la LFT genere 400 mil empleos; solo 14 por ciento de la fuerza laboral tiene entre 16 y 24 años, revela encuesta

Por Axel Sánchez, Milenio, 22 de octubre de 2012

La falta de oportunidades y de desarrollo en el mercado laboral del sector agropecuario, ha empujado a los jóvenes a dejar las áreas rurales del país para buscar mejores opciones de vida.Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al segundo trimestre del año, señalan que 6 millones 580 mil 206 personas trabajan en el área de agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca, pero de este total alrededor de tres millones, es decir, 45.8 por ciento de los trabajadores, son mayores de 45 años.

La misma encuesta muestra que solo 14.2 por ciento de las personas que laboran en el campo tiene entre 16 y 24 años, mientras que 18.9 por ciento entre 24 y 34.

La ENOE remarca que de esos 6 millones 580 mil 206 trabajadores del sector primario del país, 52.1 por ciento no son asalariados; por lo que es un sector con una gran informalidad.

Según la encuesta, los menores de 44 años se encuentran mayoritariamente contratados en la industria de la transformación (obreros) y en los servicios profesionales.

En entrevista con MILENIO, Rafael Avante, Subsecretario del Trabajo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), aseveró que la reforma laboral es una de las herramientas que busca cambiar esta situación, pues formalizaría las plazas que trabajan fuera del marco legal, mientras que haría más atractivo el sector.

“Con esta reforma buscamos que más jóvenes se integren a esta actividad, que por la misma ineficiencia ya no les resulta atractivo. No sabemos cuánto puede aumentar el empleo, y aunque la secretaría hace el cálculo general de 400 mil puestos más en todos los sectores, lo mas seguro es que con la reforma laboral se hará más atractivo el campo para que los jóvenes se puedan desempeñar y contar con las prestaciones que les aseguren un mejor futuro”, puntualizó.

Estimaciones de la STPS apuntan que con este cambio en la Ley Federal del Trabajo se agregarían todos aquellos trabajadores que están fuera del marco legal en la agricultura, por lo que 3 millones 428 mil 287 personas podrían agregarse a la formalidad y no tener una vida laboral perdida para generar un futuro para su familia.

Avante, aseveró que los nuevos modos de contratación obligarían a los patrones a llevar un registro de las personas que laboraron en sus tierras y el tiempo que lo hicieron.

Dice que, según lo estipulado por la reforma en el artículo 279, los jornaleros tendrían un registro especial tanto por temporada como por los periodos estacionales en los que se contraten.

“Con esto los inspectores de la STPS podrán exigir a los patrones, y con esta información se podrá conocer al personal que reclutan y sus condiciones laborales, así se podrían cruzar con la información que cuenta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)”, añadió.

La STPS señala que dentro de la reforma laboral el pago por trabajo se realizará con base en el salario del mercado, es decir que si el trabajador estuvo en servicio una hora u ocho horas al menos se le debe pagar el salario mínimo.

“Es decir que si el trabajador presta su servicio por una hora, no se le pagará el proporcional del salario mínimo que es de 62.33 pesos por jornada por este tiempo, sino que se le tendrá que pagar esos 62.33 pesos porque la hora cuenta como jornada”, añadió Rafael Avante.

El subsecretario del Trabajo remarcó que además la ley prevé dentro de los registros laborales, la revisión de las áreas de trabajo, para conocer las condiciones de los trabajadores y así regular su seguridad y que no salgan perjudicados ni se cometa trabajo infantil.

Venden sueños

Víctor Suárez Carrera, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), señaló que los beneficios de la reforma laboral son una falacia, pues la nueva ley incluye los modos de contratación que no solo son informales, sino ilegales.

“Realmente la reforma laboral que empujan está erosionando aún más los derechos de los trabajadores agrícolas, pues no existe un diferencial a los que laboran en las ciudades, ya que éste es uno de los sectores más desprotegido del país”, remarcó.

Comentó que con estas reformas los trabajadores quedan desprotegidos, pues todo lo dejan en manos del patrón y no se les respeta jornadas de trabajo completas; “si de por sí es un empleo precario, con este cambio se precarizará más la labor.”

Por su parte, Janneth Quiroz Zamora, economista senior del área de análisis y estrategia económica del Grupo Financiero Ve por Más, señaló que no se debe olvidar que muchas de las personas que se dedican al campo es para autoconsumo, por lo cual el que cuenten con prestaciones solo serán aquellas que estén dentro de la normalidad laboral.

Agregó que aun así una reforma laboral de contrato por temporada o por hora permitiría sumar a todas estas personas al mercado formal y darles las prestaciones de ley que les corresponden.

“Sin duda sería un sector que se estaría beneficiando de forma importante, pues se contrata por cosecha o por día y no se les da ni una seguridad; al formar un sector que sea informal a legal tiene muchos beneficios para los empleados”, abundó.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario