Entradas

La agroecología para hacer frente a la crisis sanitaria, económica y social

Por MAELA, Biodiversidad LA, 13 de mayo del 2020.

Vivimos en un mundo globalizado, donde las organizaciones que hacemos parte de los movimientos sociales venimos resistiendo y luchando contra el poder económico concentrado, avasallante y obsceno de las grandes empresas y financieras que instaló el neoliberalismo generando una crisis que ha profundizado la indigencia, la pobreza, la falta de acceso a la tierra, la contaminación de aguas y los bienes naturales. Generando de paso la concentración del ingreso y la riqueza.

La Agroecología para hacer frente a la crisis sanitaria, económica y social
no solo en tiempos del Coronavirus, sino antes durante y después!

El gran poder financiero transnacional concentrado, que ha manipulado y lo continúa haciendo a una gran parte de la opinión pública de América Latina y el Caribe, utilizando presión y herramientas mediáticas, para instalar agendas, corrompiendo a una gran parte del poder político y judicial en diversos países para su propio beneficio. Atacando y poniendo en peligro incipientes democracias asfixiadas por el endeudamiento externo, destruyendo la salud y la educación pública, vulnerándose los derechos humanos y al contrario favoreciendo la expansión de la agricultura hegemónica con agrotóxicos y OGM, la Megaminería a cielo abierto y destrucción de los mares con la pesca industrial. provocando el despoblamiento de las zonas rurales. Poniendo en riesgo la soberanía alimentaria de los Pueblos.

Como consecuencia de la aplicación de políticas neoliberales en sometimiento al imperio por los gobiernos locales, nuestros países no cuentan con sistemas de salud adecuado, centros de investigación y una infraestructura que permita una mejor respuesta a un evento de la magnitud como la que estamos viviendo hoy con el CODVID 19. Esto pone de manifiesto la necesidad de un estado presente que observe, planifique y de respuesta a las necesidades que desde hace mucho tiempo venimos planteando desde las organizaciones en los territorios y que revierta situaciones como esta que nos pone al borde de una crisis mayor.

Con la pandemia ha quedado en evidencia la existencia de una gran parte de la población con trabajo informal que al tener que suspender sus labores, ve afectada de manera violenta sus ingresos y por tanto su derecho a una sana y suficiente alimentación. Es inaceptable que en momentos donde debería imperar la solidaridad y la cooperación entre la sociedad se vea que hay sectores que privilegian la oportunidad de llenar sus bolsillos, aprovechándose de las necesidades de todas y todos.

Priorizar la agroindustria es llevarnos a una crisis alimentaria, perdida de la biodiversidad, a una dependencia total de la alimentación y al despojo de los territorios post-coronavirus para garantizar la gobernanza de la alimentación en manos de la industria de alimentos con falsas soluciones como la agricultura climáticamente inteligente, agricultura de precisión y el aumento de los nuevos transgénicos, como biología sintética o los impulsores genéticos , una agricultura sin campesinado ni conocimiento ancestral indígena.

La respuesta de los gobiernos de América frente a la pandemia ha sido diversa. Si bien no alcanza a mitigar la pérdida de los sectores que vienen siendo discriminados y/o excluidos históricamente debemos diferenciar, por ejemplo, las decisiones tomadas por países como Cuba, Venezuela y Argentina, que han priorizado cuidar la vida de sus pueblos, contrario a decisiones tomadas por los gobiernos de EEUU, Brasil y Chile que le dan más importancia a cuidar las fortunas del sector de poder al que responden, en detrimento de la salud y la vida de la población y que lo sostienen a partir de la represión y la militarización. Y son muchos los países donde se continúa con la persecución a líderes y lideresas que defienden el agua, los bosques, la biodiversidad, su territorio. En algunos casos el contexto se transforma en algunas respuestas que no están alineadas con el poder hegemónico, hay un quiebre en las decisiones y se desarrollan políticas independientes más autónomas.

Se revaloriza la importancia de una buena alimentación, la accesibilidad, independencia, autosuficiencia y la soberanía alimentaria. Nuevamente se visualiza lo imprescindible de los mercados locales y las semillas nativas y criollas. Son luces, aportes y replanteos hacia la Soberanía Alimentaria.

Es una situación dinámica que cuestiona y replantea la economía, que revela el conflicto de intereses que hay en los territorios. Se pone de manifiesto la urgencia de que: estado, comunidades indígenas y organizaciones campesinas y de la agricultura familiar construyan, enriquezcan y pongan en práctica políticas públicas que protejan los derechos de las comunidades con la participación activa de estas en su
control a efectos de minimizar las posibilidades de corrupción.

Como Movimiento Agroecológico de América Latina y el Caribe (MAELA) reafirmamos:

La Agroecología como la recreación de prácticas ancestrales indígenas y campesinas de producción de alimentos sanos y en los territorios, con una dimensión holística social, económica, cultural, política que respeta el equilibrio natural y garantiza la soberanía alimentaria de los pueblos. 

La importancia de transformar los sistemas alimentarios desde la Agroecología, para que sean diversos y pertinentes culturalmente, además de priorizar la biodiversidad para garantizar la nutrición de los mismos y el consumo sano y soberano, minimizando el impacto ambiental.

La economía social y solidaria para enfrentar la crisis económica capitalista y garantizar los mercados de alimentos de circuitos cortos y el acceso a los mismos de las familias más vulnerables.

Defender los derechos de los pueblos indígenas y campesinos, de mujeres y hombres que defienden sus territorios, denunciar la persecución y muerte, el despojo de la tierra, agua, bosque, biodiversidad, identidad y cultura de quienes ejercen el agronegocio, minería, hidroeléctricas y megaproyectos extractivistas en América Latina y el Caribe.

– Para acceder al documento completo (PDF) clic aquí:

Por Covid-19: FAO recomienda a gobiernos que declaren la agricultura como actividad estratégica

Por ANF, 28 de abril del 2020.

La pandemia ya ha causado la muerte de cerca de 214 mil personas en todo el mundo y más de 3 millones de infectados. Frente a las caídas en las economías, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advierte que el hambre y la pobreza se incrementarán en Latinoamérica, por lo que recomienda que los diferentes gobiernos prioricen la alimentación y agricultura.

“Es clave que los gobiernos declaren la alimentación y la agricultura como actividades estratégicas de interés público nacional, con apoyo de todos los órganos del Estado y de la población. Es esencial mantener vivo el sistema alimentario, para que la crisis sanitaria no se transforme en una crisis alimentaria”, explicó Julio Berdegue, Representante Regional de la FAO.

La pandemia ha causado emergencia en todos los niveles de los Estados. El informe de la FAO, elaborado a solicitud de la Presidencia Pro Témpore de México ante la CELAC, establece que un tercio de la población de América Latina y el Caribe, previamente al Covid-19 ya se encontraba en “inseguridad alimentaria”.

“México, en sus esfuerzos para renovar a la CELAC, como único mecanismo de concertación que integra exclusivamente a los países de América Latina y el Caribe, buscó generar esta importante alianza con la FAO para dar herramientas a los Estados miembro con el objetivo de que reduzcan los efectos de la pandemia en la alimentación.”, dijo Efraín Guadarrama Pérez, Coordinador Nacional de México ante la CELAC.

Es así que se recomienda reactivar el Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional(Plan SAN-CELAC), y fortalecer acuerdos políticos para impulsar el comercio de alimentos entre los países de la región.

Dentro de todos los países afectados por la enfermedad, existen sectores y actividades más vulnerables, entre ellos los pueblos indígenas y campesinos, que en gran medida se encargan de generar los recursos a través de la agricultura. Pero ninguna economía por más fuerte que sea ha quedado al margen de las afectaciones.

Por ello, la FAO establece que los problemas que aquejan a la región y, en particular, esta emergencia sanitaria, desconocen fronteras y por tanto, deben afrontarse en conjunto,

Impacto en la seguridad alimentaria

Según la FAO, América Latina y el Caribe, y los mercados internacionales, tienen reservas suficientes para alimentar de forma adecuada a sus habitantes en los próximos meses.

El informe señala que el principal desafío en el corto plazo es garantizar el acceso a los alimentos de la población que está cumpliendo con las medidas de seguridad sanitaria, especialmente para quienes han perdido su fuente de ingresos.

La región ha empeorado en su seguridad alimentaria en los últimos años y la pandemia podrá́ impactar de forma especialmente severa a aquellos países que ya venían presentando una condición de inseguridad alimentaria.

En esa línea se sugieren medidas como enfrentar la reducción de la capacidad adquisitiva para acceder a los alimentos; la FAO recomienda reforzar los programas de apoyo nutricional para madres en edad fértil y niños menores de cinco años de edad, asegurar la alimentación escolar, expandir los programas de protección social y promover hábitos de consumo saludable.

Es necesario facilitar el transporte y acceso económico a insumos productivos (semillas, fertilizantes, piensos, etc.) y a maquinaria e infraestructura. Para mantener la disponibilidad de alimentos básicos, es clave mantener el funcionamiento de las explotaciones agropecuarias, con especial atención a la agricultura familiar campesina, pero sin excluir las de mayor tamaño.

En Bolivia, sectores indígenas y campesinos han solicitado a las autoridades un mayor apoyo en lo que respecta a la producción agrícola familiar y  al comercio de sus productos, para garantizar la alimentación en esta etapa de emergencia y en la posterior.

//ANF

Porqué el Pulque Es la Comida Lenta por Excelencia en México

Por Dr. Mercola

A diferencia de las cervezas rubias y aguadas que se producen en la actualidad en México, el pulque es una bebida viva y compleja, que a pesar de casi 2000 años de historia de producción en México, ha resistido cualquier intento de ser embotellada y comercializada a gran escala.

Leer más

Jardines Ecológicos

Meritxell Solé Estiu

La tendencia hacia el paisajismo sustentable y ecológico está en auge. Los jardineros se están cuestionado la necesidad y el valor del césped y están incorporando especies nativas, atrayentes de polinizadores, plantas comestibles, flores y árboles para transformar estos monocultivos de hierba en auténticos jardines ecológicos: biodiversos, bonitos y productivos.

Leer más

Contribución de las leguminosas en la agroecología y alimentación animal en la región peninsular maya de México

Por José Bernardino Castillo, Roberto Belmar y Wilbert Trejo Lizama, Julio de 2016

La familia de las leguminosas o fabáceas ha existido desde hace casi 60 millones de años, abarca cerca de 650 géneros, 18 000 especies y por su forma de crecimiento incluye árboles, arbustos y herbáceas que se distribuyen en regiones frías y cálidas. Ha sido fundamental para el desarrollo de las civilizaciones. Leer más