Monsanto y Pioneer solicitan permisos para siembra comercial de transgénicos

Por Campaña Nacional sin Maíz no Hay País, 29 de octubre de 2012

Dos solicitudes para la siembra comercial de maíz transgénico ahora en la fase comercial ponen en alerta a las organizaciones sociales, Monsanto solicitó 700 mil hectáreas en Sinaloa y Pioneer más de 351 mil en Tamaulipas. Mercedes López de la organizaciónVía Orgánica comenta que aprobar estas autorizaciones serían pondría en riesgo la salud humana.Estudios independientes, el más reciente realizado por el doctor Eric Séralini, han demostrado los daños que ocasionan los organismos genéticamente modificados, como mal formaciones en las mujeres que viven cerca de las siembras, cáncer, diabetes, etc. Agrega que este modelo de patentes en las semillas modificadas genéticamente contribuye a empobrecer y endeudar a los campesinos ya que algunos sepas de este maíz no se puede reproducir de manera natural y los pequeños productores y campesinos tendrán que pagar no sólo por las semillas que compren a estas empresas, sino por aquellas que nazcan en sus campos contaminados.

Ante estas posibles autorizaciones diversas organizaciones de la sociedad civil, campesinos, ambientalistas, científicos, productores y la campaña Nacional Sin Maíz No hay País se movilizan para frenarlas. Como ejemplo de esta resistencia está el caso los mieleros de Quintana Roo que han logrado frenar la siembra de soya transgénica mediante juicios que resultaron en la suspensión temporal de dichas siembras.

En últimas fechas se han autorizado 17 permisos para la siembra piloto de cultivos transgénicos a pesar de la presión que las diversas organizaciones han ejercido contra la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) “Sabemos que Monsanto ha cabildeado fuertemente con los funcionarios de esta administración y que ahora pretende cerrar con broche de oro la administración de Felipe Calderón” comenta la activista Aleira Lara.

Con el objetivo de desarrollar una política de defensa del maíz nativo, en enero de 2011 fue aprobada la Ley Agrícola de Fomento y Protección al Maíz como Patrimonio Originario, en Diversificación Constante y Alimentario para el Estado de Tlaxcala, mejor conocida como la Ley de Protección de Maíces de Tlaxcala, un esfuerzo desarrollado por organizaciones como Vicente Guerrero. Don Pánfilo Hernández, miembro de esta organización campesina, hace referencia a las acciones que han emprendido para la creación del reglamento de esta Ley y también nos habla sobre los riesgos que tendría la aprobación de siembra comercial de maíz transgénico para los campesinos del estado de Tlaxcala y del centro y sur del país.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario