Formas naturales para la salud de tu cabello

Por Natural News, 17 de enero de 2014, Traducción de Mariana Escalante, Vía Orgánica A.C.

Si has sentido tu cabello seco y frágil últimamente, no corras a la tienda para conseguir un nuevo acondicionador. Muchos de ellos están llenos de silicón, que puede empeorar tu problema. Existen muchos remedios naturales que te ayudarán a restaurar la vida y el brillo del cabello, desde revisar tus alimentos, hasta evitar hábitos que pueden dañar tu cuero cabelludo.

Come una dieta balanceada

Los alimentos ricos en vitaminas A y C ayudan a producir sebo, un aceite que mantiene tu piel y cabello hidratados, actuando como un acondicionador natural. Llenos de estas vitaminas, los vegetales oscuros y con muchas hojas harán milagros en tu cabello, especialmente variedades como la espinaca y las coles. Puedes añadir pescado, nueces, aguacates y semillas de lino también en tu dieta. Estos alimentos son ricos en ácidos grasos omega-3, lo que promueve un cuero cabelludo sano. Las legumbres y frijoles contienen mucha proteína, biotina, hierro y zinc –ingredientes importantes para un cabello sano. Los huevos también tienen grasas omega-3, además son una buena fuente de proteína.

¡Ponte a sudar!

Además de los múltiples beneficios  que obtendrás de hacer ejercicio, ponerte a sudar regularmente también puede restaurar la salud de tu cabello. Mejora la circulación sanguínea, bombeando más oxígeno al cuero cabelludo y alivia el estrés, que es causa importante de la pérdida de cabello. Intenta realizar dobleces de espalda y poses invertidas en tus rutinas de ejercicio, para que la sangre fluya en tu cuero cabelludo.

Evita Hábitos Que Dañan el Cabello

Claro que la prevención es siempre la mejor solución. Revisa estos consejos rápidos.

  1. Evita los tratamientos químicos lo más que puedas, hazlos en pocas ocasiones si es necesario. Si debes teñirte el cabello, quédate con los tonos más cercanos a tu color natural. Ten en cuenta que mientras más extremo sea el cambio de color, más tiempo tendrás que mantener el color y es probable que dañe tu cabello.
  2. En los días que no tengas prisa por salir de tu casa, deja que tu cabello se seque naturalmente después de bañarte. Usar el secador muy frecuentemente puede derivar en daños por calor y pérdida de cabello. Si usas el secador cada día por la falta de tiempo, baja el calor y la potencia.
  3. Evita cepillarlo mucho, especialmente cuando tu cabello está mojado. Espera a que se seque y usa un cepillo de púas con bolitas al final, que son más suaves con tu cuero cabelludo.