Patron de Oro: Orgánica y Local

Por Vía Orgánica

A Vía Orgánica le gustaría recordarles que somos lo que comemos y podemos votar con nuestros tenedores. Cada una de nuestras decisiones de compra puede ser compatible con nuestra insostenible economía global actual, o movernos hacia una más verde, más saludable y también una sociedad más equitativa. Millones de consumidores «verdes» que se preocupan por la salud alrededor del mundo están rompiendo las cadenas de control de las empresas en sus propias vidas, mediante el apoyo a granjas orgánicas locales que promueven el comercio justo.

La calidad y variedad de la canasta básica en México están siendo dictadas y degradadas por una poderosa red de matones de grandes firmas y las cadenas grandes. La Mega (Costco), Bodega Aurrera (Wal-Mart/Walmex) y Soriana están cambiando rápidamente las formas de comprar de los mexicanos, convirtiéndolos en mega consumidores, como en los EE.UU.

Mercado INJUSTO (Usuario en Flickr: Iván Ramírez)

Mercado INJUSTO (Usuario en Flickr: Iván Ramírez)

En los EE.UU., hemos visto el daño que las grandes cadenas de tiendas, como Wal-Mart, han hecho mediante la reducción de los salarios, la negación de beneficios, la quiebra de los sindicatos y la perdida de puestos de trabajo al extranjero.

7490834222_56c70fd41a_z

Miles protestan en contra del abuso de Wal-Mart hacia sus trabajadores en Los Estados Unidos (Usuario en Flickr: lacountyfed)

Wal-Mart ha devastado las economías y el medio ambiente local por violar las leyes de los EE.UU. sobre la contaminación del agua, aumentando la distancia que los alimentos se desplazan desde la granja hasta el plato («millas de alimentos») y la quiebra de pequeñas tiendas independientes por sus precios bajos – todo ello al costo enorme de quienes pagan impuestos en los EE.UU. Cada vez que se elija apoyar este tipo de tienda, está contribuyendo a los mismos efectos negativos en México. Cada dólar o peso gastado hace una diferencia.

Pero, en términos de los alimentos, la compra a nivel local no significa necesariamente que lo que está comiendo sea seguro o bueno para el medio ambiente. No existen regulaciones que aseguren que lo “local” esté libre de químicos o transgénicos. ¡Todo vale! ¡Nadie está inspeccionando las granjas! ¡Nadie está vigilando la tienda! Como cliente, si usted quiere estar seguro de que su comida es buena para usted y el medio ambiente, también debe insistir en que sea orgánica. En vez de depender de un regulador usted como cliente debe preguntarles a los productores locales acerca de sus fuentes de fertilizantes y cómo han controlado las plagas y enfermedades.

Hay nuevos estudios que salen todos los días sobre los beneficios de los productos orgánicos. Las enfermedades crónicas y la obesidad son bi-productos de un sistema alimentario enfermo, lo que hace aún más importante que usted sepa cómo y dónde se producen sus alimentos.

El consumo de  productos procesados nos lleva a una pobre calidad de vida, envejecimiento rápido y muerte (Usuario Flickr: Jesús Cervantes)

El consumo de productos procesados nos lleva a una pobre calidad de vida, envejecimiento rápido y muerte (Usuario Flickr: Jesús Cervantes)

Si un productor local que usa productos químicos le dice que es mejor que lo local en comparación con lo orgánico, digales que deben cambiar a lo orgánico, para que pueda confiar en que sus alimentos sean seguros, limpios, inspeccionados, y amigables con el medio ambiente. La comida local no es el patrón oro, y puede incluso no ser segura. Los alimentos locales y orgánicos son el patron de oro.

Una iniciativa reciente dirigida por la agencia gubernmental ECODES (Equipo Técnico para la Competitividad Ambiental y el Desarrollo Sustentable), pone el «patrón oro» de la agricultura local y orgánica en su núcleo. Su misión es identificar las cadenas productivas de valor agregado que beneficien a la economía local, pero que también fortalecen la conservación y programas de gestión de las cuencas.

San Miguel es parte de la microcuenca Támbula-Picachos (un subordinado de la cuenca del Río Laja) y en un proceso iniciado en 2006 fue identificada como gravemente dañada pero reparable. Los habitantes, académicos y representantes de los gobiernos desarrollaron luego un plan estratégico para mantener y mejorar la calidad de la Támbula-Picachos. Se identificaron tres lineamientos claves: la agricultura orgánica, la ganadería sostenible y el ecoturismo.

En la actualidad, se llevan a cabo importantes negociaciones con las agencias gubernamentales para decidir la prioridad entre estas tres líneas. La agricultura orgánica y local – lo que hemos llamado el «patron de oro» – pronto podría ser promovida y sujeta a inversiones por el gobierno. Esto sería un gran incentivo para la transición de los agricultores que usen productos químicos – al menos en parte – hacia la producción orgánica. Una vez que los fondos sean designados, los productores locales y orgánicos establecidos y los que están en transición recibirán incentivos y apoyo. La priorización de la cadena de agricultura organica tendrá resultados más inmediatos e incidirá en el desarrollo de otras estrategias. Por lo tanto, ECODES, junto con otros, ha identificado “el patrón oro” como el modo óptimo para el mejoramiento y la conservación de la cuenca.

Si queremos preservar nuestra salud y el medio ambiente, si queremos reducir drásticamente los gases de efecto invernadero y estabilizar el clima, si queremos una economía que puede apoyar a los agricultores orgánicos y las pequeñas empresas, tenemos que apoyar a los productores locales y orgánicos en San Miguel, y pronto sabremos si el gobierno hará lo mismo.

Nuestro mercado justo (Usuario Flickr:Carolina Martínez

Nuestro mercado justo (Usuario Flickr:Carolina Martínez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario