Cambiando su Alimentación con Paz y Justicia

Nutrinotas © por Ana María Quispe, dietista, ecóloga

Una nueva administración gubernamental en los Estados Unidos, severos cambios climáticos, una economía en receso, enormes problemas de salud y hambre a nivel mundial, etc., todo indica que debemos cambiar, pero cuan preparado esta Ud. para realizar cambios significativos en su alimentación que contribuyan realmente a SU salud, economía, paz y justicia. A continuación algunos consejos:

    Los verdaderos alimentos vienen de la tierra, no son procesados ni tienen etiquetas confusas. Los consejos de comer más frutas y vegetales no han cambiado nunca. Una dieta variada a base de plantas que contenga granos integrales, legumbres, semillas, nueces además de frutas y vegetales es extremadamente beneficiosa para su salud y contiene además todas los aminoácidos (proteínas), vitaminas, minerales, fitoquímicos y antioxidantes que su cuerpo necesita.
    Mientras que la agricultura industrial usa peligrosos herbicidas y pesticidas, además de ingeniería genética (organismos genéticamente modificados o transgénicos), esto no ocurre con la agricultura orgánica, local y sustentable. Visite las ferias o mercados de pequeños agricultores locales, conozca a su agricultor y visite también sus terrenos de cultivo. Visite establecimientos de comida que vendan alimentos orgánicos. Es posible que le parezcan algo más costosos, pero este costo extra es mínimo comparado a los costos de hospitales, medicinas, dudosos suplementos, etc. Además es posible que ese dinero extra ya lo esté gastando en alimentos y suplementos innecesarios.
    No se deje engañar por propagandas de suplementos vitamínicos, productos herbales, alimentos nutracéuticos y funcionales. En primer lugar ellos carecen de una apropiada regulación. Algunos estudios han comprobado que muchos pueden ser ineficaces y hasta peligrosos.   Una de mis profesoras solía decir que tomar vitaminas es hacer la orina más cara. Tomar suplementos requiere energías extras para metabolizarlos, es decir digerirlos. Use estas energías en alimentos verdaderos que le proveerán nutrientes que actúan mejor en conjunto. 21 billones anuales en ventas de suplementos en EUA y otros 27 billones en nutracéuticos y funcionales no han solucionado ningún problema de salud causados por dietas deficientes. Y peor aún le hacen un enorme daño al medio ambiente al aumentar la basura con sus envolturas, etiquetas, tapas y botellas plásticas, etc.

    Los alimentos de origen animal cada vez son menos recomendados, recuerde que también Ud. es lo que el animal come, y si estos están criados y alimentados de manera industrial con hormonas, antibióticos, y alimentos con pesticidas y herbicidas, estos afectarán su carnes, leche y huevos. Una vez más compre solo orgánicos y asegúrese de que sean de criaderos locales. El mayor costo de carnes, leches y huevos orgánicos se compensa si compra menos cantidades y con menos frecuencia. Recuerde que los alimentos de origen animal son opcionales no necesarios y que están en competencia en cuanto alimentación, o alimentamos a los animales que queremos comer o a los millones en el mundo que mueren de hambre. Además la cría industrializada de animales continua contaminando lagos y ríos y por ende el agua que Ud. necesita.

    Los alimentos “chatarra” incluyen alimentos hechos con harinas refinadas, azúcares, sabores, colores artificiales, preservantes químicos y donde los transgénicos abundan. Estos constituyen alimentos destructores de sus dientes, estómago, intestinos, corazón, riñones, hígado, páncreas, sangre, etc. y hasta causan problemas de comportamiento y entendimiento. ¿Por qué insistir en comprarlos? ¿Entraría Ud. en una casa que se está incendiando?…..

    Los cultivos transgénicos son una gran preocupación, pues si bien es cierto que producen grandes cantidades de solo un cultivo (monocultivos), esto sucede a expensas de una sobre-explotación de las tierras, un uso de químicos agrícolas que están aumentando las malformaciones congénitas de los niños al nacer cuyos padres están expuestos a estos químicos, y además son la causa de la explotación y la desaparición de los campesinos rurales, además del cambio en los ancestrales hábitos alimenticios con que las culturas más inteligentes que las actuales han sobrevivido hasta hoy. Tal vez también por esto los problemas mentales, psicológicos, de aprendizaje, sociales….

La paz y la justicia no son términos políticos del mundo moderno, la paz y la justicia pueden practicarse desde la mesa del hogar, haciendo lo correcto, viviendo en solidaridad, ayudando a quienes más lo necesitan, este cambio de actitud hacia la paz y la justicia debe ser la inspiración para hacer que volvamos a comer y a vivir mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario