Una Revisión Científica Revela la Lista de Riesgos de Salud Relacionados con el Consumo de Splenda

Por el Dr. Mercola, 5 de mayo de 2014

La sucralosa, comercializada bajo la marca Splenda, es el endulzante artificial de mayor venta en todo el mundo. (En la Unión Europea, la sucralosa también es conocida bajo el código E955.)

Ya han pasado casi ocho años desde que publiqué mis preocupaciones sobre Splenda en mi libro llamado, Sweet Deception. Desde entonces, cada vez más evidencia respalda lo que me ha venido preocupando aquel entonces.

Splenda se encuentra en decenas de miles de productos de alimentos procesados vendidos en 90 países diferentes, muchos de los cuales están dirigidos específicamente para la pérdida de peso o para el control de la diabetes.

Sin embargo, cada vez más investigaciones demuestran que este producto no sólo tiende a empeorar estos dos problemas, sino que también está relacionado con otra gran variedad de efectos secundarios molestos.

El sitio web www.truthaboutsplenda.com enlista una variedad de quejas por parte de los consumidores de Splenda, muchas de las cuales son muy parecidas a otros problemas de salud. Algunos de los efectos secundarios más comunes reportados incluyen:

  • Problemas gastrointestinales
  • Convulsiones, mareos y migrañas
  • Visión borrosa
  • Reacciones alérgicas
  • Aumento de azúcar en la sangre y peso corporal

Pero esto no es todo. Actualmente, una revisión científica1, 2 a detalle sobre la sucralosa, publicada en el Journal of Toxicology and Environmental Health3 revela una extensa lista de preocupaciones sobre su seguridad, incluyendo la toxicidad, daño al ADN y su alto potencial carcinogénicocuando se utiliza para cocinar.

También pone en duda el argumento de que Splenda es una buena opción para los diabéticos y/o las personas que quieren bajar de peso.

Sucralosa – NO Es Segura para Cocinar Después de Todo

El reporte presentado llegó a varias conclusiones importantes- todas las cuales desafían al estado «generalmente reconocido como seguro» (GRAS) de la sucralosa. Una de las preocupaciones principales es que la sucralosa no es una sustancia inerte.

Cuando se calienta, libera cloropropanoles, que pertenecen a la clase de toxinas conocida como dioxinas. Uno de los puntos de venta de Splenda es que se mantiene estable cuando se calienta, haciéndola ideal para cocinar y hornear, pero esta revisión refuta estas afirmaciones. (Muchos otros endulzantes artificiales, como el aspartame, no son recomendados para propósitos de cocinar ya que son conocidas por descomponerse a altas temperaturas.)

Como lo reportó Sayer Ji en GreenMedInfo.com,4 la investigación actual demuestra que la sucralosa comienza a descomponerse a 119 grados Celsius, 180 grados Celsius hacen que se degrade por completo.

La dioxina es un producto de desecho de la incineración, fundición, blanqueo con cloro y fabricación de pesticidas y sus efectos de salud bien documentados incluyen cáncer y alteraciones endocrinas. De hecho, la dioxina, que era un componente tóxico del Agente Naranja utilizado para defoliar selvas durante la Guerra de Vietnam, fácilmente es una de las sustancias químicas más peligrosas conocida por el hombre.

Otro estudio5 publicado en octubre también expresó preocupación por las reacciones de cloración que se producen cuando la sucralosa se cocina en utensilios de acero inoxidable, generando compuestos altamente tóxicos, incluyendo dioxinas6 y dibenzofuranos policlorados (PCDF).

Una reciente investigación en animales también sugiere un vínculo entre el consumo de Splenda y un aumento en el riesgo de leucemia.7 En base a esa investigación, es propicio que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos reconsidere el estatus GRAS de la sucralosa…

La Sucralosa También Destruye Su Salud Intestinal

La revisión presentada también concluyó que la sucralosa destruye la bacteria intestinal. (De hecho, la investigación8 en animales publicada en el 2008 encontró que podría matar hasta un 50 por ciento de su microbioma.)

Esto es muy importante, ya que cada vez que destruye su bacteria intestinal, usted deja la puerta abierta a microorganismos desagradables que pueden causar problemas de salud. Su sistema inmunológico, que es imperativo para su salud en general, es dependiente de una flora intestinal sana, por lo que la idea de que este endulzante artificial podría destruir hasta la mitad de sus bacterias saludables es desconcertante por decir lo menos.

Peor aún, la sucralosa parece atacar a las bacterias benéficas a un mayor grado que a los patógenos y otras bacterias dañinas. Y notablemente, de acuerdo con un estudio, estos efectos adversos en la microbiota intestinal se mantienen aún después de un periodo de recuperación de tres meses