Entradas

Alto a la siembra de transgénicos; la autorización para que Monsanto siembre soya constituye un desastre socio ambiental incalculable

Monsanto LandPor Cencos, 13 de julio de 2012

Antecedentes

El 29 de febrero de 2012, la empresa Monsanto Comercial S.A. de C.V. solicitó a la SEMARNAT permiso para la liberación al ambiente de Soya Solución Faena -semilla genéticamente modificada y tolerante al herbicida GLIFOSATO- para su cultivo comercial en 253,500 hectáreas, en las regiones de Yucatán, Planicie Huasteca(Tamaulipas, Hidalgo, San Luis Potosí, Veracruz) y en los municipios de Acacoyagua, Acapetahua, Cacahoatán, Escuintla, Frontera Hidalgo, Huehuetán, Huixtla,  Mazatán, Metapa, Suchiapa, Suchiate, Tapachula, Tuxtla Chico, Tuxtla Gutiérrez, Tuzantán, Villa Comaltitlán y Villaflores de Chiapas..

De inmediato productores, comercializadores y exportadores de miel de la península de Yucatán presentaron un Amparo ante los Juzgados de Distrito en materia Administrativa por violar el derecho de los pueblos a la consulta pública, lo que presupone contar con información oportuna y suficiente; y el derecho a la participación y al trabajo, con el objetivo de suspender los permisos de siembra de Soya transgénica para evitar la violación de los derechos humanos de los apicultores 1.

El 24 de mayo de 2012, la Red sin Maíz no hay País, denunció ante la opinión pública nacional e internacional la emisión de un dictamen ambiental de SEMARNAT favorable a MONSANTO para la liberación al ambiente de la Soya Transgénica de referencia, que permitiría la siembra de esa semilla en los estados y superficie mencionados, a partir del ciclo agrícola primavera-verano 2012 con vigencia indefinida. Indicando que las zonas de afectación son contiguas a áreas naturales protegidas. Este dictamen es contrario al realizado por la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) en donde se señala que “…si bien la liberación de Soya Genéticamente Modificada… no se pretende realizar dentro de ninguna de las áreas naturales… es evidente que existe riesgo de afectación indirecta hacia ellas por contaminación de glifosato, así como por la… polinización. Por tal motivo se sugiere… considere la posibilidad de tal actividad sea analizada…desde la perspectiva de la evaluación de impacto ambiental…[tal como lo establece el artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección Ambiental]…” El Instituto Nacional de Ecología tampoco consideró conveniente la liberación de la semilla de referencia debido a que no se ha generado información suficiente sobre los riesgos que su cultivo podría generar en el ambiente, la diversidad y la salud 2.

El 30 de mayo de 2012, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), a través de la doctora Elena Alvarez Buylla envió a la SAGARPA una petición firmada por 660 científicos para solicitar a su titular no autorizara la solicitud de la siembra de 253,500 hectáreas de Soya Transgénica (evento MON-04032-6) en los estados mencionados por contener “…genes de bacterias que le permiten ser resistente al herbicida glifosato…que implican … efectos nocivos [sobre] la biodiversidad, la economía campesina y la soberanía alimentaria… 3

El 6 de junio de 2012, el comunicado de prensa número 276/12 publicado en el sitio de internet del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, da a conocer la expedición del permiso No. 007/2012 solicitado por Monsanto para la siembra de soya transgénica en los Estados de Campeche, Yucatán, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz, Tamaulipas y Chiapas. El 14 de junio de 2012 organizaciones civiles e investigadores independientes pidieron al Relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, Oliver De Shutter, ampliara su recomendación de declarar la moratoria para los experimentos sobre el terreno y el cultivo de maíz transgénico con fines comerciales -dado su dañino efecto ecológico, agronómico, social y económico- a la siembra comercial de la soya transgénica por considerar que su cultivo viola el derecho a la alimentación de los pueblos Mayas y Zoques ubicados en los polígonos de siembra solicitados por Monsanto.

El 26 de junio de 2012 organizaciones de la sociedad civil, apicultores y campesinos de Chiapas, presentaron un amparo por violaciones al marco constitucional y a tratados internacionales al “vulnerar los derechos humanos a gozar de un medio ambiente sano, al trabajo y a la consulta pública para los pueblos indígenas”, así como por la inconstitucionalidad de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, por no regular de manera adecuada el principio precautorio ni una verdadera participación de las comunidades indígenas cuando puedan ser afectadas 4. Ante la gravedad del contexto descrito, las organizaciones y personas abajo firmantes decidimos, como parte del pueblo mexicano, interponer un amparo contra el permiso otorgado a MONSANTO porque genera las múltiples violaciones a derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales; avalados por el Estado, que enumeramos a continuación:

Votarán sobre derecho a saber lo que se come

sabes lo que comes, know what you eatSi pasa, se sabrá si los alimentos han sido alterados genéticamente

 Los electores decidirán en noviembre sí quieren que en el empaquetado de los alimentos venga una etiqueta que indique si esa comida fue manipulada genéticamente o es un transgénico

Por Araceli Martínez Ortega, La Opinión, 15 de junio de 2012

SACRAMENTO.- Es muy probable que muy pronto cuando usted vaya al mercado y revise los alimentos que quiera comprar, se encuentre con una etiqueta de advertencia que diga si esas papitas de maíz, ese cereal o esos jugosos tomates que tanto le gustan han sido alterados genéticamente.

La Secretaria de Estado aprobó esta semana una medida para que los electores decidan en la elección de noviembre sí quieren que en el empaquetado o envoltorio de los alimentos venga una etiqueta que indique si esa comida fue manipulada genéticamente o es un transgénico como también se le conoce.

De aprobarlo, California sería el primer estado en la nación en obligar a poner ese rótulo en los alimentos.

A esa alteración de los genes se les conoce por sus siglas en inglés como GMOs, que quiere decir organismos modificados genéticamente.

Se trata de plantas o alimentos cuyo DNA ha sido artificialmente alterado en un laboratorio por otras plantas, animales, virus o bacterias para producir componentes extranjeros en dicha comida. Un procedimiento biotecnológico iniciado por las corporaciones para aumentar la producción de alimentos y abatir el hambre en el mundo.

¿Pero qué riesgos presentan a la salud humana esa alteración genética de la que los latinos en especial sabemos muy poco?

Christian Solíz, portavoz de la campaña Etiqueta Transgénicos o GMOs en el Sur de California dice que no hay estudios científicos hechos en humanos a largo plazo para probar las consecuencias del consumo de dichos alimentos pero sí los hay en animales.

«En ratas han demostrado que provocan reacciones alérgicas, infertilidad, deformidades en órganos internos como el hígado y riñones, células cancerosas y hasta la aparición de pelos en la boca», explica.

Los GMOs se encuentran en el 70 y 80% de los alimentos procesados que se venden los supermercados en el país, subraya Solíz.

«Lo más triste del caso», da a conocer, «es que los latinos es el grupo menos informado sobre los transgénicos cuando somos los más afectados porque el 88% del maíz que consumimos, que es la fuente principal de nuestra alimentación, ha sido genéticamente alterado».

Y cita algunos ejemplos: » están en las tortillas que comemos, en las tostadas, el aceite de maíz, el aceite de canola, en la soya y las semillas de algodón».

Las encuestas que se han realizado hasta ahora muestra un apoyo unánime para la iniciativa llamada «El Derecho a Conocer» con nueve de cada diez votantes a favor para que se pongan etiquetas a los alimentos genéticamente manipulados.

Grant Lundberg, presidente de Lundberg Family Farms en el Valle de Sacramento hizo notar que los Estados Unidos es una de las pocas naciones en desarrollo que no provee a los consumidores con una etiqueta para informarles si sus alimentos son genéticamente manipulados.

«Más de 40 países incluyendo Europa, Japón y China ya ponen etiquetas a sus alimentos genéticamente manipulados. California merece poder hacer opciones informadas», expuso.

En el país, 20 estados han tratado de legislar para poner etiquetas a la comida transgénica pero ninguno ha tenido éxito debido a la intensa oposición de las corporaciones.

Las personas que deseen más información sobre esta medida pueda acudir a: http://carighttoknow.org/

 

Comida envenenada

agrotoxicos, pesticides Por Silvia Ribeiro*, La Jornada, 14 de julio de 2012

Mientras que los alimentos sanos y sin tóxicos hay que etiquetarlos –y nos hacen pagar caro por ello– los que son rociados con veneno pasan por normales y no es preciso declararlo en ninguna etiqueta.

Así se venden los alimentos producidos con agrotóxicos (eufemísticamente llamados agroquímicos para hacerlos parecer más neutrales y que no protestemos). ¿Quién se beneficia de este engaño al público, de este atropello a la salud y al ambiente, de esquilmar dinero público a gran escala por los costos de contaminación y enfermedades? Las 10 trasnacionales que controlan 90 por ciento de la venta de agrotóxicos a nivel mundial, de las cuales Syngenta, Bayer, Basf, Monsanto, Dow y DuPont son las mayores. ¿Suenan conocidas? Claro, son exactamente las mismas que controlan ciento por ciento de las semillas transgénicas. No es casualidad: ellas crearon los transgénicos para vender más veneno. Leer más

Otorgan tres permisos a Monsanto para siembra de transgénicos en Tamaulipas

monsanto nonsantoLas autoridades deben apegarse al régimen de protección especial del maíz: UCCS

Se suman a los 6 autorizados a esa empresa, DowAgroSciences y PH1 en esa entidad y Sinaloa

Por Matilde Pérez, La Jornada, 4 de julio de 2012

Las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación otorgaron tres permisos más a Monsanto para la siembra de maíz transgénico en mil hectáreas en el norte de Tamaulipas, las cuales se suman a los seis autorizados a dicha empresa, Dow AgroSciences y PHI en esa entidad y en Sinaloa.

Cada uno de los permisos, en fase piloto –previa a la liberación comercial–, abarca 335 hectáreas ubicadas en Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso y Matamoros.

En los recientes dos meses, Monsanto, PHI, Dow AgroSciences y Syngenta ingresaron 10 permisos más para sembrar el grano transgénico en Huatabampo, Valle de Yaqui, Guaymas, Bacum y Cajeme, Sonora, y en Ahome, Angostura, Guasave y Culiacán, Sinaloa, en una superficie total de 592.5 hectáreas, los cuales están en análisis de riesgo.

La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) y Semillas de Vida sostuvieron que se aprovechó la coyuntura electoral para abrir más las puertas a la siembra masiva de transgénicos.

Las autoridades siguen sin atender las observaciones de los especialistas que han alertado sobre el riesgo de contaminación de las diversas razas de los maíces mexicanos con los transgénicos; la diversidad del maíz está en riesgo, hay que dar marcha atrás en este proceso, dijo Adelita San Vicente, de Semillas de Vida.

“El gobierno de Felipe Calderón está apresurado en emitir los permisos para la siembra de transgénicos –incluida la soya– para cumplir con Monsanto, despreciando la opinión de científicos, ambientalistas, campesinos, promotores de derechos humanos y hasta la del relator especial sobre el derecho a la alimentación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Olivier De Schutter, quien en junio del año pasado dijo que la introducción de semillas transgénicas tal vez no sea lo mejor para el país”, agregó.

 

Critican impulso a siembra transgénica

Dia Mundial del Medio Ambiente 2010, World Environment Day 2010Los campesinos que siembran frijol, se denunció, han perdido al menos 30 por ciento de sus ingresos

Por Adriana Alatorre, Reforma, 28 de junio de 2012

Ciudad de México (28 junio 2012).- Es inaceptable que el Gobierno mexicano aliente la siembra de soya transgénica cuando se cae la producción de frijol, reprochó la nutrióloga Julieta Ponce, de la Campaña Sin maíz no hay país.

«Contra toda lógica, el 6 de junio pasado, un dictamen favorable al cultivo comercial de soya transgénica en México, pese a que no existen condiciones para asegurar la coexistencia entre este cultivo y la producción de miel y, mientras que en los últimos 10 años ha caído la producción de frijol de 30 kilos a 12 per cápita», alertó.

En conferencia de prensa, detalló que los campesinos que siembran frijol han perdido al menos 30 por ciento de sus ingresos, sumiéndolos en una situación dramática.

Recomendó trabajar por el rescate de las milpas, en términos nutricionales, ya que, refirió, 28 millones de mexicanos se encuentran en pobreza alimentaria.

«Es lamentable que se permita a la siembra de una semilla transgénica y que se desaliente la siembra del frijol. Sería más grave dejar de consumir frijol, que maíz, porque esa leguminosa favorece el consumo de aminoácidos y proteínas, aporta carbohidratos complejos, aminoácidos esenciales para la construcción de músculos, tejidos y para el sistema inmunológico», detalló.

Acompañada de varios especialistas, denunciaron que los permisos para siembra de 253 mil hectáreas de soya transgénica se aprobaron haciendo caso omiso a las opiniones de la Conabio, Conanp e INE, tres instituciones clave en la política ambiental del Gobierno federal.