Monsanto y los Grandes de la Alimentación están perdiendo la batalla del etiquetado OGM y ‘Natural’

Por Ronnie Cummins*, Yo no Quiero Transgénicos en Chile, 24 de abril de 2014, Traducción de Ignacia Guzmán

Luego de 20 años de batallas contra Monsanto y el agronegocio corporativo, los activistas de agricultura y alimentación en Vermont, apoyados por un creciente movimiento a lo largo del país, están a punto de obtener una monumental victoria — etiquetado obligatorio de alimentos GM y la prohibición de la práctica rutinaria de la industria de etiquetar los alimentos que contienen OGMs como «naturales.»

El 16 de abril, 2014, el Senado de Vermont aprobó la iniciativa H.112 por una votación de 28-2, siguiendo la aprobación de un proyecto de ley similar en el Congreso de Vermont el año pasado. La legislación, la cual requiere que todos los alimentos GM que se vendan en Vermont sean etiquetados para el 1 de julio, 2016, pasará ahora a un comité de conferencia de Cámara/ Senado antes de llegar al escritorio del Gobernador Peter Shumlin para su aprobación final.

Estrictamente hablando, la H.112 de Vermont aplica sólo a Vermont. Pero tendrá el mismo impacto en el mercado como si fuera ley federal. Porque las corporaciones y supermercados de alimentos y bebidas nacionales no se arriesgarán a la ira de sus clientes al admitir que muchos de sus productos y marcas que han estado vendiendo en Vermont son GM, y son engañosamente etiquetados como «natual» o  «all natural», mientras simultáneamente tratan de esconder este hecho en los otros 49 estados y mercados Norteamericanos. Como admitió un ejecutivo de semillas de Monsanto hace 20 años, «Si pones una etiqueta en un alimento GM tendrías que poner una calavera.»

Prueba de este efecto «calavera» es evidente en la Unión Europea, donde se ejerce el etiquetado obligatorio desde 1997. Los únicos OGMs importantes que se mantienen en Europa son los granos importados (maíz, soya, canola, semilla de algodón), principalmente de USA, Canadá, Brasil y Argentina. Estos granos son usados para alimento animal, escondidos de la vista pública por el hecho de que huevos, carne y lácteos derivados de animales alimentados con OGMs no requieren de etiquetado en la UE.

Dada la inminente aprobación de la legislación en Vermont y la creciente fuerza del movimiento en USA anti OGM y pro- orgánico, los Gigantes Genéticos — Monsanto, Dow, DuPont, Bayer, BASF y Syngenta — y la Grocery Manufacturers Association (GMA), respresentando a los grandes de la alimentación, se encuentran en una posición difícil. Encuestas preliminares indican que los votantes de Oregon probablemente aprobarán una iniciativa legislativa el 4 de noviembre, 2014, la cual requerirá etiquetado obligatorio de OGMs en Oregon. Mientras tanto, el momentum del etiquetado continúa tomando fuerza en otros estados.

Connecticut y Maine ya han aprobado leyes de etiquetado de OGMs, pero estas leyes contienen cláusulas «gatillantes», las cuales previenen su ejecución hasta que otros estados obliguen también etiquetar OGMs. La ley de Vermont no posee una cláusula «gatillante»: Tan pronto como el gobernador la firme, se convertirá en ley.

Divisiones entre los Grandes de la Alimentación y los Gigantes Genéticos

Dado lo que parece ser la inevitable victoria del movimiento del derecho a saber del consumidor, algunas de las más grandes corporaciones de alimentos de USA han adoptado silenciosamente un distanciamiento de Monsanto y el lobby de GM. General Mills, Post Foods, Chipotle, Whole Foods, Trader Joe’s y otros han empezado a hacer cambios en sus cadenas de suministros para así eliminar los OGMs en algunos o todos sus productos. Varios cientos de compañías se han enlistado en el Non-GMO Project para que así puedan publicitar de manera creible sus productos como libres de OGMs.

Al menos 30 miembros (10% de la membresía total) de la GMA que contribuyeron a vencer la Proposition 37 en California en noviembre del 2012, se han desmarcado de hacer nuevas contribuciones para frenar iniciativas de etiquetado en otros estados. Entre los aparentes desertores en el espectro GMA están: Mars, Unilever, Smithfield, Heinz, Sara Lee, Dole, Wrigley, y Mead Johnson. Bajo presión de la Organic Consumers Association, la compañia de salud y suplementos naturales del Dr. Anthony Weil, Weil Lifestyle, se retiró de la GMA.

Mientras un número de los mismos Gigantes Genéticos, incluyendo Monsanto, parece estar lentamente disminuyendo(1)sus inversiones en OGMs por partición de genes, mientras incrementan sus inversiones en ventas de semillas más tradicionales y menos controversiales, por cruzamiento o híbridas. Aunque, no esperen que los Gigantes Genéticos se den por vencidos con sus semillas cosechas GM que ya estan en producción, especialmente Roundup Ready y cosechas Bt, y tampoco aquellas en vías de producción, como 2,4-D «Agente Naranja» y maíz y soya resistente al Dicamba, arroz GM y cosechas de «intervención de RNA» como las manzanas que no se oscurecen, y árboles GM de rápido crecimiento.