Copenhague: Para Poner a la Agricultura en Primera Línea y al Centro de las Discusiones sobre Cambio Climático

Por GRAIN, Diciembre 14, 2009

El 15 de diciembre, La Vía Campesina y otros grupos van a liderar un día de acción en Copenhague para poner a la agricultura en primera línea y al centro de las discusiones sobre cambio climático. Aunque la Convención oficial seguramente decepcionará, estos grupos serán portadores de un mensaje de esperanza. Lo que ellos quieren es que el mundo sepa que en su continua lucha por la soberanía alimentaria, hay una manera de salir de la crisis climática.

GRAIN no podría estar más de acuerdo. El sistema alimentario mundial actual necesita un cambio profundo. Según nuestros cálculos, la expansión del sistema industrial de alimentos es la principal causa del cambio climático. A través de su dependencia de los combustibles fósiles, las exportaciones masivas, la concentración de los mercados, la erosión de los suelos y la expansión de las plantaciones, se generan entre el 44 y el 57% del total mundial de gases de efecto invernadero (GEI). Este sistema industrial de alimentos también es completamente incapaz de asegurar la alimentación de las personas y las necesidades de subsistencia en un mundo que se hunde cada vez más en el cambio climático. Ya ha dejado a más de mil millones de personas sin los alimentos suficientes, y cientos de millones de personas más pasarán hambre en los próximos años si el sistema alimentario no se reorganiza.

La consecuencia más devastadora de este sistema industrial de alimentos, sin embargo, es que está destruyendo otros sistemas alimentarios que pueden revertir el cambio climático y satisfacer las necesidades mundiales de alimentos.

Olvídémosnos de los mercados de carbono, la geo-ingeniería y todas las otras falsas soluciones. Esta es una manera real de salir de la crisis climática:* – Mediante el uso de prácticas agroecológicas para reconstruir la materia orgánica en los suelos perdida por la agricultura industrial, las emisiones totales de gases de efecto invernadero pueden reducirse en un 20-35% – A través de la descentralización de la ganadería y su integración con la producción agrícola las emisiones totales de gases de efecto invernadero pueden reducirse en un 5-9% – Mediante la distribución de alimentos principalmente a través de mercados locales en lugar de las cadenas alimentarias transnacionales, las emisiones totales de gases de efecto invernadero pueden reducirse en un 10-12% – Deteniendo el desmonte de tierras y la deforestación para plantaciones, las emisiones totales de gases de efecto invernadero pueden reducirse en un 15-18%

Estas sencillas medidas llevarían a una reducción de entre la mitad y las tres cuartas partes de las emisiones globales actuales de GEI.

¿Qué se requiere para lograrlo? Lo que los agricultores y productores de alimentos han estado defendiendo y pidiendo desde hace décadas:

– La descentralización de la producción y la distribución,

– Un apoyo eficaz a prácticas agrícolas basadas en procesos agroecológicos, la biodiversidad y los conocimientos locales, y

– Una profunda reforma agraria Lo único que detiene estas medidas son razones políticas. El problema es que las corporaciones que se benefician del sistema industrial de alimentos están fijando la agenda política. Es hora de quitar de las manos de los grandes especuladores el destino del planeta y la humanidad para poner en primer lugar a los productores de alimentos del mundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario