Argentina: Fuera Las Multinacionales

El evento de 17 horas se realizó en conmemoración del Día Mundial por la Soberanía Alimentaria

Según un reciente informe de la ONU, actualmente mil millones de seres humanos padecen hambre. Es decir, una de cada seis personas en el mundo no goza del derecho humano más básico; cada día mueren 24.000 personas de hambre y 100.000 por causas relacionadas a la desnutrición, lo que supone 45 millones de muertes al año.

Estas escalofriantes cifras evidencian un aumento y profundización del flagelo del hambre en todo el mundo. Al mismo tiempo, la otra parte de la humanidad que a duras penas logra alimentarse, no sabe concretamente qué está consumiendo ni cómo se produce.

La introducción de semillas y alimentos modificados (desarrollados y patentados por empresas transnacionales) han llevado a un creciente control monopólico de la alimentación, controlando la producción y la distribución, con alimentos cada vez más caros y de dudosa aptitud para su consumo. Asimismo, el modelo agrícola actual -con la siembra directa de semillas transgénicas resistentes a herbicidas altamente tóxicos- empobrece los suelos, destruye la biodiversidad con el desmonte de selvas y bosques para extender el monocultivo, y expulsa del campo a los campesinos, trabajadores rurales y pequeños productores hacia los bolsones de miseria en las grandes ciudades.

¿Quiénes se benefician (y quiénes callan)?

Esta modalidad agrícola “sin agricultores” tiene como principales beneficiarios a los grandes monopolios, pooles de siembra y empresas transnacionales asociadas con el eje agroindustrial y alimentario, como por ejemplo Monsanto, Cargill, Syngenta, Nestlé, Kraft Foods, etc. Estos gigantes corporativos ejercen un férreo control sobre los circuitos productivos y distributivos, impidiendo el desarrollo de formas alternativas ligadas a las necesidades alimentarias de los pueblos. De esta manera, se alimenta un ciclo perverso que sólo acarrea hambre, contaminación, destrucción ambiental y exclusión de las grandes mayorías.

Los gobiernos, en sus diferentes niveles, y con mayores o menores contradicciones, han amparado estos intereses con complicidad abierta o velada, sin ninguna regulación sobre su accionar, sin apoyar propuestas agrícolas alternativas, y sin poner en discusión la estructura de este modelo de saqueo, pobreza y contaminación.

Por qué Soberanía Alimentaria

Frente a esto, la lucha por la soberanía alimentaria -entendida como el derecho de los pueblos a decidir qué y cómo se produce, y de qué manera distribuirlo, incluyendo un acceso común y sostenible a la tierra, el agua y los bienes comunes- es la alternativa que las mayorías despojadas y excluidas por este modelo vienen esgrimiendo en defensa de una forma de vida más igualitaria y respetuosa del medio ambiente y el territorio.

En esta jornada continental de lucha, es necesario posicionarse y enfrentar estos monopolios, exigiendo a los Estados respuestas concretas frente a su accionar, y poniendo en cuestión el “progreso” capitalista que sólo profundiza la brecha entre esos intereses concentrados y la posibilidad de una vida digna para las mayorías empobrecidas y hambrientas de este planeta.

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. Sexy video dice:

    … [Trackback]

    […] Here you can find 37559 more Info to that Topic: viaorganica.org/argentina-fuera-las-multinacionales/ […]

  2. mejaqq dice:

    … [Trackback]

    […] Find More Information here on that Topic: viaorganica.org/argentina-fuera-las-multinacionales/ […]

  3. … [Trackback]

    […] Find More to that Topic: viaorganica.org/argentina-fuera-las-multinacionales/ […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta