5 Razones por las que la Agricultura a Pequeña Escala puede Salvar al Mundo

Por Derek Henry. Traducido por: Verónica Reynoso, Vía Orgánica A.C. 

[simple-social-share]

 

La agricultura tradicional y jardinería es un arte que se ha perdido y sustituido por extensiones de pasto, estacionamientos y otras actividades comerciales. La gente ha decidido renunciar por completo a la jardinería y agricultura a pequeña escala para depender completamente de alimentos producidos por agricultura a gran escala. Es hora de volver a nuestras raíces  con la agricultura tradicional. Es hora de entender cómo la jardinería y agricultura a pequeña escala puede salvar al mundo y a nosotros.

 

  1. Alimentos orgánicos y frescos

 

Cosecha semanal en la Granja Vía Orgánica

 

Cuando uno se basa en el sistema alimentario convencional, es difícil encontrar comida orgánica y fresca. La comida orgánica es más común en muchos lugares del mundo pero el porcentaje disponible es muy bajo. La comida fresca es casi imposible para muchas personas, entre la cosecha del producto y su disponibilidad a los consumidores, pueden llegar a pasar entre 2 y 4 semanas. En la mayoría de las ocasiones, las frutas y verduras son rociadas con productos químicos para extender su vida de anaquel.

 

La única manera de ayudar a resolver este problema es produciendo nuestros propios alimentos y comprar en los mercados o tianguis orgánicos locales para obtener alimentos frescos. Otra medida es comer de acuerdo a la temporada y conocer los productos producidos localmente. Con un buen manejo y conservación de alimentos, pueden llegar a durar varios meses.

 

Cuando una persona prueba frutas y verduras orgánicas frescas, podrá comparar el sabor y no querrá volver al sistema convencional. Por otro lado, los alimentos orgánicos cuentan con mayor valor nutricional y beneficios a la salud.

 

  1. El origen de nuestros alimentos

 

Tianguis Orgánico San Miguel de Allende. Por Vía Orgánica A.C.

Tianguis Orgánico San Miguel de Allende. Por Vía Orgánica A.C.

 

Otro problema de los alimentos hoy en día, es que la mayoría de la gente no sabe de donde provienen. Qué sucede con las frutas y verduras desde la cosecha hasta que lo compramos y consumimos.

 

Por otro lado, se ha preguntado, ¿La comida que estoy consumiendo es realmente orgánica? ¿Quién cultivó mis alimentos? ¿En qué tipo de suelo se cultiva? ¿Cómo almacenan y transportan los alimentos? ¿Cuánto tiempo pasa desde la cosecha hasta mi plato? ¿Han utilizado algo para preservar los alimentos, y si es así, qué es?

 

Todas estas preguntas son fáciles de responder cuando uno cultiva sus propios alimentos o si conoce al agricultor personalmente. Al conocer al agricultor personalmente, puede resolver todas estas preguntas, conocer sobre los ciclos de cultivo, la producción, cosecha y hasta visitar el huerto.  Cualquier cosa fuera de estos dos métodos deja al consumidor en la oscuridad y crea una fe forzada.

 

  1. La jardinería es terapéutica

 

Trasplante en el Granja Vía Orgánica.

Trasplante de arúgula en el Granja Vía Orgánica.

 

Cualquier persona que pase tiempo en un jardín o huerto se dará cuenta de lo terapéutico que puede llegar a ser.  Los olores, colores y sonidos que tenemos en el jardín son relajantes.

 

Simplemente estar en contacto con la naturaleza y trabajar la tierra, beneficia nuestro estado de ánimo. Cuidar y observar el crecimiento de las plantas que vamos a consumir, es un proceso sencillo y satisfactorio. La sensación de comer estos alimentos será distinto que al comprarlos en un supermercado.

 

  1. Desarrolla habilidades de supervivencia

 

Cosecha de productos orgánicas. Por Vía Orgánica.

Cosecha de productos orgánicos. Por Vía Orgánica.

 

La jardinería desarrolla habilidades de supervivencia al producir nuestros propios alimentos. Esta habilidad se ha perdido en la sociedad de hoy en día. En los últimos 30 años, nos han enseñado técnicas de supervivencia como cortar cupones, buscar buenos descuentos, refrigeradores llenos de comida, comida enlatada o llena de preservativos.

 

La jardinería y agricultura es una habilidad básica que nunca se debe perder. La capacidad de producir alimentos es algo que nunca debe darse por sentado, ya que es una habilidad que puede ser necesaria en momentos de dificultad y bajo suministro de alimentos. La jardinería es claramente una actividad que podría salvar a una familia en una situación complicada.

 

  1. La jardinería es sustentable

 

Cosecha de Kale en la Granja Vía Orgánica.

Cosecha de Kale en la Granja Vía Orgánica.

 

Las grandes empresas agrícolas trabajan con un pequeño grupo de personas para producir la mayoría de los alimentos. Con esto, tenemos como resultado semillas modificadas, pesticidas y productos químicos, contaminación, agotamiento de recursos y suelo.

 

No hay necesidad de presionar a un pequeño número de productores para producir todo el alimento. Estos productores pueden producir los alimentos pero están contaminados, desnaturalizados y con mala nutrición. Esto podría tener un efecto terrible en el mundo y podría significar escasez de productos, intoxicaciones, contaminación de los recursos, entre otras cosas.

 

La jardinería es mucho más sustentable. Incluso la capacidad de producir un 10% de nuestros  alimentos podría reducir drásticamente esa carga. Al crear prácticas agrícolas más ecológicas trabajamos con la naturaleza y no contra ella.

 

En la Granja Educativa de Vía Orgánica puedes conocer nuestra producción de hortalizas, invernaderos de germinación, granja de pollos y guajolotes, producción de composta y ¡más! Encuentra mas información aquí o envíanos un correo a tours@viaorganica.org.

 

Fuente: