Cómo Cultivar Ginseng Orgánico en tu Casa

Traducción por Verónica Reynoso. Vía Orgánica A.C.

[simple-social-share]

La raíz de la planta de ginseng ha sido codiciada desde hace miles de años como curativa natural. El nombre de ginseng deriva de la palabra Renshen china, que significa «raíz del hombre», porque la forma de la raíz carnosa asemeja a las piernas de un hombre. Se desarrolla en zonas frías, se encontró en el este de Asia y Norte América. Algunas de las propiedades de esta raíz son mejorar el sistema inmunológico, restaurar la vitalidad, reducir el estrés y tiene efecto anti-inflamatorio. Aparte, el ginseng tiene vitamina B y C, aminoácidos y aceites esenciales.

 

Un Poco de Historia…

 

ginseng-benjamin-99361_1920

Ginseng (Panax ginseng)

A principios de 1700, las propiedades del Ginseng se conocieron en América, se encontró una planta muy parecida a la utilizada en Asia. Ahora a la raíz se le llama Ginseng Americano (Panax Quinquefolius) y al Ginseng Rojo Original (Panax Ginseng), utilizándose ambas para remedios.

En 1970, la demanda de la raíz creció demasiado, elevando los precios y llevando a esta planta casi al borde de la extinción. Hoy en día, la cosecha de ginseng silvestre y del cultivo es muy regular en los Estados Unidos. Esta raíz se puede encontrar en cápsulas como suplemento e ingrediente para infusiones, tés y bebidas energéticas.

 

Características del cultivo

 

ginseng planta

El ginseng es una planta perene de crecimiento lento que se desarrolla en lugares sombreados, se puede encontrar de manera silvestre en zonas boscosas. Existen muchos recolectores silvestres pero está regulada su cosecha ya que se destruye la planta para cosechar la raíz. La cosecha ilegal de esta planta en los Estados Unidos puede tener como resultado una multa o prisión. Cada estado tiene sus propias reglas para la cosecha de esta preciada raíz y cuesta poder sacar permisos para su cosecha. Por lo que una manera fácil de obtener los beneficios de esta planta, es cultivándola en casa.

Cultivar ginseng en casa no es difícil pero se necesita paciencia. Las semillas pueden tardar hasta 18 meses para germinar y aunque pueden ser estratificados en casa es mejor conseguir las semillas con personas que se dediquen a su producción. El trasplante de plántulas es más fácil y necesitas menos tiempo, aunque es más caro. El ginseng tarda al menos 5 años antes de poder estar lista y cosecharla. Así que el precio de las plántulas varía según la edad que tenga.

 

ginseng-75581_1280

Cultivo de Ginseng

 

Cual sea el origen de la plántula, semilla o raíz, debe elegir una zona arbolada que tenga buen drenaje y el suelo un pH aproximado de 5.5-6. La planta necesita entre un 75-80% de sombra, un lugar libre de maleza y paso de gente. Pueden trasplantarse en camas de cultivo elevadas o nivel del suelo con malla sombra. Otra opción es cultivarse dentro de casa, en recipientes con un buen drenaje y lejos de la luz directa. Las semillas deben sembrarse en otoño a una profundidad de 3cm, mientras que las raíces se trasplantan en primavera a unos 7cm de la superficie.

Las plantas de ginseng tienen se desarrollan en condiciones de buena humedad, pero requiere de atención para crecer. No es necesario fertilizar las plantas. Las semillas germinan después de un año de ser sembradas. Si la planta tiene ya tiene más de un año de edad puede producir semilla a partir de unos frutos rojos. El único monitoreo que necesitamos es observar si aparecen plagas o enfermedades y eliminar la maleza que crezca alrededor de nuestra planta.

 

7433640150_6dd9c96991_o

Cultivo en maceta de Ginseng

 

Si comienza sus plantas en maceta, asegúrese de que sean de plástico con una profundidad aproximada de 20cm, que cuente con un buen drenaje. No utilice barro, ya que absorbe la humedad y puede secar con mayor facilidad nuestras plantas. Utilice un suelo que mantenga la humedad pero que drene el exceso. Las macetas deben colocarse en una zona sombreada.
La raíz del ginseng alcanza su madurez entre 5 y 10 años, y después de que ha desarrollado tres o más dientes o puntas. Estos dientes no reflejan la edad de la planta pero son un indicador de madurez. Para su cosecha, debe de cavar con cuidado para no dañar la raíz. Con la pala de trasplante, a unos 15cm de la planta, debe hacer un hoyo alrededor para sacarla sin dañar las raíces. Ya que haya extraído la planta, lave con agua fría sin frotarlas con fuerza. No elimine las pequeñas raíces alrededor de la raíz, ya que disminuirá su valor. Nunca deje las raíces en contacto con metales. Seque el ginseng sobre una tabla de madera en una habitación ventilada.

Ya que nuestra planta llega a la madurez, se realiza la cosecha en otoño. La raíz puede ser masticada cruda o utilizar fresco en té, sopas o para la cocina.

Para preservar la raíz, se puede secar y cortarlo en rodajas o rallarlo para su uso posterior. Debe estar en un frasco limpio y completamente seco en un lugar fresco.

Beneficios del Ginseng
4145898809_a28740c401_o

Cosecha y lavado de ginseng, preparación para secado.

El ginseng es muy reconocido por su infinidad de beneficios para la salud, entre sus propiedades están el aumentar el rendimiento físico y mental, protege el sistema inmunológico y cardiovascular, relaja el sistema muscular, incrementa el nivel de insulina, contiene vitamina B y C, aminoácidos y aceites esenciales. Conoce más de los increíbles beneficios del ginseng en: 10 especias y hierbas que promueven la pérdida de peso, ¿Por qué la comida picante es buena para la salud? y 20 remedios alternativos para la gripe por Mercola.com

Al igual que con todos los suplementos a base de hierbas, consulte a un médico antes de usar el ginseng en combinación con medicamentos. Seguir la dosis recomendada por el médico.

 

Modos de consumo y recetas

 

5139385546_8ed538f16b_o

Guisado con ginseng

 

Existen muchas maneras de consumir esta raíz. Entre las más populares están:

  • Consumo en crudo; Lava la raíz y ponla al vapor durante unos minutos para ablandarla y que sea fácil de cortar. Puedes conservarlas en un recipiente con miel. Consume hasta dos rebanadas diarias.
  • Té de ginseng: Prepara una infusión con unas rodajas en agua caliente. Puedes utilizar las rodajas para realizar té varias veces.
  • Cápsulas; en muchas tiendas naturistas es fácil encontrar, toma la dosis recomendada en el frasco.
  • Cocina con el ginseng; puedes agregar rodajas a tu sopa, o ralladura para preparar guisados, arroz, galletas, gelatinas, licuados, entre otros.

 

Fuente: