El COVID ha disparado los casos de síndrome del corazón roto

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 27 de julio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • El síndrome del corazón roto es una afección cardíaca provocada por un estrés físico o emocional severo, que puede causar un suceso que parece un ataque cardíaco
  • Una diferencia importante es que las personas que experimentan el síndrome del corazón roto se pueden recuperar por completo y la afección rara vez es mortal
  • A medida que los niveles de estrés aumentan durante la pandemia, algunos expertos esperan que el impacto psicológico provoque una mayor cantidad de suicidios, al igual que en 2008, cuando los números alcanzaron su punto máximo por la gran recesión
  • El estrés es causado por la pérdida de control. Algunas formas de reducir el estrés, son: practicar la técnica de libertad emocional, tomar el control de su salud, elevar sus niveles de vitamina D y limitar los medios de comunicación convencionales

¿Ha escuchado la expresión, «Ella murió de un corazón roto»? Los médicos saben que es más que un mito o una vieja historia. De hecho, la afección se conoce de forma coloquial como «síndrome del corazón roto» y el término médico es miocardiopatía de Takotsubo (MTC), que lleva el nombre de un recipiente utilizado por los pescadores japoneses para atrapar pulpos.

El diagnóstico se presentó por primera vez por un científico japonés en 1991. Sin embargo, esta fue la primera vez que se describió la afección desde que se descubrió que las personas la padecían. Después de que se publicó el artículo, aparecieron varios casos en los próximos 10 años, pero no se reconoció lo suficiente fuera de la cultura oriental, ya que la mayoría de los documentos fueron escritos por científicos japoneses.

Después del terremoto en Japón el 23 de octubre de 2004, 16 personas fueron diagnosticadas con MTC. Esta gran cantidad en un período de tiempo tan corto llamó la atención de los occidentales. El nombre de «síndrome del corazón roto» fue acuñado a principios de la década de 2010, en referencia a aquellos que experimentaron la afección después de la muerte de un ser querido.

Aunque los médicos reconocen la MTC, nadie sabe con certeza cómo o por qué sucede. Los médicos saben que puede ser causada por una enfermedad física grave, una cirugía o situaciones estresantes que provocan emociones extremas.

El síndrome del corazón roto está incrementando durante la pandemia de COVID-19

El creciente estrés y la falta de control, han sido algunas características de la pandemia de COVID-19, las cuales hicieron que los investigadores de la Clínica Cleveland investigaran la incidencia de la MTC en un grupo de personas que ingresaron en el campus principal de la Clínica Cleveland y en la Clínica Akron General de Cleveland.

Los cardiólogos reunieron una cohorte de 1 914 pacientes que presentaron síndrome coronario agudo antes y después del 1 de marzo de 2020. En el grupo, había 258 paciente que fueron al hospital entre el 1 de marzo de 2020 y el 30 de abril de 2020; los otros fueron atendidos antes de que se anunciara la pandemia. Estos se convirtieron en el grupo control, que se separaron por fecha y en cuatro grupos. Después del grupo que se reunió después de la pandemia, eran en total cinco grupos comparativos.

Después de un análisis del número de personas, los investigadores encontraron que hubo un aumento significativo en las personas que fueron evaluadas por MTC durante el período de intervención. Esto alcanzó una incidencia de 7.8 % en comparación con el rango de 1.5 % a 1.8 % antes de la pandemia, en los cuatro grupos de control.

Además del aumento en el número de personas que reciben tratamiento para esto, los datos demostraron que aquellas que presentaron miocardiopatía por estrés durante la pandemia experimentaron estadías hospitalarias más prolongadas, pero no tuvieron diferencias en la mortalidad. El Dr. Grant Reed de la Clínica Cleveland, y autor del estudio, dijo en un comunicado de prensa:

«Aunque la pandemia sigue su curso, el autocuidado durante este momento tan difícil es fundamental para la salud de nuestro corazón y nuestra salud en general. Para aquellas personas que se sienten abrumadas por el estrés, es importante comunicarse con su proveedor de atención médica. El ejercicio, la meditación y la conexión entre familiares y amigos, mientras que se mantienen la distancia física y las medidas de seguridad, también pueden ayudar a aliviar la ansiedad».


Es posible que parezca un ataque al corazón, pero no lo es

Los médicos de la Clínica Cleveland dicen que las personas con MTC a menudo experimentan síntomas que se sienten como si fuera un ataque cardíaco. Estos pueden incluir dificultad para respirar y dolor en el pecho. Sin embargo, después de la prueba y el examen, sus arterias coronarias están abiertas sin ningún daño al músculo por falta de oxigenación.

Una persona también podría experimentar diferentes síntomas, incluyendo latidos cardíacos irregulares, presión arterial baja y desmayos. En el examen y las pruebas, los médicos podrían presenciar el agrandamiento del ventrículo izquierdo. Los médicos creen que una reacción física al estrés emocional o físico aumenta la liberación de las hormonas del estrés que pueden disminuir la efectividad del corazón para bombear sangre.

Aunque la miocardiopatía por estrés y el ataque cardíaco pueden parecer similares, los pacientes que experimentan MTC se recuperan en unos días o semanas y la afección rara vez es mortal. En ocasiones, los pacientes han presentado otros eventos cardíacos y cerebrovasculares más graves provocados por la MTC.

Por lo general, los médicos tratarán la presión arterial alta y administrarán medicamentos para disminuir la frecuencia cardíaca. Además, la Clínica Cleveland informa que se podrían recetar medicamentos para controlar el nivel de estrés de la persona. El cardiólogo Ankur Kalra dirigió el estudio y dijo:

«La pandemia del COVID-19 ha provocado múltiples niveles de estrés en la vida de las personas de todo el país y del mundo. Las personas están preocupadas de que ellos mismos o sus familias se enfermen, y además enfrentan problemas económicos y emocionales, sociales y posible soledad y aislamiento.

El estrés puede tener efectos físicos en nuestros cuerpos y nuestros corazones, tal y como lo demuestran los diagnósticos crecientes de miocardiopatía por estrés que experimentamos hoy en día».

Un caso inesperado y famoso que algunos han especulado podría atribuirse al síndrome del corazón roto, fue la muerte de la actriz Debbie Reynolds poco después de la muerte de su hija Carrie Fisher, quien murió por un ataque cardíaco en 2016.

Aunque Reynolds murió de un derrame cerebral, después de un derrame cerebral más pequeño que tuvo meses antes, la proximidad a un estrés emocional importante se puede atribuir a que el evento cerebrovascular se desencadene por la miocardiopatía del estrés.

A medida que los niveles de estrés se disparan, los problemas de la economía agravan el riesgo

La Asociación Americana Psiquiatría realizó una encuesta en marzo de 2020 y descubrió que el 36 % de las personas que viven en los Estados Unidos creían que el SARS-CoV-2 tenía un impacto severo en su salud mental y el 59 % creía que había un impacto grave en su vida diaria.

Algunas de las principales preocupaciones fueron un efecto negativo en sus finanzas, el temor de quedarse sin comida, medicamentos u otros suministros, y que la pandemia causará efectos duraderos en la economía. Como descubrió el equipo de la Clínica Cleveland, afrontar con éxito el estrés es muy importante. Sin embargo, según la encuesta Annual Stress in America de 2020:

«El nivel de estrés promedio reportado en los adultos de Estados Unidos relacionado con la pandemia de coronavirus es de 5.9. Cuando se les pidió que calificaran su nivel de estrés en general, el estrés promedio reportado en los adultos fue de 5.4.

Esto es un poco más alto que el nivel de estrés promedio reportado en la encuesta Annual Stress in America de 2019, que fue del 4.9, y marca el primer aumento en el estrés promedio reportado desde que comenzó la encuesta en 2007″.

El impacto psicológico de la pandemia continúa a medida que los factores estresantes que afectan la salud mental, como el distanciamiento y los encierros, son reemplazados por el temor de volver a la vida pública.

Una revisión de la investigación realizada por académicos del King’s College de Londres reveló que, durante el distanciamiento, han experimentado miedo de infección, mayores niveles de frustración y aburrimiento e información inadecuada para darle sentido a todo. Una vez que se levanten estas medidas, el estrés podría atribuirse a la pérdida financiera y el miedo a ser tratado como portador sospechoso o ser evitado por personas que tienen miedo de enfermarse.

Los expertos también saben que existe una fuerte conexión entre los desafíos financieros y los problemas de salud mental; esto incluye el suicidio. Durante la Gran Depresión, las tasas de suicidio alcanzaron un máximo histórico, que se disparó nuevamente entre 2008 y 2010 cuando ocurrieron al menos 10 000 «suicidios por la crisis económica».

La línea directa de salud mental dirigida por la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias tuvo un aumento de llamadas del 1 000 % en abril 2020 en comparación con abril de 2019. Benjamin F. Miller, director de estrategia de Well Being Trust, una fundación nacional dedicada a la salud mental, social y espiritual, dijo:

«Sin lugar a dudas, los legisladores deben enfocarse en reducir los efectos del COVID. Sin embargo, si el país ignora el daño colateral, en especial la salud mental de nuestra nación, no habrá manera de recuperarnos de esto».

Reducir el estrés es importante para la salud general

Los efectos del estrés se sienten en todo el cuerpo, desde el daño al corazón hasta la llegada de las canas. Aunque, desde una perspectiva evolutiva, la respuesta al estrés es un acto que salva vidas, el estrés crónico tiene el efecto contrario. Los datos de un estudio de hermanos demuestran que las personas que tienen trastornos relacionados con el estrés tienen muchas más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en comparación con los hermanos de la misma familia y sin un trastorno de estrés.

El término «enfermedad cardiovascular» no se relaciona con la MTC, sino que incluye enfermedades como la cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y los trastornos de la conducción de la arritmia. Cabe destacar que, dentro del primer año de ser diagnosticado con un trastorno de estrés, el riesgo de enfermedad cardiovascular aumenta un 64 % más que un hermano sin problemas de salud relacionados con el estrés. Los autores escribieron:

«La mayoría de las personas están expuestas a traumas psicológicos o eventos estresantes en algún momento de sus vidas, como la muerte de un ser querido, el diagnóstico de alguna enfermedad mortal, desastres naturales o violencia.

La evidencia acumulada sugiere que tales adversidades podrían elevar el riesgo de un sinnúmero de enfermedades importantes (incluyendo la morbilidad cardiovascular, lesiones, infecciones y ciertas enfermedades autoinmunológicas, pero no de cáncer) y mortalidad, con el mayor incremento en el riesgo observado entre las personas que desarrollan trastornos psiquiátricos como resultado de un trauma».

El caos aumenta los niveles de estrés: descubra cómo tomar el control

Uno de los principales factores que provocan estrés es la percepción de pérdida de control. Ya sea que se trate de una pérdida de control físico, mental o financiero, el caos puede aumentar sus niveles de estrés y provocar enfermedades físicas.

Podría reducir sus niveles de estrés al tener una medida de control en su vida. Una de mis técnicas favoritas para ayudar a reducir el estrés y aumentar la resolución creativa de problemas son las Técnicas de libertad emocional (EFT). El proceso también se llama tapping y es una herramienta que puede ayudarlo a liberar su mente para tratar los desafíos sin temor.

Tomar el control de la situación podría significar aprender más sobre cómo la pandemia afecta su salud y lo que puede hacer para reducir el riesgo potencial de sufrir alguna enfermedad grave. Descubrirá más información sobre esto en mi página informativa sobre el Coronavirus, donde encontrará artículos sobre cómo combatir la enfermedad, los signos y síntomas a los que debe prestar atención, además de las noticias más recientes.

Una de las estrategias más sólidas a seguir es aumentar su nivel de vitamina D a entre los 60 ng/ml y 80 ng/ml. Encontrará una gran cantidad de información en mi artículo, «El reporte más importante que ha escrito el Dr. Mercola» además de un enlace para descargar un informe gratuito para ayudarle a usted y a su familia a aumentar sus niveles de vitamina D de manera efectiva.

También es importante evitar ver de manera continua o excesiva las noticias o redes sociales. Los programas de noticias ganan dinero por cada vista y por cada clic. Mientras más llamativos y temerosos sean los titulares, mayor será el número de lectores. Sin embargo, lo que es bueno para ellos, es malo para su salud.

Si le gusta estar al tanto de las noticias, elija de manera sabia sus programas y mire o lea durante un tiempo determinado cada día para mantener sus niveles de miedo y ansiedad al mínimo.