El compromiso de los pequeños productores con su consumidor.

Por Daniela Castro

¿Te has dado cuenta que los productos artesanales u orgánicos, en su etiqueta comparten la información de sus ingredientes o de cómo fueron elaborados? Es increíble ¿no crees?

Date cuenta que las grandes empresas en su etiquetado ni siquiera definen qué es lo que contiene lo que están vendiendo, una vez Pilar Quintanilla en Radio Vía Orgánica compartió: “Lee los ingredientes que tiene en la etiqueta y lo que no puedas pronunciar, Aguassss! “ Y claro, debemos tener cuidado al comprar, sobre todo saber qué es lo que contiene lo que compraste. Tendemos a negarnos a leer cuando es mucha información o cuando son letras “chiquitas” y la publicidad toma un papel importantísimo en el consumidor, los etiquetados son la base de nuestras decisiones, son el catalizador de nuestros impulsos. Se estudian los deseos y los perfiles de cada uno de los consumidores, desde el pequeñín de la casa hasta el mayor, logrando que nos emocionemos por el hermoso y colorido etiquetado y dejemos de lado el contenido de mi compra, los ingredientes y demás.

Décima sexta Feria de Productores y Consumidores, 2015.

No debemos permitir que ciertas características de los etiquetados influyan en nuestra decisión, tenemos que ser más conscientes de lo que queremos adquirir. Hazlo por tu salud, detente y lee cada palabra, observa qué fue lo que te llamó la atención y pregúntate si realmente lo necesitas.

Tenemos leyes que como adquiridores de servicios y productos nos protegen, por ejemplo:

La PROFECO, que es la procuraduría federal del consumidor que uno de los objetivos de la institución es Proteger y Defender los derechos de las y los consumidores.

Tú puedes acercarte a estos departamentos para exigir tus derechos, para todos los empresarios existen normas y reglamentos que tienen que seguir, pero claro se rompen porque no hay en sí un consumidor que resista y exija.

Te comparto el sitio web de la PROFECO para que puedas atender tus dudas y reclamar o exigir tus derechos.

http://www.profeco.gob.mx/verificacion/quejas_denun.asp

La comunicación hacia un cliente es el éxito de muchas empresas, y es por eso que debemos exigir información clara de lo que compramos. Gracias a las nuevas generaciones de pequeños productores podemos leer etiquetas que no sólo te hablan de su contenido sino que también te cuentan su historia.

Tristemente hemos dejado de lado adquirir productos de calidad por irnos a las marcas famosas o sólo porque me gustó el etiquetado, cuando no pienso en qué calidad estoy comprando.

En ocasiones el pequeño productor todavía no piensa en ponerle una marca a sus productos porque no lo consideran importante, porque ellos y ellas te venden de manera directa , no necesitan colores llamativos o imágenes públicas para que caigamos en comprar. Los y las pequeñas productoras con su estilo, la historia de su producto y la calidad del mismo, logran que podamos comprar, pero claro a veces ni siquiera nos detenemos, estamos tan globalizados que no ponemos atención a estos productos.

Por ejemplo un producto básico que me encanta comprar y que soy fan por la historia y sobre todo por la calidad, son los Jabones de Proyecto Lavanda, Rancho La Colorada de Dolores, Hidalgo. Además que su etiquetado viene con papel reciclado, la información lo dice todo:

«Ingredientes del jabón: Aceite de palma, aceite de oliva, aceite de coco, agua destilada, aceite esencial e hidróxido de sodio. No contienen grasas animales. Los aceites esenciales utilizados son de gran calidad y aptos para su uso sobre la piel. No contienen ftalatos. Nuestros jabones hechos a mano son manufacturados con ingredientes naturales de alta calidad. Hay diferentes tamaños y esencias. De 135 gramos/4.7 oz, 80 gramos/2.8 oz, 35 gramos/1.2 oz, 30 gramos/1 oz. También aceptamos pedidos especiales para otros tamaños y formas”

 Estos jabones los puedes encontrar en Vía Orgánica, te dejo su página para que la visites: http://thelavenderproject.com/es/

Te invito a que apoyemos el comercio local, que permitamos que los pequeños productores logren tener también un posicionamiento en el mercado aunque sea de manera nacional, para que así poco a poco podamos disfrutar de calidad y servicio, recordando que cuando consumimos de manera responsable, ayudamos a estabilizar una economía y ayudamos a proteger nuestro planeta.

Agradezcamos a que poco a poco vemos a más pequeños y grandes empresarios que logran estar de lado del consumidor, informándonos de manera responsable acerca de sus productos.

Unámonos como consumidores, y empecemos a leer, a comprender lo que vemos en la etiqueta y preguntarnos si realmente lo necesitamos.

Tú tienes el poder de decidir a quién apoyas.