Taller: Hortalizas Urbanas para Una Familia Sana

Aunque Ud. no tenga acceso a hectáreas de tierra o a un gran jardín, aun puede sembrar sus propios alimentos. La jardinería urbana se refiere a usar espacios inteligentemente de manera que pueda sembrar vegetales orgánicos y saludables en virtualmente cualquier espacio.

Crecer alimentos en pueblos y ciudades ayuda a las comunidades del mundo a enfrentar la escasez y los crecientes precios de los alimentos. Los jardines urbanos también reducen los impactos económicos y de medio ambiente relacionados a la transportación y mejora de las áreas urbanas creando espacios verdes y reduciendo la contaminación. Si empieza hoy su jardín en el techo, patio o jardín puede, ahorrar dinero, ayudar al medio ambiente y ¡comer muy bien!

La agricultura urbana tiene una rica y variada historia- desde los legendarios jardines colgantes de Babilonia que datan del añ0 600 A.C. a las chinampas (jardines flotantes) de los aztecas que cubrían unas 9,000 hectáreas de la moderna ciudad de México y alimentaban a la comunidad entera de Tenochtitlán. El Paris del siglo XIX, donde nació la agricultura biointensiva, dedicaba todo un sexto de la ciudad a la jardinería.

En los Estados Unidos, los “Jardines Victorianos” durante las dos guerras mundiales redujeron las presiones de la provisión de alimentos y les dieron a ciudadanos comunes un hogar, una manera de apoyar los esfuerzos de las guerras. Se estima que el 40% de las frutas y vegetales provenían de los Jardines Victorianos durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la crisis financiera de los 90 en Cuba, los cubanos empezaron a producir sus propios alimentos y a reducir los costos de transporte, de fertilizantes a base de petróleo y a evitar la escasez de alimentos. Hoy se estima que el 90% de frutas y vegetales que se consumen en la capital La Habana proviene de jardines privados, jardines de investigación gubernamental o de jardines populares. Hoy, más de 800 millones de personas en el mundo están involucradas en proyectos de cultivos urbanos.

Por razones de salud, de medio ambiente y culturales, las personas están una vez más optando por crecer sus propios alimentos en sus hogares, ya sea en el techo, patio o jardín. Una población creciente pone más presión en áreas rurales para producir alimentos. La agricultura urbana tiene el potencial de aliviar esa presión según la tierra arable se haga más escaza, y puede ser la única manera de abastecer las siempre crecientes demandas de la población metropolitana.

Frutas y vegetales frescos, recién acabados de cosechar aseguran un gran sabor y un contenido de más nutrientes. Si produce en su hogar, sin casi cruzar ninguna distancia, los alimentos retienen más valor nutricional y al mismo tiempo “su huella ecológica” se reduce drásticamente, cortando el uso de petróleo usado en la transportación. El acceso inmediato hace más fácil el poder incorporar más alimentos frescos en su dieta y, la producción orgánica en su hogar significa que Ud. sabrá de donde vienen sus alimentos y puede garantizar que están libres de plaguicidas. Estudios estiman que la mayoría de hogares gastan entre el 10 y 40% de sus salarios en alimentos. Así, producir sus propios alimentos le ahorrará dinero. Otro beneficio de producir en su hogar es que puede crear su propio abono con el reciclaje de sus sobras de alimentos para obtener deliciosas frutas y vegetales

Ud. puede crecer una amplia gama de alimentos en su patio o techo. Desde delicadas hojas verdes para ensaladas como la espinaca bebe, arrúgala y lechuga hasta plantas con fruto como los tomates y las berenjenas y enredaderas como los frijoles y los chicharos. Otros con más pesados melones, pepinos y calabazas pueden ser plantados junto a las enredaderas. Raíces como las zanahorias y los rabanitos, pueden florecer en contenedores o camas elevadas. Raíces más profundas como las papas pueden encontrar un espacio en un barril en una estructura que contenga tierra y heno. Flores (incluyendo las comestibles) y hierbas complementan cualquier espacio de jardín urbano; tornando su techo o patio en una mini granja que le puede producir todo el año y que incorpore plantas comestibles, flores, lombrices, insectos benéficos y microorganismos, ¡es algo muy divertido y a la vez bueno para el medio ambiente!.

Si Ud. está interesado en producir alimentos en su hogar, Vía Orgánica, una organización sin fines de lucro de San Miguel dedicada a promover prácticas agrícolas orgánicas y sustentables, está ofreciendo un curso completo de 4 módulos, en hortalizas urbanas en el techo de la tienda Via Organica en San Miguel de Allende. Este programa práctico es apropiado para todas las edades, se ofrece precios especiales para familias y estudiantes.

Los tópicos del curso incluyen:

    Propagación y cuidado de las plantas
    Consideraciones de contenedores y mixturas de tierra hechas en casa.
    Irrigación usando ancestrales sistemas chinos con vasijas de barro.
    Asociación de cultivos
    Control natural de plagas
    Abonos con las sobras de la cocina y lombrices

Fechas y costo: Miércoles, enero 12,19, 26, y febrero 2 y 9, entre 3 y 6 pm (950 pesos);   21 y 22 de febrero, entre 9 am y 5 pm;   (1200 pesos- incluye comidas)

Lugar: Margarito Ledesma #2, Col. Guadalupe, San Miguel de Allende

Estudiantes de hasta 19 años de edad, mitad de precio. Para más información comuníquese con Luc Monzies: luc@viaorganica.org o deje un recado en 415.121.0540

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario