¿El enjuague bucal podría combatir el COVID-19?

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 09 de junio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • Una investigación demuestra que muchos enjuagues bucales destruyen la capa lipídica de los coronavirus y reducen la replicación del virus en la garganta y las glándulas salivales, lo que hace que el enjuague bucal sea un profiláctico beneficioso para combatir el COVID-19
  • Los enjuagues bucales que incluyen etanol, clorhexidina, cloruro de cetilpiridinio, peróxido de hidrógeno o povidona yodada son muy efectivos e incluso podrían eliminar cualquier nueva cepa de coronavirus
  • Se ha demostrado que ciertos enjuagues bucales, en especial los que contienen povidona yodada, minimizan el riesgo de infecciones virales e infecciones del tracto respiratorio superior
  • Aunque el enjuague bucal podría reducir el riesgo de infección por COVID-19, su impacto también puede crear un desequilibrio en el microbioma oral. Una alternativa es usar aceite de coco o MCT
  • El peróxido de hidrógeno nebulizado también podría ayudar a prevenir y tratar los primeros signos de COVID-19 y otras infecciones virales

Una investigación demuestra que muchos enjuagues bucales destruyen la capa lipídica de los coronavirus y reducen la replicación del virus en la garganta y las glándulas salivales, lo que hace que el enjuague bucal sea un profiláctico beneficioso para combatir el COVID-19. Los autores señalaron lo siguiente:

«Los estudios demuestran cada vez más la importancia de la garganta y las glándulas salivales para replicar y transmitir el virus en la enfermedad temprana de COVID-19. El SARS-CoV-2 es un virus envuelto, que se caracteriza por una membrana lipídica derivada de la célula huésped de la cual brota».

Los enjuagues bucales que incluyen etanol, clorhexidina, cloruro de cetilpiridinio, peróxido de hidrógeno o povidona yodada son muy efectivos e incluso podrían eliminar cualquier nueva cepa de coronavirus, ya que la envoltura lipídica permanece intacta incluso cuando muta.

Investigaciones pasadas han demostrado que ciertos enjuagues bucales, en especial los que contienen povidona yodada, minimizan el riesgo de infecciones virales e infecciones del tracto respiratorio superior También se ha demostrado que el Listerine y el peróxido de hidrógeno al 3 % eliminan las bacterias de los cepillos de dientes totalmente.

Usos del peróxido de hidrógeno

Por desgracia, el distanciamiento social ha impedido que muchas personas visiten a su dentista para sus limpiezas y otros trabajos dentales. El distanciamiento social y la depresión podrían haber contribuido a una mala higiene dental entre muchas personas. Este es un grave error, ya que la salud bucal es de gran importancia en la salud general.

Aunque el enjuague bucal podría reducir el riesgo de infección por COVID-19, su impacto también puede crear un desequilibrio en el microbioma oral. Utilizar el enjuague bucal dos veces al día se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, por lo que podría ser una buena idea comparar los beneficios y las desventajas de esta estrategia.

En mi artículo anterior «Para tener una salud óptima, cuide su microbioma oral«, el Dr. Gerry Curatola menciona las desventajas del enjuague bucal y el fluoruro y la importancia de la salud del microbioma oral.

Dicho esto, el peróxido de hidrógeno podría ser un excelente profiláctico y remedio para combatir el COVID-19 y otras enfermedades virales, no solo cómo enjuague bucal sino nebulizado.

El Dr. Thomas Levy ha publicado una guía sobre cómo usar el peróxido de hidrógeno para prevenir y tratar las infecciones virales. También se aconseja a los dentistas que usen peróxido de 0.5 % a 2 % para destruir el virus SARS-CoV-2, y esto incluye usarlo antes de cualquier procedimiento.

Cómo funciona el peróxido de hidrógeno

Para eliminar los virus con peróxido de hidrógeno, solo necesita un nebulizador con una máscara que cubra su boca y nariz que genere una neblina, y peróxido de hidrógeno de grado alimenticio diluido al 1 % o menos, en caso de presentar irritación. El vapor microscópico, similar al humo, se puede inhalar por las fosas nasales, los senos nasales y los pulmones.

El peróxido de hidrógeno (H2O2) está compuesto por una molécula de agua (H2O) con un átomo de oxígeno extra, y es este último el que se encarga de inactivar los patógenos virales. Los virus no están «vivos».

Necesitan un huésped vivo en el que puedan infectar células vivas, en donde replican el ADN y ARN viral. Una vez que una célula está infectada, los virus recién replicados salen de la célula e ingresan en la siguiente para duplicar el proceso.

Así que, cuando hablamos de «eliminar» un virus, nos referimos a romper su estructura para inactivar el virus. Así es como el enjuague bucal puede inactivar el virus y por qué el jabón funciona de manera adecuada. Los coronavirus se encuentran unidos por un recubrimiento de lípidos (grasas).

El jabón, al ser anfipático, lo que significa que puede disolver la mayoría de las moléculas, disuelve esta membrana grasa y provoca que el virus se desintegre.

El peróxido de hidrógeno funciona de manera similar. Las células inmunológicas pueden producir peróxido de hidrógeno. Es posible detener la reproducción viral al matar la célula infectada. Por lo que, el peróxido de hidrógeno ayuda a que las células inmunológicas realicen su función natural de manera más efectiva.

El peróxido de hidrógeno también es un agente de señalización redox muy importante. A diferencia del estrés oxidativo, la aflicción oxidativa señala un desafío oxidativo que tiene efectos positivos o beneficiosos y es esencial para la señalización redox.

En caso de presentar secreción nasal o dolor de garganta, Levy recomienda usar el nebulizador durante 10 a 15 minutos, cuatro veces al día, hasta que desaparezcan los síntomas También puede utilizar el peróxido de hidrógeno como método preventivo, lo cual podría ser importante durante la temporada de gripe, o durante el periodo de mayor contagio de la pandemia de COVID-19. Levy señala lo siguiente:

«Debido a que no es una terapia tóxica, la nebulización se puede administrar con la frecuencia que se desee. Si se realiza al menos una vez al día, producirá un impacto muy positivo en la función intestinal, ya que mata la colonización crónica de patógenos presente en la mayoría de las narices y gargantas y detiene la ingestión de estos patógenos y sus toxinas.

Si la prevención diaria no es una opción práctica, entonces puede utilizar este método de prevención cuando sea necesario, por ejemplo, cuando alguien le estornuda en su cara o cuando se baja del avión después de un vuelo transatlántico. No espere a que aparezcan síntomas. Mejor utilice el nebulizador cada vez que pueda».

El ‘oil pulling’ o enjuague con aceite también rompe las membranas lipídicas

El oil pulling es otra forma de promover y mantener una buena higiene bucal. Su capacidad para descomponer las membranas solubles en grasa podría hacerlo beneficioso para combatir los virus como el SARS-CoV-2, aunque no existen estudios que hayan investigado esto.

Sin embargo, un artículo del 11 de mayo de 2020 que revisa los enfoques ayurvédicos, los cuales podrían ser importantes para la profilaxis con COVID-19, destaca la importancia del enjuague bucal y las gárgaras con aceite.

La evidencia demuestra que el oil pulling ayuda a eliminar la biopelícula, los desechos y las bacterias dañinas de los dientes, al igual que el enjuague bucal. Actúa como un detergente seguro y natural, sin desarrollar efectos adversos. Según un artículo de revisión, se ha demostrado que el oil pulling:

  • Reduce el recuento de bacterias hasta un 20 % después de 40 días de hacer gárgaras con aceite de ajonjolí
  • Reduce la gravedad de la caries dental
  • Reduce hasta en un 50 % la placa y los índices gingivales después de 30 días (que es similar a los resultados obtenidos con la clorhexidina)
  • Reduce la gingivitis inducida por la placa

Una de las razones por las que funciona para limpiar los dientes y las encías es porque las bacterias tienen membranas solubles en grasa que se descomponen al pasar el aceite a través de los dientes.

El aceite de coco, que es una excelente opción, tiene la ventaja de inhibir el Streptococcus mutans, que es la bacteria responsable de las caries. Otra alternativa es usar el aceite de MCT, que también tiene propiedades que combaten las bacterias. También puede agregar una o dos gotas de aceite de orégano o aceite de hoja de olivo con cualquier aceite, los cuales ayudan a combatir las bacterias y los virus.

Cómo hacer el ‘oil pulling´

Aquí están las instrucciones básicas sobre cómo hacer el oil pulling:

  • Se necesita 1 cucharada de aceite de coco o aceite MCT. Pueda ser que necesite más o menos, pero es suficiente.
  • Muévalo con su lengua y sus mejillas para pasarlo entre los dientes. El aceite de coco es sólido por debajo de los 24.4 °C (76 °F) pero se disolverá una vez que comience a moverlo alrededor de la boca. Trate de relajar los músculos de la mandíbula para evitar fatigarse.
  • Aunque lo esté utilizando como un enjuague bucal, evite hacer gárgaras y tenga cuidado de no tragar el aceite. Si siente la necesidad de tragarlo, puede escupirlo en la basura y comenzar de nuevo.
  • Después de varios minutos, el aceite comienza a volverse espeso y tornarse blanco lechoso. Después de cinco a 10 minutos, escupa el aceite en el basurero o en el jardín. Escupirlo en el fregadero podría obstruir el drenaje.

Aumentar el pH en la boca podría reducir el crecimiento bacteriano aún más. Para hacerlo, mezcle 1 cucharadita de bicarbonato de sodio o bicarbonato de potasio en 6 onzas de agua para hacer gárgaras. Esto alcaliniza el pH de la boca, y aumenta el pH, lo que desalienta el crecimiento porque las bacterias prosperan en un ambiente ácido.