Verdolagas, deliciosas y nutritivas

Por Pilar Quintanilla Martínez

Comencé mi huerto hace unos 3 años, a penas voy aprendiendo cómo cuidar mis plantas, cómo diferenciar entre hierbas que quiero en mi jardín y las que no. Una de las maravillas de tener tu propio huerto es que desarrollas el poder de la observación, aprendes cómo son las hojas, los tallos, las flores de esas plantas que te regalarán alimento. Una de las mejores sorpresas que hemos tenido en el huerto, son las verdolagas, que justo aparecieron hace algunas semanas y han crecido contentas con las primeras lluvias. Sin sembrarlas, sin cuidarlas, llegan a nuestros huertos entregándonos todo su poder nutritivo escondido en su maravilloso sabor. Mi hija que me acompaña a cuidar las plantas, no puede evitar cortar unas cuantas ramitas cada vez que regamos nuestro huertito, yo feliz de que le gusten, que aprenda a identificarlas y que las llame por su nombre: “Me voy a comer unas verdolagas mamá…”

La verdolaga (portulaca oleracea), es una planta muy valiosa, un superalimento, además de una planta medicinal conocida desde la antigüedad. Crece en muchas partes del mundo durante la época cálida, en huertos, campos, o al borde de los caminos, y se cultiva fácilmente incluso en macetas en casa.

La verdolaga destaca sobre todo porque es una de las verduras más ricas en omega-3 que se conocen. Una taza de la planta fresca puede contener 400 mg de este ácido graso esencial. Pero además nos ofrece un aporte muy completo de gran variedad de nutrientes y de principios medicinales, como Vitamina A, betacarotenos, Vitamina C, potasio, calcio, magnesio (una de las mejores fuentes vegetales), hierro, fósforo, bioflavonoides, antioxidantes y neurohormonas.

Dentro de su poder medicinal, en el libro de Plantas medicinales usadas en Norte de Guanajuato, Rosita Arvigo nos comparte sus usos:

  • «Como diurético, limpiador de la sangre y para nutrir el cuerpo (especialmente para los débiles, viejos y convalecientes), hierva por 5 minutos una planta grande en tres tazas de agua y tome una taza tres veces al día.
  • Para detener el sangrado externo, para curar llagas, heridas y úlceras en la piel, aplique la planta fresca y triturada, envuelta en un trapo limpio.
  • Para aliviar la tos seca, ponga por diez segundos una taza de hojas y tallos frescos en la licuadora junto con dos tazas de agua, cuele y añada dos cucharadas de miel y tome a cucharaditas durante todo el día.
  • Para aliviar el dolor de cabeza y mareos causados por la sobreexposición al sol, machaque las hojas frescas, aplíquelas en la frente y envuelva con un trapo».

Y para comerlas, te dejo una receta.

Ensalada de verdolagas

Ingredientes

Para la ensalada 

  • 80 gramos de verdolaga limpia y deshojada
  • 1 pieza jitomate guaje
  • 10 gramos de cebolla blanca fileteada
  • 20 gramos nuez
  • 40 gramos de queso flor de Atilxco (queso de cabra de producción local de consistencia suave y corteza lavada)
  • 1 aguacate
  • 1 limón
  • c/n agua
  • c/n sal fina
  • c/n pimienta recién molida

Aderezo de aguacate

  • 1 aguacate
  • 2 chiles serrano
  • 50 mililitros de vinagre de vino blanco
  • 100 militros de aceite de oliva
  • c/n sal fina

Preparación

Aderezo de aguacate

  1. Poner todos los ingredientes en el procesador de alimentos y mezclar perfectamente hasta obtener una consistencia cremosa. Rectificar sal y reservar en refrigeración.

Ensalada

  1. Asegurar que las verdolagas estén limpias, sin tallos gruesos y bien secas.
  2. Desflemar por 20 minutos la cebolla fileteada en limón y agua, escurrir y reservar.
  3. Retirar la semilla del jitomate y cortar en cubos medianos. Picar la nuez en mitades y cortar el queso en tiras delgadas.
  4. Mezclar todos los ingredientes y alinear con el aderezo.
  5. Para el montaje, servir en plato hondo con un abanico de aguacate y tostadas deshidratadas.