Una alimentación baja en carbohidratos podría disminuir la enfermedad de Alzheimer

Por lo tanto, es evidente que la mayor parte de su alimentación debería estar compuesta por grasas buenas, así como también por proteínas buenas como concentrado de proteína de lacto suero hecho de leche de vacas alimentadas con pastura y carne de res orgánica alimentada con pastura, huevos y pollo orgánicos y pescado como el salmón silvestre.

Su opción más saludable es garantizar que sus carbohidratos provengan principalmente de vegetales frescos y orgánicos, proteínas de alta calidad, y comer una dieta alta en grasas. Dependiendo del tipo de carbohidratos (ya sea alto en fibra o no) la mayoría de las personas necesitan alrededor de 50-75 por ciento de grasa en su alimentación, y en ocasiones incluso más para poder obtener una salud óptima.

Alternativa adicional para el cerebro: ayuno intermitente

Una investigación reciente también ha demostrado que el ayuno intermitente desencadena una variedad de cambios hormonales y metabólicos que promueven la salud, similares a los que proporciona la restricción constante de calorías—incluyendo la disminución del cerebro relacionado con la edad. Según el profesor Mark Mattson,2 Director de Neurociencia del Instituto Nacional del Envejecimiento en los Estados Unidos:

«La disminución repentinamente y dramática de su consumo de alimentos—disminuirlo por lo menos al 50% por un día– desencadena procesos que protegen el cerebro»

Él compara estos efectos a los del ejercicio, indicando que el ayuno intermitente podría ayudarle a proteger su cerebro contra las enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. La restricción calórica constante, típicamente incluye la restricción de proteínas, y como se mencionó anteriormente, algunos de los efectos benéficos de la restricción calórica en realidad se debe a la reducción de proteína.

Del mismo modo, el ayuno intermitente, se lleva a cabo ya sea mediante la limitación de alimentos por un periodo de tiempo cada día o se limita el consumo de calorías durante específicos días de la semana, esto como también conducirá a una disminución de la cantidad de proteínas consumidas.

Una vez más, regresando al estudio presentado, a los animales se les suministro una alimentación restringida de proteína cada dos semanas durante cuatro meses – en realidad ellos se sometieron a una alimentación tipo ayuno. Con esto no estamos invitándolo a que se convierta en vegano. Simplemente lo invitamos a disminuir su cantidad de proteínas al nivel necesario nada más. La ciencia sobre este tema es relativamente nueva y hay muchos protocolos diferentes, pero yo personalmente he evolucionado hasta el punto en el que realizo investigaciones casi todos los días.

El Alzheimer podría ser la “diabetes cerebral”

Ninguna discusión sobre la salud del cerebro puede estar completa sin hacer hincapié en la necesidad de reducir drásticamente el consumo de azúcares en su alimentación. Cada vez es más claro que el mismo proceso patológico que conduce a la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2 también se aplica en el cerebro. A medida que excede en el consumo de azucares y granos, su cerebro se siente abrumado, debido a los niveles altos de azúcar y de insulina y, finalmente, cierra la señalización de la insulina, lo que causa pensamientos deficientes y discapacidad de la memoria y eventualmente causa daño cerebral permanente.

Probablemente usted ya sabe que a mí me apasiona advertir sobre los peligros de la fructosa. No hay duda en mi mente que consumir más de 25 gramos de fructosa regularmente, aumentará dramáticamente su riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer. Consumir consistentemente demasiada fructosa, inevitablemente causará estragos en su capacidad para regular los niveles adecuados de insulina.

Además, la fructosa tiene otros modos de neurotoxicidad, incluyendo daños en el sistema circulatorio del cual depende la salud de su sistema nervioso, así como también cambiar profundamente el mecanismo de la ansiedad de su cerebro, causando a menudo un exceso de hambre y consumo de calorías no saludables derivadas de carbohidratos. En un estudio3 hecho por la UCLA, los investigadores descubrieron que las ratas alimentadas con una dieta rica en fructosa y deficiente en omega-3 (similar a lo que consume la mayoría de los estadounidenses) desarrollaron resistencia a la insulina y una función cerebral desequilibrada en sólo seis semanas.

Más consejos para evitar la enfermedad de Alzheimer

Los beneficios de seguir mi recién actualizado Plan de Nutrición es que le ayuda a tratar y prevenir todas las enfermedades crónicas degenerativas, desde las más comunes como la enfermedad cardíaca, cáncer, diabetes, obesidad y Alzheimer, hasta las que nunca haya escuchada o las que no pueda pronunciar. Con el fin de ayudarlo a comenzar en el nivel adecuado, este plan se divide en tres sesiones útiles: Principiante, Intermedio y Avanzado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario