Tras plantíos de transgénicos, presiones de todos lados: Guerra

Por Angélica Enciso L., La Jornada, 20 de diciembre de 2012

Pide que le sea otorgado el beneficio de la duda ante su designación y anuncia que tomará decisiones de fondo

Dará prioridad al desarrollo económico, pero no a costa del medio ambiente

La decisión sobre la autorización del cultivo comercial de maíz transgénico no debe ser personal ni política, sería una inmoralidad, advierte Juan José Guerra Abud, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Hay presiones de todos lados, reconoce, y por ello se dejará a un grupo de expertos que hagan una recomendación, a partir de la cual las secretarías involucradas en el tema tomarán una resolución que se entregará al presidente Enrique Peña Nieto antes de que comience el próximo ciclo de siembras.A unos días de asumir sus funciones como titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene claro dos temas urgentes en materia ambiental: el maíz transgénico y el rescate de la vaquita marina.

En la primera entrevista que ofrece asegura a La Jornada en sus oficinas de Camino al Ajusco que tomará de fondo, basadas en criterios científicos, aunque no cuestiona las acciones adoptadas por los gobiernos panistas.

Integrante del Partido Verde y coordinador parlamentario de éste en la pasada legislatura en la Cámara de Diputados, Guerra Abud pide e beneficio de la duda ante su designación al frente de la dependencia. Sostiene que se dará prioridad al desarrollo económico, aunque no a costa del medio ambiente.

–¿Cuál es el cambio de fondo que se propone en la Semarnat?

–El cuidado del medio ambiente no requiere cambios de fondo. Si acaso, yo diría que hoy como nunca el país tiene que crecer económicamente. Es inaceptable que exista pobreza y esa es una de las estrategias fundamentales del presidente Peña. Puedes crecer económicamente y respetar el medio ambiente. Creo que las dos cosas se pueden dar de manera conjunta. Esa es una responsabilidad que en la Semarnat tenemos que cuidar y que ésta sea el vehículo para crecer sustentablemente, no el freno para quitar o impedir cualquier clase de desarrollo.

Empresa que no respete las normas será sancionada

Proyectos mineros o de cualquier índole tienen que respetar las leyes, tenemos que tener un estado de derecho.

Tenemos que crecer económicamente, pero no a costa de lo que sea. Hay que respetar las reglas. Si cualquier empresa hace actividades al margen de las normas debe ser sancionada, pero si cumple esas normas tienen que ser protegidas por ese mismo estado de derecho.

–¿En la Semarnat esperaríamos políticas que hagan una diferencia respecto de lo que hicieron los gobiernos panistas?

–Yo creo que en todos los cambios de gobierno tenemos que tomar lo que se hizo bien, continuar con ello, y lo que no se hizo bien mejorarlo. Hay áreas que vamos a fortalecer, como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), incrementaremos el número de inspectores para que las verificaciones se hagan como deben ser. Hay una propuesta que está por hacerse para que las empresas presenten un dictamen ambiental y de esta manera los escasos recursos que tenemos para la inspección se focalicen en áreas en las que es importante profundizar. Es indispensable tener un cuerpo de inspección fuerte para que las disposiciones se cumplan y respeten a cabalidad.

–¿Cuáles serían los temas urgentes en la Semarnat?

–Uno son los transgénicos. El tema es tan delicado y trascendente para el país que la decisión no es ni personal ni política. Sería una inmoralidad tomarla sin ver que se trata de una decisión científica; por eso convoqué la semana pasada al consejo de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad y Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), que presido hasta finales de este mes. Nos reunimos unos 20 minutos. Les dije: señores este tema es muy importante, no podemos dejarlo a la ligera y debemos tomar una decisión antes de que empiece el nuevo ciclo de siembras. Para que hagan una recomendación científica invitamos a instituciones que gozan de prestigio, imparcialidad y conocimiento.

“No me cabe la menor duda de la calidad académica e imparcialidad de la Universidad Nacional Autónoma de México, del Instituto Politécnico Nacional, del Colegio de Posgraduados de Chapingo, de la Universidad Antonio Narro ni del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Ellos tienen científicos que conocen del tema, sin duda más que yo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario