Transgénicos: Que hablen los experimentos

Por Javier Flores, La Jornada, 3 de diciembre de 2013

Wallace Hayes, editor en jefe de la revista Food and Chemical Toxicology, envió el pasado 19 de noviembre una carta al profesor Gilles Éric Séralini en la que le solicita retirar su artículo –ya célebre– en el que el investigador francés y su equipo muestran que una variedad de maíz transgénico (NK603) provoca cáncer y muerte prematura en ratas. De no hacerlo, dice Hayes en su misiva, la publicación procedería a retractarse del citado estudio y publicaría una declaración. La advertencia del editor se cumplió el pasado jueves 28, ante la negativa de Séralini (expresada con el silencio) de renunciar a sus resultados y a las conclusiones que se derivan de ellos.

El artículo referido ha adquirido una importancia singular, pues para algunos se trata de la primera demostración científica de daños a la salud en seres vivos provocada por transgénicos (este es un punto muy importante, pues es indispensable diferenciar en el actual debate sobre los organismos genéticamente modificados los argumentos ideológicos y de otro tipo –a los que me referiré más adelante–, de aquellos que surgen de las pruebas científicas). La retractación de una revista del prestigio de Food and Chemical Toxicology, representa un golpe muy serio contra quienes se oponen a los transgénicos bajo el argumento de sus efectos adversos para la salud… Pero sería muy ingenuo pensar que esta historia termina aquí.

La declaración que hace la revista no tiene desperdicio, pues en ella se narra una historia que tiene los siguientes elementos: a) Se reconoce que el artículo de Serálini y colaboradores se publicó después de haber sido sometido a una evaluación de especialistas (revisión por pares) que lo aprobaron y recomendaron su publicación; b) Posteriormente, se recibieron algunas cartas al editor expresando preocupación sobre la validez de los hallazgos descritos en el artículo e incluso denuncias de fraude; c) La revista recurrió a un procedimiento –que reconoce no es muy frecuente– consistente en realizar una nueva revisión del trabajo mediante otro panel de expertos, solicitando además al autor presentar sus datos originales (datos brutos); d) El autor proporcionó a la revista todo el material que le fue solicitado, y e) Después de una revisión exhaustiva, el panel recomendó que el artículo debería ser retirado.

La declaración oficial de la revista señala que el editor en jefe no encontró ninguna evidencia de fraude o tergiversación de los datos; es más, afirma que los resultados no son incorrectos, e identifica (con absoluta precisión) como las causas que llevaron a retractarse del artículo el bajo número de animales en cada grupo del estudio y la cepa de ratas que fue seleccionada: Una mirada más a fondo de los datos en bruto reveló que no se puede llegar a conclusiones definitivas con esta pequeña muestra con respecto al papel tanto del NK603 o el glifosato (un plaguicida utilizado en el experimento), en lo que respecta a la mortalidad general o la incidencia de tumores. Dada la conocida alta incidencia de tumores en la rata Sprague-Dawley, la variabilidad normal no puede ser excluida como la causa de la mayor mortalidad y la incidencia observadas en los grupos tratados.

Las conclusiones de la declaración que hacen la revista y su editor en jefe ponen en charola de plata los elementos para la solución científica de este debate. Pero antes de proseguir, me voy a referir brevemente a algunos elementos extracientíficos de esta discusión.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. … [Trackback]

    […] Find More Info here on that Topic: viaorganica.org/transgenicos-que-hablen-los-experimentos/ […]

Los comentarios están desactivados.