Sustitución de cultivos transgénicos y responsabilidad científica

PREMISA 7: CUANDO LA PLANTA PIDE YA ES TARDE. Las plantas responden (como todos los seres vivos) a los efectos, por tanto no hay que atacar los efectos sino las causas pero de manera anticipada. Cuando la planta ya fructificó, por ejemplo, no hay que inducirla a fructificar más, por cuanto el metabolismo de las plantas siempre muestran los efectos de los nutrimentos metabolizados días antes, con lo cual ellas pasan a la siguiente fase fenológica. Por eso siempre debemos anticiparnos cuando un diez por ciento o menos del cultivo comience a mostrar el inicio de cierta fase fenológica, para inducir los nutrimentos de la subsiguiente fase. Espero hayan comprendido esta parte, un poco complicada, pero cuando la practicas al poco tiempo se te hace común.

PREMISA 8: EL CULTIVO NO DEBE ATRAER PLAGAS, SI LAS ATRAE, ESTÁ MAL. Ningún cultivo debe atraer plagas, sin discusión. Sonará tonto pero el uso de venenos (sean de síntesis química u orgánicos) es para repeler las plagas (obvio). Entonces, si enseñamos o cooperamos con las plantas para que ellas mismas se defiendan, ERRADICAREMOS EL USO DE PLAGUICIDAS EN NUESTROS CULTIVOS Y EN EL MUNDO. Cuando la planta está bien nutrida y su medio adecuadamente restaurado, sus defensas están altas por cuanto sus hormonas están en equilibrio, y no producen aminoácidos ni azucares libres, por lo tanto no atraen plagas y si éstas llegan, se morirán de hambre. bingo! las plantas saben defenderse. Si comprendes eso ya resolviste la mitad de los problemas de la humanidad.

PREMISA 9: LA AGRICULTURA ORGÁNICA Y LA AGRICULTURA CONTAMINANTE SON DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA. Esta parte es la más difícil de explicar. Nos han puesto contra la pared, los ecologistas, las empresas, los gobiernos, la opinión pública…, ¿se trata de producir alimentos sanos o alimentos suficientes y rentables?, para ser realmente SUSTENTABLE, debe ser sano, suficiente y rentable, de lo contrario no es sustentable. Si el cultivo atrae plagas (ya lo dijimos) está mal tratado, sea orgánico o sea en apariencia ecológico. Si el cultivo atrae plagas entonces su desbalance hormonal es marcado y su aporte nutricional no ha sido el más adecuado. Por tanto aquí se cae la tesis de lo orgánico a ultranza. Los cultivos orgánicos también pueden ser anti ecológicos, no sólo porque atraen plagas y nutren deficientemente a quienes los consumimos, sino por otra razón más determinante. Un cultivo con bajos rendimientos nos empuja a extender la superficie cultivada, por tanto a eliminar bosques, selvas y praderas naturales.

Tal como está planteada la agricultura orgánica en el mundo, no basta para autoabastecernos al 100% por lo cual requerimos la compra de otros alimentos por compensación, entre tanto la ecuación basta para satisfacer a los que tenemos subsidios o ingresos extras provenientes de otra actividad. Pero, ¿qué pasa con los agricultores que dependen al 100% de su actividad para sostener a toda la familia y dignificar su calidad de vida (no de consumo)? Como ecologista, me he paseado por múltiples prácticas, geografías, alianzas, hasta que el juego se me trancó cuando quise experimentar sustentar al 100% mi familia con la agricultura orgánica. Allí a los ecologistas se nos olvida que somos ocho mil millones de personas en el planeta y tal vez una cantidad mayor de animales, todos demandando energía y alimentos (que son energía).

No basta con producir alimentos sanos, deben ser cuantiosos, es la única manera para que la pequeña y mediana agricultura (obvio que también la grande) no continúe extendiendo la frontera de cultivos y arrasando las pocas áreas naturales que nos quedan. Esto es un verdadero drama en América, Asia, Europa, Oceanía y África. Madagascar, bella cultura, endémicos y hermosos animales, ya perdió el noventa por ciento de sus bosques y selvas. Europa tal vez perdió una mayor proporción de bosques. En África tal vez quede un tercio de sus selvas originales. América ya perdió más del sesenta por ciento de sus bosques y selvas. Oceanía aún peor. Si no comprendes esta relación, eres parte del problema.

PREMISA 10: ALIMENTAR LAS PLANTAS INADECUADAMENTE, AUN CUANDO SEA POR LA VÍA ORGÁNICA, PUEDE HACER DAÑO. Cuando el alimento hace daño, se llama TROFOBIOSIS, dispara un acentuado desbalance hormonal, que obliga a las plantas a DEGRADAR proteínas convirtiéndolas en AMINOÁCIDOS LIBRES y AZUCARES LIBRES, (alimentos para las plagas), baja las defensas y los cultivos atraen plagas. He aquí la razón por la cual comprender a fondo el comportamiento metabólico y los requerimientos nutricionales por especie y por fase de crecimiento muy en específico, además de un suelo previamente restaurado en su fertilidad, todo lo cual se explicó. Lo orgánico no basta, hay que hacerlo bien.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta