Sin Resultados Cumbre de Copenhague: ONU

Por Redacción Teorema Ambiental, Enero 21, 2010

BERLÍN.— A principios de febrero viajará a México el secretario ejecutivo de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático, Yvo de Boer, para preparar con el presidente mexicano, Felipe Calderón, la agenda de 2010, en la que figura la conferencia ministerial que tendrá lugar en Bonn a finales de mayo o principios de junio.

En una conferencia de prensa celebrada en Bonn, De Boer comentó que espera que los países interesados en adherirse al acuerdo de principios de Copenhague lo hagan hasta el próximo día 31 de enero para dar un impulso al proceso de negociaciones de cara a la cumbre de México a finales de año.

De Boer recordó que conocer la lista de países que se adhieren al acuerdo de Copenhague que en la cumbre no fue adoptado formalmente tiene una importancia meramente administrativa.

El secretario ejecutivo añadió que los países que le comuniquen su adhesión podrán además adelantar cuáles son sus planes de reducción, en el caso de las naciones industrializadas, o sus planes de acción para combatir el cambio climático, en el de los países en desarrollo.

De Boer reconoció que la cumbre de Copenhague no arrojó resultados tan satisfactorios como los que se esperaban, pero sí una base para poder seguir trabajando.

“Ahora nos encontramos en un periodo de reflexión, que servirá para debatir”, sostuvo.

El representante de la ONU indicó que Copenhague sirvió para establecer algunos puntos fundamentalmente importantes como las condiciones financieras para mitigar los efectos económicos que tendrá la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo.

Desde Bonn, De Boer instó a los países industrializados a reservar sus respectivas partidas presupuestarias para este fin, como lo ha hecho ya, según destacó, la Comisión Europea (CE).

El acuerdo de Copenhague estableció un fondo total de diez mil millones de dólares entre 2010 y 2012 para los países más vulnerables a hacer frente a los efectos del cambio climático, y de cien mil millones anuales a partir de 2020 para mitigación y adaptación.

El secretario ejecutivo frenó las expectativas sobre un acuerdo vinculante ya en México y señaló que los países con los que ha mantenido conversaciones en las últimas semanas esperan que de la próxima cumbre salgan “conclusiones” que puedan convertirse posteriormente en un “paquete legal”.

Insistió además en que México “no puede ser la última palabra” en lo que respecta a los objetivos de reducción de gases contaminantes, ya que las cifras que se manejan actualmente aún están lejos de las recomendaciones de la comunidad científica para combatir realmente el cambio climático.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario