¿Será Posible Disminuir La Propagación De COVID-19 En El Verano?

Por: Dr. Mercola

HISTORIA EN BREVE

  • Los científicos anticipan que la capa lipídica alrededor del COVID-19 la hará sensible al calor y provocará una fluctuación estacional similar a la gripe
  • Sin embargo, los científicos también saben que las pandemias no siguen patrones estacionales y se propagará hasta que el virus se vuelva endémico
  • Los datos muestran que las mujeres tienen una tasa de supervivencia más alta que los hombres, también en el caso del virus de la influenza, el SARS y el MERS; el porcentaje de muertes por gripe superó los límites epidémicos durante la temporada 2017-2018 y 2018-2019
  • La deficiencia de vitamina D más común en los meses de invierno, contribuye a las fluctuaciones estacionales de la gripe; la única forma de saber si tiene deficiencia y puede beneficiarse de la suplementación es mediante una prueba

Siempre existe una temporada para todo, y eso incluye virus. En los Estados Unidos, la temporada comienza en otoño, así se trate del resfriado común o los virus de la gripe. Para diciembre, la propagación viral está en su apogeo hasta que alcanza su punto máximo en febrero. Sin embargo, es diferente en el hemisferio sur, donde África, Australia y Brasil se acercan al invierno a medida que Estados Unidos y la mayor parte de Europa están por recibir la primavera y el verano.

Para comprender el nuevo coronavirus (COVID-19) que se extiende actualmente en todo el mundo, debe tener algunos antecedentes sobre el virus que desencadena la gripe. Curiosamente, los virus de la influenza y COVID-19 tienen características similares, incluida una capa lipídica sensible al calor.

El nombre dado al virus, «influenza» se origina del nombre italiano inicial, que era «influenza di freddo» o «influencia del resfriado». Sin embargo, aunque los meses más fríos tienen tasas más altas de infección, puede contraer un resfriado o gripe durante todo el año.

Otros virus respiratorios circulan durante la temporada de gripe y pueden desencadenar síntomas similares. El virus sincitial respiratorio es uno que desencadena una enfermedad grave en niños pequeños y, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, es «una de las principales causas de muerte por enfermedad respiratoria en las personas mayores de 65 años».

Aunque la gripe es algo común y está bien estudiada, aún es mortal. Las estimaciones varían de un año a otro, los CDC estimaron que las tasas de infección y mortalidad por gripe para la temporada 2018-2019 fueron de 35.5 millones de enfermos, 490 000 hospitalizados y 34 200 muertes. Pero, la realidad es que solo son estimaciones, ya que «a los CDC solo se informan las muertes por gripe en niños, las de adultos no las reportan».

Aumento de las infecciones de la gripe COVID-19

Para mejorar la precisión del seguimiento de enfermedades y muertes, los investigadores observan la tasa de muerte por neumonía e influenza, ya que la mayoría de las muertes por influenza involucran neumonía. En la temporada de gripe 2018-2019, los CDC descubrieron que el porcentaje de muertes atribuidas a neumonía e influenza estuvo en los límites epidémicos o por encima de ellos durante 10 semanas.

Las tasas en la temporada 2017-2018 se registraron sobre el número de epidemias durante 16 semanas y superaron el 10 % durante cuatro semanas. Aunque estos son números preocupantes, es importante saber que están basados en aquellos que tienen síntomas o consultan a su médico. Al igual que COVID-19, existen muchos que portan el virus de influenza sin síntomas, pero pueden infectar a quienes los rodean.

Harvard Health Publishing estima que del 20 % al 30 % puede tener el virus sin síntomas, pero los datos de un estudio basados en la comunidad de Inglaterra sugieren que «la mayoría de las infecciones de influenza son asintomáticas». Esto es similar a lo que los investigadores encuentran sobre el COVID-19.

Casi el 80 % de las personas con el nuevo coronavirus son asintomáticas o tienen síntomas leves que no provocan la necesidad de acudir al médico. Del 20 % restante, la Organización Mundial de la Salud encuentra que el 13.8 % desarrolló una enfermedad grave que presenta dificultad respiratoria significativa con niveles de saturación sanguínea menores o iguales al 93 %.

A diferencia del porcentaje de mortalidad por gripe que puede alcanzar hasta el 10 % en las semanas pico, los números para COVID-19 indican que el «refugio en el hogar» mundial ha mantenido el porcentaje global entre el 4 % y el 5 %. Existen países con porcentajes cada vez más altos para dar como resultado un número promedio. Puede seguir los números variables en el mapa de Johns Hopkins.

Recuerde que el número reportado de personas que han sido evaluadas para COVID-19 se usa en el mapa y no son el total de las personas que pueden ser asintomáticas. Aunque una sola muerte es demasiado, el distanciamiento social, lavado frecuente de manos y una conciencia clara de cómo se propaga el virus pueden mantener la tasa de mortalidad más baja que la de la neumonía y la influenza.

La presión sobre los recursos médicos comúnmente experimentados durante la temporada de gripe se agrava por la adición de otra infección viral que desencadena complicaciones respiratorias: COVID-19. Estos son hechos importantes que debe recordar cuando lea los titulares y los informes de noticias.Publicidad


COVID-19 puede disminuir en los meses de verano

Así como la gripe tiene una estación segun las temperaturas ambientales, los científicos previenen que la capa lipídica que rodea al COVID-19 desencadenará una respuesta similar. Los investigadores estudiaron la contagiosidad del 21 al 23 de enero, antes de que el gobierno chino adoptara medidas el 24 de enero para detener la propagación del virus. Esto le dio al científico datos sobre la propagación viral natural y sin obstáculos.

Descubrieron que, en la etapa inicial del brote, las áreas con baja temperatura y humedad tenían un mayor número de contagios que aquellas con climas más cálidos y húmedos. Los datos de 14 países con más de 20 casos entre el 8 y el 29 de febrero revelaron que la gravedad dependía de la temperatura y la humedad. Cuanto más altas sean ambas mediciones, menor será la gravedad durante ese período.

Sigue siendo un misterio, si el clima cálido ayudará a aplanar la curva y extender el número de infecciones durante el verano, y como consecuencia reducir la presión sobre los recursos médicos.

Por lo general, este tipo de virus muestra estacionalidad, sin embargo, como informa la BBC, las pandemias no siguen patrones estacionales. Jan Albert, profesor de control de enfermedades infecciosas en el Instituto Karolinska de Estocolmo, abordó la cuestión de si habría un flujo estacional:

“En última instancia, esperaríamos ver que Covid-19 se vuelva endémico. Y entonces sería sorprendente que no mostrara estacionalidad. La gran pregunta es si la sensibilidad de este virus a [las estaciones] influirá en su capacidad de propagarse en una situación de pandemia. No lo sabemos con certeza, pero debería ser posible».

Las infecciones endémicas son aquellas que ha viajado a través de la población humana durante años. Muchos de los coronavirus han sido endémicos y responden a cambios estacionales, lo que da a los investigadores la esperanza de que COVID-19 responda de manera similar cuando lleguen los meses de primavera y verano.

Los expertos de todo el mundo han tratado de estimar la propagación de la enfermedad y creen que oscila entre 2.0 y 2.5, lo que significa que por cada persona infectada habrá 2 a 2.5 que se infectarán.

La humedad es una razón por la que los investigadores esperan una disminución de la transmisibilidad. El virólogo Thomas Pietschmann del Centro de Investigación Experimental y de Infección Clínica en Hannover, Alemania explica:

«Lo especial de este virus es que los humanos se enfrentan a él por primera vez. De los datos que tenemos de China, podemos concluir que el virus solo pasó una vez de un animal a humanos y desde allí se propagó.

Los virus tienen mayor estabilidad a bajas temperaturas. Esto es similar a la comida que se mantiene más tiempo en el refrigerador. En los días fríos y generalmente secos de invierno, las pequeñas gotas, junto con los virus, flotan en el aire más tiempo que cuando la humedad del aire es alta».

Los virus afectan diferente a hombres y mujeres

Los datos también han demostrado que las mujeres tienen una mayor tasa de supervivencia que los hombres, similar a la gripe. Aunque parece que los hombres y las mujeres han sido infectados al mismo nivel, el porcentaje que ha muerto son hombres. El New York Times informa que los CDC chinos publicaron un análisis que demuestra que las muertes de COVID-19 en hombres fueron de 2.8 %, pero en mujeres de 1.7 %.

Los investigadores encontraron la misma diferencia en los brotes de virus SARS y MERS. Algunos expertos creen que las diferencias pueden radicar en la capacidad de generar una mejor respuesta inmunológica contra las infecciones. Pietschmann cree que otra diferencia reside en la genética y dice:

«Algunos genes inmuno-relevantes, por ejemplo, los genes que son responsables de reconocer los patógenos, están codificados en el cromosoma X. Dado a que las mujeres tienen dos cromosomas X y los hombres solo uno, el sexo femenino tiene una ventaja».

Las fluctuaciones estacionales pueden estar relacionadas con la vitamina D

Aunque muchos creen que recibir la vacuna contra la gripe reducirá su riesgo, la efectividad es inferior al 50 %. En cambio, puede tener una mejor oportunidad de reducir la gravedad y la infección al prestar atención a sus niveles de vitamina D. Muchos creen que el aumento y la recurrencia de infecciones se basan en tres factores, de los cuales su sistema inmunológico afecta a dos:

  • Pasar más tiempo en el interior durante los meses de invierno con las ventanas cerradas, significa que es más probable que se infecte al respirar el mismo aire de alguna persona que porta un virus.
  • Los días son más cortos y la falta de rayos de sol afecta sus niveles de vitamina D y melatonina, lo que a su vez afecta su sistema inmunológico.
  • El virus sobrevive en climas fríos y secos.

En 1981, los investigadores proponían que existía una razón estacional detrás de las epidemias de influenza. En una revisión de la literatura, los investigadores concluyeron que la producción sólida de vitamina D, que normalmente es una opción durante los meses de verano, vuelve a las personas deficientes durante el invierno.

Esta deficiencia predispone a los niños a infecciones respiratorias. También encontraron que los adultos inyectados con el virus de la influenza tenían más probabilidades de desarrollar síntomas cuando disminuía su nivel de vitamina D. Llegaron a la conclusión de que el estímulo estacional propuesto en 1981 era una función de la deficiencia de vitamina D.

Algunos científicos han sugerido que la vitamina D induce a otra molécula, catelicidina, para activar genes involucrados en el sistema inmunológico. Independientemente del mecanismo, los informes de GrassrootsHealth en varios ensayos controlados aleatorios demostraron la efectividad que tiene la vitamina D para reducir el riesgo de contraer gripe.

Para apoyar la capacidad de su cuerpo de combatir infecciones, su objetivo es alcanzar un nivel situado entre 60 y 80 n /ml, con 40 ng/ml como el límite más bajo de suficiencia. Aunque la investigación puede sugerir cuánto le tomaría a una persona promedio alcanzar 40 ng/mL, sus requerimientos individuales pueden variar.

Para saber si necesita un suplemento o no, deberá conocer sus niveles. La exposición regular a los rayos del sol es la forma ideal de optimizar sus niveles de vitamina D, pero si vive en el hemisferio norte, esto no es posible durante los meses de invierno.

GrassrootsHealth ofrece estas pruebas por medio de un kit de prueba de vitamina D como parte de su investigación patrocinada por los consumidores. Al suscribirse apoyará esta investigación que podrá beneficiar a millones de personas en los próximos años. Todos los ingresos de estos kits van dirigidos a GrassrootsHealth. No obtengo ningún beneficio de estos kits y solo los proporciono como un servicio conveniente para mis lectores.

Apoye su sistema inmunológico y reduzca el riesgo de sufrir infecciones

Existen varias estrategias que puede usar para fortalecer su sistema inmunológico y reducir la cantidad y la gravedad de las infecciones. Su sistema inmunológico es su primera línea de defensa contra las infecciones y sirve para apoyar la salud.

Además de optimizar la vitamina D y las sugerencias que se enumeran a continuación, también deberá lavarse las manos con frecuencia para reducir la propagación de virus y bacterias que desencadenan infecciones. Para obtener información sobre la eficacia y la técnica, consulte el artículo «La importancia de lavarse las manos para combatir infecciones«.

•Nutrición: se ha documentado en los últimos años el papel que desempeña su microbioma intestinal en el funcionamiento de su sistema inmunológico. Para apoyar su microbiota intestinal, es importante alimentar y cuidar sus bacterias beneficiosas.

Puede hacerlo al limitar los antibióticos sólo para usos importantes, consumir una dieta alta en fibra para alimentar su microbiota e incluir alimentos fermentados en su plan nutricional para completar su intestino con bacterias beneficiosas. Evitar el azúcar y los alimentos procesados, que alimentan a las bacterias dañinas.

•Dormir: La privación del sueño tiene un alto costo, incluido un impacto perjudicial para su sistema inmunológico. Como he escrito antes, la falta de sueño aumenta su riesgo de obesidad, demencia, cáncer, osteoporosis y provoca un envejecimiento prematuro. Si tiene problemas para dormir, consulte el artículo «¿Quiere dormir bien durante la noche? Optimice su rutina y santuario para dormir» para obtener sugerencias que lo ayuden a lograr un sueño de calidad.

•Ejercicio: el ejercicio regular puede reducir el potencial de infección, en algunos estudios hasta en un 46 %. Incluso aquellos que estaban infectados experimentaron una reducción en la gravedad de sus síntomas.

Dado que se ha demostrado en repetidas ocasiones que beneficia a su sistema inmunológico, es una parte muy importante en su rutina diaria. Sin embargo, algunas personas no disfrutan tanto la idea de hacer ejercicio como otras. Si necesita ayuda para agregar el ejercicio a su rutina, consulte el artículo “Cómo hacerse amante del ejercicio”.