Protesta pacífica contra la SEMARNAT en el Día Mundial del Medio Ambiente

SemarnatPor Mercedes López Martínez, Vía Orgánica, 6 de junio de 2012

La jornada fue definida como una acción de protesta y no como una celebración

Se exigió a Juan Elvira Quesada, titular de la SEMARNAT elegir si se retira con la vergüenza de facilitar la contaminación transgénica en México o defender la alimentación tradicional

Organizaciones civiles realizaron una protesta pacífica el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, en las oficinas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), pronunciándose por un “México sin Transgénicos”.

Bajo la consigna: “Elvira: queremos verte trabajar”, se emplazó al titular de la SEMARNAT, Juan Elvira Quesada, a dejar de firmar permisos para siembras experimentales –pilotos o comerciales- de cultivos transgénicos en México.

Entre los grupos destacan organizaciones civiles, campesinas, sindicatos, con incidencia local, nacional e internacional como: “Sin Maíz no Hay País”, el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, el Grupo de Estudios Ambientales GEA; Semillas de Vida, ANEC, STINCA, El Barzón Chihuahua, COMCAUSA AC, el Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas AC, la Central Campesina Cardenista, la CNPA, Green Peace y Vía Orgánica AC.

Las organizaciones acusaron a Elvira de la entrega del patrimonio alimentario mexicano a la empresa transnacional Monsanto, debido a que el funcionario ha otorgado 35 permisos para sembrar soya, 191 para algodón, 17 para trigo y 158 para maíz genéticamente modificados, en áreas como la Península de Yucatán, Chiapas y la Planicie Huasteca; arriesgando la biodiversidad y las plantas nativas.

Las organizaciones citaron como ejemplo el permiso otorgado a soya GM por DGIRA-Semarnat, a pesar de que la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso dela Biodiversidad (Conabio) y el Instituto Nacional de Ecología (INE) habían dado un dictamen no favorable, ante el riesgo de afectar áreas naturales por la contaminación del glifosato y de alterar la polinización en la apicultura.

Cabe destacar que estudios recientes demuestran que la exposición humana al glifosato puede tener efectos nocivos en la salud, al dañar el sistema reproductivo, generar cáncer, malformaciones y abortos  y efectos neurológicos adversos.

Jornada de protesta festiva

Las actividades iniciaron a las 6.30 horas, con la instalación de la acción en las oficinas de SEMARNAT, que iniciaron con el empapelado de los vidrios de la entrada con letreros que instaban a Elvira a trabajar y que se manifestaban: “Por un México sin Transgénicos” y “Millones contra Monsanto”. Posteriormente, se realizó una conferencia de prensa, donde representantes de organizaciones civiles y campesinas explicaron el sentido de la protesta y los problemas que les está generando la siembra de alimentos transgénicos en sus cosechas.

Después se efectuó un desayuno de tamales y atole, invitando a participar a los medios de comunicación y personal de la SEMARNAT. Luego de lo cual se montó un periódico mural informativo y  un tendedero, donde la ropa presentaba datos duros de los permisos concedidos por Elvira a empresas transnacionales para la siembra –experimental y comercial- de transgénicos.

A mediodía se realizó un Foro sobre los transgénicos. El primer orador fue Federico Barrón Autrique, integrante del Colectivo Sin Transgénicos “Maá OGM” de Yucatán, quien explicó que a raíz de una siembra piloto de 30 mil hectáreas de prueba con soya transgénica, se habían contaminado su producción de miel, a través de la polinización, lo cual evitó que la miel fuera comercializada en Europa, como se hacía anteriormente.

Ante esa problemática los productores, representantes de 10 mil apicultores de Yucatán con tradición de producción ancestral de miel, presentaron un amparo por la contaminación de sus productos que fue apoyada por Green Peace, el cual fue favorable a ellos, logrando que el gobierno del Estado declarará a Yucatán como: “Libre de Transgénicos”.

No obstante, comentó Berrón,  la amenaza de transgénicos está vigente, violentando la convención de Ramsar[i] que brinda protección a las costas, esteros y manglares. Ante ello, instó a las y los mexicanos a organizarnos, para defender el patrimonio milenario.

Por su parte, Lourdes Martínez Bautista, de la Cooperativa Agropecuaria Regional Fosepan Titataniske, de Cuetzálan, Puebla, comentó que son productores de miel, café y pimienta orgánicas y que con la organización de productores y comerciantes de la zona, pudieron frenar la siembra de transgénicos en la zona libre de la Sierra Norte de Puebla, que podían afectar al maíz  y a la miel (por polinización).

Asimismo, lograron instaurar un ordenamiento ecológico territorial, a través de un trabajo de concientización y consulta comunitaria. No obstante, siguen alerta, porque las empresas transnacionales intentan ingresar a sus comunidades, ya sea para siembras o negocios, lo que afectaría sus cultivos tradicionales y formas de comercialización.

También participaron en el Foro José Ángeles López de la Central Campesina Cardenista y Rosalba Calva del Sindicato de Trabajadores de INCA Rural, quienes reiteraron la importancia de realizar alianzas sociales, para evitar la introducción de Transgénicos a México que afectarán las economías campesinas, formas de intercambio y comercialización tradicionales y, sobre todo a la salud.

Durante la tarde se ofreció una comida para todas y todos los manifestantes, así como a las y los trabajadores que salían de sus oficinas.

Las actividades culturales estuvieron presentes en la manifestación, con una obra de Teatro Guiñol por el Fray Francisco de Vitoria, así como una obra de teatro.

Previa a la clausura de la actividad de protesta, se efectuó un Foro Abierto, donde se leyeron saludos de otras organizaciones que no pudieron asistir.. Para concluir, se leyó una nota informativa suscrita que destacaba los argumentos a favor de la protesta civil pacífica, así como la legislación nacional e internacional que sustentó esta protesta.



[i]  Esta convención (Ramsar, Irán, 1971) es un tratado intergubernamental cuya misión es “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario