Prepara a tus árboles frutales caducifolios para la llegada de la primavera

Por Antonio Monjarás

La llegada de la primavera trae consigo  muchos cambios, el clima cambia y consigo todo el ecosistema pues ha llegado el momento de renovar.

Te has preguntado ¿por qué algunos árboles se defolian (tiran sus hojas) cuando el invierno llega?, es extraño ¿no? Pues hay una explicación para este fenómeno. Algunas plantas tienen este comportamiento debido a que son muy sensibles a los cambios climáticos.

Sí, las plantas que tiran las hojas durante el invierno, se conocen como plantas caducifolias. Estas plantas tienen un proceso fisiológico muy complejo. Cuando la luz y la temperatura comienzan a cambiar, se activan ciertas hormonas en estas plantas, dichas hormonas le dicen a la planta que ha llegado el momento de «dormir», como respuesta la planta se deshace de todas sus hojas y entonces su actividad fisiológica mengua, pues ahora ya no hay hojas.

Dentro de la clasificación de plantas caducifolias podemos encontrar a muchas especies, dentro de las cuales destacan algunos árboles.

El durazno, la ciruela, el chabacano, el peral, membrillo y la manzana son algunos ejemplos de árboles caducifolios.

Si tienes algún árbol en casa con las características antes descritas, la siguiente información puede servirte. Lo primero es la poda.

Un árbol en  reposo

En esta imagen tenemos a un árbol de ciruelo. El cual aún se encuentra en reposo «dormido». Justo antes de la primavera hay que hacer una revisión a sus ramas. Algunas de ellas pueden estar dañadas por las bajas temperaturas, será fácil notarlas pues estarán secas o en proceso de secarse.

Dichas ramas deben ser retiradas para promover y estimular nuevos brotes.

Todo se traduce a la optimización de la energía pues las ramas secas en los árboles pueden ser un gasto de energía poco favorable. Cuando una rama sufre algún daño y no muere de manera total, el árbol seguirá enviando energía para tratar de restaurar el daño, por tanto si quitamos estas partes del árbol, esa energía será enviada a otras zonas en donde esa energía sea mejor aprovechada.

¿Cómo hacer la poda correcta?

Como ya se mencionó, es importante retirar las ramas que tengan algún daño, ya se por el frío, enfermedad o daño físico. La manera correcta de hacer las poda para retirar dichas ramas es con el uso de unas buenas tijeras de poda (como puede verse en la imagen).

Es importante retirar la rama en su totalidad, cortándola hasta donde llegue el daño, pues  tampoco es muy recomendable cortar las partes vivas de la rama, algunas veces sólo retiramos pequeñas ramas pero otras veces hay que retirar toda una rama de más de un año. Los árboles renuevan sus ramas cada año, por lo tanto, año con año tendremos ramas nuevas sobre las cuales se irán añadiendo otras.

Como puede verse en la imagen el corte se ha hecho hasta donde la rama dañada se une a otra rama (sana) más grande.

¿Sólo quito las ramas dañadas?

No es regla podar un árbol sólo cuando éste tenga ramas dañadas. También podemos aprovechar que el invierno ya casi se termina, para hacer otro tipo de poda, la poda de formación.

Podas de formación

Las podas de formación tienen algunas ventajas, dentro de las cuales se destacan la estimulación de yemas florales y vegetativas, las cuales como sabemos, más adelante serán los frutos.

Arriba se observa como las primeras yemas florales y vegetativas están apareciendo. Por lo tanto, nuestro árbol está llegando a su despertar de primavera.

Por otro lado esta la optimización de la energía, para un árbol es mucho mas fácil generar buenos frutos cuando las ramas son relativamente pocas y cuando más cerca se encuentran estas de las raíces y troncos principales. Pues no es lo mismo mover el alimento hasta tres metros que a un metro y medio. Para todo eso nos ayuda una buena poda de formación.

Las podas de formación nos ayudan a darle una mejor apariencia estética a nuestro árbol. Además como vemos en la imagen, las podas «apicales» nos ayudan a no tener árboles demasiado altos, lo cual facilita la cosecha de los frutos.

Ahora que ya sabemos un poco más de nuestros árboles frutales caducifolios, podemos empezar a hacerlo en casa, te darás cuenta como esta actividad se verá traducida en una mejor apariencia en el árbol y sobre todo mejores frutos.

Entonces estaremos listos para recibir las bellas flores.

Y claro, el antes y el después….

Antes de la poda

Después de la poda