Por qué las deficiencias nutricionales generalizadas son una realidad que debe ser evaluada

Por El Dr. Mercola, 3 de febrero de 2014

Ha habido mucha controversia en torno a la cuestión de que si usted necesita o no tomar suplementos. Los críticos afirman que los suplementos vitamínicos son una pérdida de dinero, ya que usted puede obtener todos los nutrientes necesarios a través de la alimentación. También afirman que la mayoría de las personas en realidad no son deficientes en términos de nutrición, gracias a todos los alimentos fortificados en el mercado.

Por desgracia, hay una serie de problemas con tales afirmaciones. En primer lugar, creo que tenemos que reconocer que hay un problema con nuestro suministro de alimentos—simplemente usted NO está recibiendo la misma nutrición como las generaciones pasadas.

Esto está muy relacionado con los métodos modernos industriales, que incluyen la dependencia de los fertilizantes sintéticos que disminuyen radicalmente la densidad de nutrientes, incluyendo micronutrientes valiosos que han desaparecido desde hace mucho tiempo de la mayoría de estos suelos.

Por otra parte, los productos químicos agrícolas tóxicos, utilizados en cantidades cada vez mayores, terminan en nuestro suministro alimenticio. Creo que un caso fuerte puede hacer que muchas personas– en especial si usted consume alimentos procesados y no alimentos elaborados orgánicamente– están sufriendo de deficiencias nutricionales de diferentes tipos y en diferentes grados.

Sugerir a la población general de los Estados Unidos consumir una dieta rica en nutrientes es una  tontería y muestra la extrema ignorancia de los hechos.

La Población General No Come Suficientes Frutas o Vegetales

El Reporte Semanal de Mortalidad y Morbosidad de los Centros para el Control de Enfermedades y Prevención1 (CDC) con fecha 10 de septiembre 2010, resalta uno de los problemas fundamentales encontrados por la mayoría de los estadounidenses, y eso es la falta de acceso, disponibilidad y  asequibilidad de frutas frescas enteras y vegetales. Según los CDC:

«Una dieta rica en frutas y vegetales puede reducir el riesgo de muchas causas principales de muerte y puede desempeñar un papel importante en el control de peso.

El objetivo de Healthy People 2010 para las frutas y vegetales incluye aumentar a 75 por ciento la proporción de personas mayores de 2 años quienes consumen dos o más porciones de fruta al día, y un 50 por ciento en los que consumen tres o más porciones de vegetales al día «.

Los estadounidenses están muy lejos de esos objetivos. Según el informe de los CDC, un 32.5 por ciento de los adultos consumieron frutas dos o más veces por día en 2009, y solo el 26 por ciento comieron verduras tres o más veces al día. En general, no se observaron cambios significativos en el consumo de vegetales entre el 2000 y 2009, mientras que el consumo de fruta en realidad disminuyó un par de puntos porcentuales… Según el informe:

«Estos resultados subrayan la necesidad de intervenciones a nivel nacional, estatal y de la comunidad, a través de múltiples entornos (por ejemplo, lugares de trabajo, lugares de la comunidad, y restaurantes) para mejorar el acceso, disponibilidad y la asequibilidad a las frutas y vegetales…»

Muchas Personas No Obtienen la Cantidad Suficiente de Grasas Omega-3 Benéficas para la Salud Cardiaca a Través de su Alimentación

De manera similar, un reciente artículo en Scientific American2 enfatiza las deficiencias nutricionales causadas por la disminución del consumo de pescado. Una investigación reciente publicada en The Annals of Internal Medicine3 sugiere que el consumo de pescado graso, como el salmón salvaje de Alaska, una o dos veces a la semana puede reducir significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca y de arritmia y ayuda a disminuir la mortalidad por todas las causas.

La mayoría de los estadounidenses no están recibiendo la nutrición necesaria a través de su alimentación. De acuerdo con la revista Scientific American:

«Aproximadamente el 69 por ciento de las personas de los Estados Unidos resultaron ser consumidores habituales de pescado – lo que significa que habían comido pescado una vez durante el mes anterior que fueron encuestados – según un artículo4 de revisión, publicado en 2013. Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses5 en 2010 (DGA) estiman que el estadounidense promedio consume 3.5 oz de pescados y mariscos por semana, que es alrededor de la mitad de un filete de salmón cocinado”.