Otra ganadería es posible

Por Carmelo Ruiz Marrero,  Haciendo Punto en Otro Blog, 13 de agosto 2013

Se puede hacer ganadería en armonía con el ambiente, y con prácticas que son perfectamente aplicables al ambiente caribeño

La separación entre la ganadería y la agricultura ha sido uno de los peores desastres agropecuarios de América Latina. Los animales domésticos son parte esencial de la producción agrícola pues el estiércol que producen es indispensable para la fertilidad de los cultivos. Al separarse la agricultura de la ganadería las siembras se quedaron sin su fuente principal de fertilizante natural, y la ganadería sin agricultura ha obligado al ganadero a alimentar los animales con insumos externos, los cuales vienen de grandes distancias. Y encima de eso, el estiércol pasa a ser un desperdicio y un problema ambiental y de salud pública.

La ganadería, como actividad especializada separada de la agricultura, se convirtió así en motor de deforestación y destructor de la biodiversidad, asociada a latifundios que concentran las tierras en pocas manos y perpetúan el hambre y la pobreza rural, procesos observados a lo largo de la historia latinoamericana. Inclusive en indicadores económicos como la productividad por área y por animal y creación de empleos, el modelo ganadero convencional queda muy mal parado.

Informa la reportera ambiental Tracy L. Barnett:

“Los ganaderos han despejado millones de hectáreas de selva tropical y bosques secos tropicales para crear pastizales para el ganado, liberando así incontables toneladas de carbono a la atmósfera… causando olas de sequías y erosión, eliminando el hábitat de vida silvestre y degradando los ríos que fluyen a través de ellos. Cerca del 27% del suelo colombiano es utilizado ahora para la producción de ganado y la deforestación continúa a una agresiva tasa de 300,000 hectáreas por año, de acuerdo con un artículo escrito por (Alicia) Calle y otros autores, publicado en la prestigiosa revista Forest Ecology and Management.

La crianza de ganado convencional requiere la aplicación de 100 a 800 kilogramos de urea por hectárea al año, un fertilizante importado de alto costo basado en combustibles fósiles que contamina las cuencas regionales, degradando así, la calidad del agua y suprimiendo la población de peces. Los bosques tropicales que una vez se extendieron a lo largo y ancho del Valle del Cauca (Colombia) fueron tumbados hace más de un siglo y muchas hectáreas fueron convertidas en ranchos de crianza de ganado. Desde ese entonces, el negocio más lucrativo del azúcar ha suplantado la mayoría de las granjas de ganado, causando así un impacto ambiental aún mayor por el uso extendido de herbicidas y pesticidas.”

http://theesperanzaproject.org/es/2010/11/los-ganaderos-de-el-hatico-el-problema-es-la-solucion/

Es la ganadería necesariamente un enemigo de la biodiversidad y la protección ambiental? La ciencia de la agroecología no rechaza la ganadería, sino que busca reintegrarla a la agricultura en sistemas eco-eficientes. Mediante la innovadora propuesta de sistemas intensivos silvopastoriles, la ganadería en áreas tropicales sí puede aportar beneficios ambientales considerables, incluyendo la conservación de la biodiversidad. Tales sistemas, ya puestos en práctica en Colombia y otros países, tienen beneficios comprobados no sólo ambientales sino también productivos.

Estos sistemas combinan en el mismo espacio animales junto con hierbas de forraje y árboles. La operación de éstos se fundamenta sobre cuatro principios: 1) incrementar la biomasa vegetal y biodiversidad, 2) detener la degradación de los suelos y promover su rehabilitación, 3) protección y uso racional de fuentes de agua y 4) aumentar la productividad animal por hectárea.

Los beneficios de los sistemas silvopastoriles son numerosos. Ofrecen variados servicios ambientales, como secuestro de carbono, retención de suelos y agua- lo cual protege cuencas hidrográficas-, flores que benefician polinizadores, y además sirven de corredores de vida silvestre. La presencia de árboles ayuda a mantener y mejorar la fertilidad de los suelos y contrarresta su compactación, fija nitrógeno, y ayuda a recargar los nutrientes en el suelo. Beneficios económicos incluyen la producción de madera, productos medicinales, forraje para animales, resinas, aceites esenciales, miel, y frutas, semillas y vainas que además de alimentar gente también nutren al ganado y la vida silvestre.

Hay que aclarar el uso de la palabra “intensivo”. No es intensivo en el sentido agroindustrial, sino que se refiere a la eficiencia de procesos biológicos como fotosíntesis y fijación de nitrógeno.

El tratamiento ético de los animales de la finca es un factor central en esta nueva ganadería ecológica. Dado que la agroecología es un enfoque que atiende aspectos sociales, culturales y económicos del agro, ésta es útil para emprender un acercamiento al tratamiento de los animales de la finca desde la ética. Uno de los principales referentes latinoamericanos en este campo es el científico cubano Roberto García Trujillo, de la Asociación Cubana de Agricultura Orgánica. En su libro Los Animales en los Sistemas Agroecológicos, publicado en 1996, plantea que  “la concepción agroecológica del manejo de los animales de granja, no sólo incluye los puntos de vista productivos y económicos, sino también los de bienestar animal, necesidades, libertades y ética.

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. … [Trackback]

    […] Information on that Topic: viaorganica.org/otra-ganaderia-es-posible/ […]

  2. … [Trackback]

    […] Read More on to that Topic: viaorganica.org/otra-ganaderia-es-posible/ […]

  3. bitcoin era dice:

    … [Trackback]

    […] Read More on that Topic: viaorganica.org/otra-ganaderia-es-posible/ […]

Los comentarios están desactivados.