Origen del SARS-CoV-2: el encubrimiento más mortal de la historia humana

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 16 de junio del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • El problema del origen del SARS-CoV-2 no es racial, cultural ni político. El verdadero problema, independientemente que sea peligrosa o no, es si la investigación de ganancia de función es acertada y si debería continuar, en cualquier lugar
  • Si el SARS-CoV-2 es un virus creado por el hombre, como siguen sugiriendo las investigaciones, es una prueba de que la investigación de ganancia de función plantea muchos riesgos para la humanidad, los cuales superan con creces cualquier ganancia potencial
  • El riesgo de que salga del laboratorio es enorme. Según la evaluación de riesgos del Departamento de Seguridad Nacional para la Instalación Nacional de Bio y Agrodefensa en Kansas, las posibilidades de que un virus escape de la instalación durante los 50 años de existencia es del 70 %
  • Los investigadores identificaron secciones en la superficie de la proteína spike que permiten que el SARS-CoV-2 se adhiera a las células humanas. También advierten que los esfuerzos actuales para desarrollar una vacuna contra el COVID-19 tal vez fracasen porque no se conoce la etiología del virus
  • Señalan que ya han elegido un adyuvante tras haber completado el diseño de una vacuna inicial, que es la forma en que se realiza el desarrollo de la vacuna, lo que puede ser otro grave error que podría hacer que la vacuna contra el COVID-19 sea realmente peligrosa

Las autoridades chinas por fin admitieron que el SARS-CoV-2 no se originó en un mercado de Wuhan, pero esa es la única respuesta oficial a la pregunta sobre el origen del virus. Existen muchas preguntas válidas, y se plantean más sobre la posibilidad de que se trate de un virus artificial.

Las pruebas que indican que es un virus diseñado incluyen el artículo de Investigación Antiviral «The Spike Glycoprotein of the New Coronavirus 2019-nCoV Contains a Furin-Like Cleavage Site Absent in CoV of the Same Clade», publicado en abril de 2020, y «Furin, a Potential Therapeutic Target for COVID-19», publicado en febrero de 2020.

Según estos documentos, el SARS-CoV-2 es el único coronavirus con un sitio de escisión de furina. Ni siquiera los parientes lejanos del SARS-CoV-2 lo tienen, mientras que los coronavirus que lo tienen comparten solo el 40 % del genoma del SARS-CoV-2. Sin embargo, se han hecho intentos para introducir un sitio de escisión de furina en la proteína Spike de un coronavirus, y han tenido éxito.

Aunque ninguno de estos documentos hace ninguna afirmación sobre cómo podría haber surgido esta ganancia de función, otros señalaron que esta nueva función no podría surgir de forma natural. Resumí los estudios y descubrimientos de Chris Martenson y los de Yuri Deigin en mi artículo «Esta prueba demuestra que el SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio«.

Otros señalaron que los virus se pueden manipular y alterar muy fácil al utilizar métodos de baja tecnología que no dejan signos reveladores de inserción o interferencia genética. Uno de estos métodos se conoce como «passaging». Según lo informado por Independent Science News:

«Passaging es cuando se coloca un virus vivo en un cultivo animal o celular al que no se adapta y luego, antes de que el virus muera, se transfiere a otro animal o célula del mismo tipo. El passaging se realiza de forma iterativa.

La teoría es que el virus evolucionará muy rápido (ya que los virus tienen tasas altas de mutación) y se adaptará al nuevo tipo de animal o célula. Cuando se aplica el passaging a un virus, permite que se adapte a su nueva situación y crea un nuevo patógeno.

El experimento más famoso se realizó en el laboratorio del investigador holandés Ron Fouchier. Fouchier tomó un virus de influenza aviar (H5N1) que no infectó a los hurones (u otros mamíferos) y lo pasó a hurones. La intención del experimento era desarrollar un PPP [posible patógeno pandémico].

Después de diez pasos, los investigadores descubrieron que el virus había evolucionado y podía infectar a los hurones y transmitirlo a otros en jaulas vecinas. Crearon un virus de hurón en el aire, un posible patógeno pandémico y una tormenta en la comunidad científica internacional».

Por qué es importante el origen del SARS-CoV-2

En una entrevista realizada el 3 de junio de 2020 por The Telegraph al exjefe del MI6 (sí, la misma MI6 de las películas de James Bond) Sir Richard Dearlove, habló sobre un informe científico que sugiere cuales fueron los elementos clave del virus que se insertaron de forma estratégica para que fuera infeccioso en los humanos.

Según The Telegraph, Dearlove «cree que la pandemia de coronavirus «comenzó como un accidente», ya que el virus se escapó de un laboratorio en China». Si se demuestra que es cierto, eso podría tener ramificaciones económicas y significativas para China. Incluso podría pagar una indemnización por los problemas económicos que causó la pandemia en todo el mundo.

Dicho esto, es importante reconocer que el problema del origen del SARS-CoV-2 no es racial, cultural ni político. El verdadero problema es, si la investigación de ganancia de función es acertada, independientemente que sea peligrosa o no, y si debería continuar, en cualquier lugar.

Dicha investigación se ha llevado a cabo en todo el mundo por años, y ya no es un secreto que Estados Unidos financió la investigación en China, donde ahora se sospecha que es la fuente de la pandemia del COVID-19.

Por supuesto, Estados Unidos no quiere involucrar sus propias agencias en la creación de este virus, razón por la cual los funcionarios del gobierno se centran en el origen de la fuga, que es China, lugar donde según se diseñó. Es obvio que, si se trata de un virus diseñado, todos los que estén relacionados con su creación, incluyendo los que lo financiaron, serían responsables.

Entonces, por favor, cuando hablemos sobre origen del SARS-CoV-2, seamos claros sobre cuál es el problema, llamado armas biológicas peligrosas o la investigación de biodefensa y no la población china o su gobierno. Necesitamos responsabilizar a TODOS los investigadores (sin importar la ubicación del laboratorio) que están involucrados en este tipo de experimentos.

La primera evaluación de riesgos del Departamento de Seguridad Nacional para la Instalación Nacional de Bio y Agrodefensa en Manhattan, Kansas, estimó que el riesgo de escape es muy alto, y corresponde a más del 70 % de probabilidad durante los 50 años de vida de la instalación.

Si el SARS-CoV-2 es un virus creado por el hombre, es una prueba de que la investigación de ganancia de función plantea muchos riesgos para la humanidad, los cuales superan con creces cualquier ganancia potencial.

Prácticamente todas las demás amenazas para la humanidad (toxinas ambientales, pesticidas, OGM, contaminación) son insignificantes en comparación con el peligro que representa la investigación de biodefensa/armas biológicas.Publicidad


No vale la pena correr el riesgo por la investigación de ganancia de función

«Ganancia de función» se refiere a experimentos en los que se altera un patógeno para darle una funcionalidad nueva o agregada, por ejemplo, la capacidad de infectar a los humanos, cuando antes era imposible, o un aumento en las infecciones o la letalidad.

Hace una década, el Dr. Anthony Fauci defendió y promovió la investigación de ganancia de función en los virus de la gripe aviar, y dijo que valía la pena tomar el riesgo de tal investigación ya que eso les permitía a los científicos prepararse para las pandemias.

En realidad, parece que este tipo de investigación no mejoró en absoluto las respuestas de los gobiernos ante las pandemias.

Como se señaló en el documento de 2016, «Gain-of-Function Research: Ethical Analysis», aunque la investigación de ganancia de función pudiese crear medidas de control mejoradas y efectivas, accidentes de laboratorio o alguna «acción malévola» en la que los patógenos mejorados se liberen, podría causar millones de pérdidas.

Ya vimos lo que puede causar en la economía de todo el mundo. Las instalaciones de nivel 3 y 4 de bioseguridad en todo el mundo han sufrido fallas de seguridad, por lo que fue solo cuestión tiempo para que algo así saliera y tuviera la capacidad de propagarse tan rápido.

Como se señaló en un documento de 2013, «la capacidad de controlar los eventos de escape no está garantizada y esto representa una grave amenaza para la salud humana debido al aumento tan rápido de los laboratorios de bioseguridad en todo el mundo».

De hecho, es muy grande el riesgo de que se escape de un laboratorio. Como se informó en el documento «The Consequences of a Lab Escape of a Potential Pandemic Pathogen», publicado en la revista Frontiers in Public Health en 2014:

«La primera evaluación de riesgos del Departamento de Seguridad Nacional para la instalación nacional de biodefensa y agrodefensa en Manhattan, Kansas, estimó un riesgo de escape muy alto, que corresponde a más del 70 % de probabilidad en los 50 años de vida de la instalación, que calcula una probabilidad básica de escape, p1 = 2.4 % por año.

El Consejo Nacional de Investigación que supervisa la evaluación de riesgos comentó: ‘Las estimaciones indican que la probabilidad de una infección provocada por una liberación de FMDv en el laboratorio del NBAF en Manhattan, Kansas es casi del 70 % en 50 años… y representaría un impacto económico entre 9000 a 50 000 millones de dólares.

El comité considera que los riesgos y los costos podrían ser más altos que eso. «Mientras que el DHS redujo el riesgo de escape a 0.11 % durante los 50 años de la instalación, el comité de la NRC fue muy analítico con los nuevos cálculos:

‘El comité considera que las bajas probabilidades de liberación se basan en estimaciones muy optimistas y sin respaldo de las tasas de error humano, subestima el material infeccioso disponible para la liberación y el tratamiento inapropiado de las dependencias, incertidumbres y sensibilidades en el cálculo de las probabilidades de liberación’. Confiamos más en las conclusiones del comité de NRC, ya que no tienen nada que perder».

Otro artículo, publicado en mayo de 2016 en The Journal of Infectious Diseases, señaló:

«Las recientes fallas de seguridad en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los NIH que podrían haber resultado en la exposición al ántrax y la viruela, disminuyeron la confianza pública en la capacidad de los laboratorios de alta contención para mitigar el riesgo de liberación accidental de patógenos que causan un daño potencial …

La tolerancia pública de ese riesgo podría ser el determinante final de los tipos de investigación que se pueden llevar a cabo. Como han demostrado las fallas recientes en los laboratorios de alto perfil, existe la probabilidad de que las cepas bacterianas y virales puedan escapar, aunque estén en los entornos más seguros».

La investigación advierte que las vacunas podrían ser un rotundo fracaso

En su entrevista, Dearlove destaca un artículo reciente en la revista Quarterly Review of Biophysics Discovery de los investigadores noruegos y británicos Sorensen, Susrud y Dalgleish.

Al igual que los dos documentos anteriores, este también afirma que identificó secciones insertadas en la superficie de la proteína Spike que se adhieren y pueden entrar en las células humanas. Según los autores, «La proteína Spike del SARS-CoV-2 es muy diferente de cualquier otro SARS que hayamos estudiado».

Es importante destacar que el documento de Sorensen advierte que los esfuerzos actuales para desarrollar una vacuna contra el COVID-19 tal vez fracasen porque no se conoce la etiología del virus. Según este documento:

«Estos datos revelan la estructura biológica de la proteína Spike del SARS-CoV-2 y confirman que la carga acumulada de los insertos y los puentes de sal están en superficies que son capaces de adherirse a componentes de la membrana celular del receptor ACE2.

También analizamos la proteína Spike del coronavirus como la base de una vacuna, la cual rechazamos debido al alto riesgo de contaminación con epítopos similares a los humanos.

El análisis de la proteína Spike de SARS-CoV-2 demuestra un 78.4 % de similitud con epítopos de tipo humano (HL). Para evitar confusiones, las proteínas estándar buscan funcionalidades y homologías con otras proteínas.

Sin embargo, los anticuerpos solo pueden reconocer 5-6 aminoácidos y, por lo tanto, se realizó una búsqueda rotativa de 6 aminoácidos para epítopos de anticuerpos. Una búsqueda tan adaptada para que coincida con todas las proteínas humanas conocidas dará una similitud humana del 78.4 % con la proteína Spike de SARS-CoV-2, es decir, si todos los epítopos en los 1255 aminoacidos de la proteína Spike de SARS-CoV-2 se pueden utilizar por anticuerpos, entonces habrá 983 sitios de unión de anticuerpos que también podrían unirse a epítopos en proteínas humanas.

Esto es lo que hicimos y encontramos … [E]n el contexto actual, es posible que cualquier diseño de vacuna que sea a base de la proteína Spike del SARS-CoV-2 no sea inmunogénica debido a su gran similitud humana en comparación con una vacuna con epítopos de NHL seleccionados de forma especial, como lo hace Biovacc-19 y, de hecho, no lo es.

La vacuna contra el Covid-19 diseñada sin considerar estos problemas podría causar los mismos riesgos a los experimentados con las vacunas contra el VIH que no mostraron protección.

La posibilidad de inducir respuestas autoinmunes o mejoras dependientes de anticuerpos, se deben proteger ya que existe evidencia de que una vacuna candidata al VIH ha mejorado la infectividad:

‘Se suspendieron las vacunas; los participantes las rechazaron. En análisis post hoc, se produjeron más infecciones por VIH en hombres vacunados que en receptores de placebo que tenían anticuerpos neutralizantes de Ad5 o no estaban circuncidados.’

El seguimiento se extendió para evaluar el riesgo relativo de contraer el VIH en personas vacunadas versus receptores de placebo a lo largo del tiempo.

Tal mejora dependiente de anticuerpos (ADE por sus siglas en inglés) se ha observado para el coronavirus en modelos animales, lo que les permite ingresar a las células que expresan FcγR.

La ADE no se entiende por completo: sin embargo, se sugiere que las mejoras dependientes de anticuerpos podrían venir como resultado de la variabilidad de aminoácidos y la deriva antigénica».

También señalan que elegir un adyuvante después de aplicar la primera vacuna, que es la forma en que se realiza el desarrollo de la vacuna, puede ser otro error grave que podría hacer que la vacuna contra el COVID-19 sea muy peligrosa.

Por todas estas razones, los investigadores están en proceso de desarrollar su propia versión de una vacuna, que será producida por la compañía farmacéutica noruega llamada Immunor AS. Dearlove cree que este documento por fin podría cambiar el debate sobre el origen del SARS-CoV-2.

Según The Telegraph, en una versión anterior del documento, que según los informes se ha reescrito varias veces, Sorensen et al. afirmaron que habían demostrado «fuera de toda duda razonable que el COVID-19 fue un virus diseñado». Pero esa declaración ya no se incluye en el documento.

Las principales revistas se niegan a publicar los hallazgos de Sorensen

De manera desconcertante, tanto Journal of Virology como Nature han rechazado el documento y afirmaron que era «inadecuado para su publicación». Mientras tanto, Nature ha aceptado estudios chinos con muchos conflictos de intereses que denuncian la afirmación de que el SARS-CoV-2 podría ser un virus creado en laboratorio.

El artículo de Sorensen al final fue aceptado por Quarterly Review of Biophysics Discovery, una revista presidida por científicos de la Universidad de Stanford y la Universidad de Dundee.

Sorensen y su equipo también escribieron un artículo que aún no ha sido publicado en el que, según los informes, afirman que el SARS-CoV-2 tiene huellas digitales únicas que no hay manera que hayan evolucionado por medios naturales y son «indicativos de manipulación intencional».

Según The Telegraph:

«El nuevo estudio titulado ‘A Reconstructed Historical Aetiology of the SARS-CoV-2 Spike’, sugiere que se trata de un ‘virus increíblemente bien adaptado para la coexistencia humana’ y es probable que sea el resultado de un experimento del laboratorio de Wuhan para producir ‘virus quiméricos de alta potencia’.

El documento concluye: ‘De aquí en adelante, aquellos que sostienen que la pandemia de Covid-19 surgió de la transferencia zoonótica tienen que explicar con precisión por qué este relato más parsimonioso es incorrecto antes de afirmar que su evidencia es persuasiva, sobre todo cuando existen errores desconcertantes en su uso de la evidencia.'»

¿El COVID-19 podría ponerle fin al dogma de las vacunas al provocar millones de muertes?

Ahora, la vacuna es la «cura» más codiciada para el COVID-19, pero la creciente evidencia sugiere que una campaña de vacunación masiva podría terminar con el dogma de la vacuna al causar millones de muertes.

Como se informó en el artículo «Separarían a los recién nacidos de sus padres para la prueba del COVID-19«, Bill Gates declaró en su blog que «la vacuna contra el COVID-19 podría formar parte del programa de vacunación de rutina para los recién nacidos».

Esto, a pesar de que el COVID-19 no presenta ningún riesgo para los niños y solo tres niños han muerto por esta enfermedad en los Estados Unidos, e incluso esas muertes, hasta el 8 de junio de 2020, aún no habían confirmado el COVID-19 como la probable causa de muerte.

Aunque muchas personas han expresado su preocupación por probar la vacuna acelerada contra el COVID-19 en niños, la Universidad de Oxford, en asociación con la compañía farmacéutica AstraZeneca, ha anunciado su plan para hacerlo. La vacuna, conocida solo como AZD1222, es una vacuna de adenovirus recombinante.

La fase 2 de la prueba incluirá «un pequeño número» de niños entre las edades de 5 y 12 años. Es preocupante que una vacuna contra el meningococo, no un placebo inerte, sirva como control, y a los participantes solo se les pedirá que registren los síntomas que ocurran la semana después de que se aplique la vacuna. Según Fierce Biotech:

«… Tomará más tiempo evaluar si la vacuna puede evitar que las personas se infecten con el coronavirus. Los investigadores tratan de acelerar ese proceso al suscribir a los trabajadores de la salud y otras personas que tienen más probabilidades de estar expuestos al virus.

Según del grado en que el SARS-CoV-2 esté presente en el Reino Unido, se espera que pasen de dos a seis meses para que ocurran suficientes infecciones que demuestren si la vacuna funciona.

Ni la universidad ni AstraZeneca esperan para ver si ese es el caso antes de prepararse para el uso generalizado de la vacuna. La fase 2/3 de la prueba está en marcha a pesar de que la universidad aún no ha compartido los datos de la fase 1, y AstraZeneca compite para equiparse y enviar mil millones de dosis».

Como se discutió en mi artículo «¿Qué podría salir mal con una vacuna para el COVID-19 creada apresuradamente?» y el artículo Sorensen publicado en Quarterly Review of Biophysics Discovery que se mencionó antes, si la vacuna tiene el mismo problema que otras anteriores vacunas contra coronavirus, podrían hacer que la exposición al virus sea aún más peligrosa, lo que aumenta su riesgo de infección y muerte al inducir a una mejora paradójica del sistema inmunológico.

Resultados cuestionables por los estudios de la vacuna contra el COVID-19

De hecho, como informé en mi artículo «La vacuna contra el COVID-19 podría fracasar«, ya podemos apreciar fallas en las vacunas y reacciones graves en adultos, aunque ninguno ha informado efectos letales a corto plazo.

Una vacuna, conocida como ChAdOx1 nCoV-19, que fue desarrollada en el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, utiliza un «adenovirus de chimpancé de replicación deficiente para administrar una proteína SARS-CoV-2 e inducir una respuesta inmune protectora».

Seis monos macacos rhesus recibieron la vacuna y luego se infectaron con SARS-CoV-2 28 días después. Los monos que recibieron la vacuna tenían la misma cantidad de coronavirus en la nariz que tres monos no vacunados que se utilizaron como controles. En otras palabras, todos los animales vacunados se infectaron igual que los no vacunados.

También el título de anticuerpos neutralizantes, que impide que los virus ingresen a las células, fue muy bajo. Aunque los anticuerpos neutralizantes de vacunas se pueden diluir 1 000 veces y seguir siendo activos, los anticuerpos neutralizantes en este estudio solo se pueden diluir hasta 40 veces antes de quedar inactivos.

Esto plantea algunas dudas sobre su efectividad a largo plazo. Si una vacuna deja de funcionar en meses o semanas, ¿para qué sirve? A pesar de todas estas preguntas, la sección de leyes de salud de la Asociación de Abogados de la Ciudad de Nueva York (NYSBA) pide que la vacuna contra el COVID-19 sea obligatoria para todos los neoyorquinos.

Según lo informado por NYSBA el 28 de mayo de 2020:

«La Sección de Derecho de la Salud dijo que se debería lanzar un plan de vacunación masivo y rápido en Nueva York tan pronto como esté disponible una vacuna que sea segura y viable, y cita a Jacobson v. Massachusetts, un caso de la Corte Suprema de Estados Unidos de 1905 que confirmó la autoridad del estado para hacer cumplir las leyes de vacunas obligatorias.

El plan también debe priorizar las vacunas para los trabajadores de atención médica y los neoyorquinos vulnerables que corren el mayor riesgo de infección, según el informe.»

Lo he dicho antes y lo diré de nuevo: si tiene alguna inquietud sobre la vacuna obligatoria contra el COVID-19, asegúrese de registrarse en el Portal de Defensa del Centro Nacional de Información sobre Vacunas.

Esta es una herramienta de comunicación en línea gratuita que monitorea la legislación estatal relacionada con las vacunas y le envía una alerta sobre el avance de las leyes propuestas.

También brinda puntos de conversación basados en hechos que puede compartir cuando contacte a sus legisladores. Como nación, debemos enfrentarnos a la extralimitación del gobierno y defender nuestro derecho a la libertad médica de elección.

A estas alturas, estoy seguro de que todos se han dado cuenta de que nuestros derechos se reducen cada vez más, por lo que incluso si cree que una vacuna en particular podría ser un candidato para la vacunación forzada, recuerde que no hay límite para la cantidad y los tipos de vacunas que el gobierno nos pueda imponer si perdemos el derecho a elegir.

Tampoco habrá nada que les impida expandir los mandatos a otras áreas de la medicina. ¿Le gustaría que lo obligaran a tomar un medicamento en específico o realizarse un procedimiento médico si le diagnostican una enfermedad?