Obesidad – un tercio de todos los tipos de cáncer están directamente relacionadas a ella

Como meta razonable podría ponerse que del 50 al 70 por ciento de sus alimentos sean grasas saludables, que reducirá radicalmente su consumo de carbohidratos. Puede ser útil recordar que la grasa sacia más el hambre que los carbohidratos, así que si elimina los carbohidratos y se siente hambriento, es señal de que no los ha remplazado con las cantidades suficientes de grasas saludables.

La mayoría de las personas notará una mejora importante en su salud al seguir esta recomendación, ya que están consumiendo mucho MAS granos y carbohidratos en su alimentación y cualquier reducción será un paso en la dirección correcta. Para una ayuda al comenzar en el camino correcto, revise mi Plan de Nutrición, que lo guía en estos cambios alimenticios un paso a la vez.

Puede evitar volverse parte de una estadística

Quizás uno de los descubrimientos científicos más importantes que han emergido en los últimos años es que el viejo dicho “una caloría es una caloría” es completamente falso. Además, la idea de que al fin de perder peso tiene que quemar más calorías que las que consume, también es falsa. La investigación claramente demuestra que incluso a aunque controle el número de calorías que come, si las calorías provienen de la fructosa, entonces su riesgo de obesidad y pre-diabetes aumenta, también incluye problemas como la resistencia a la insulina, hígado graso, presión arterial alta y triglicéridos altos.

El consejo convencional nos dice que la obesidad simplemente es el resultado de comer muchas calorías y no hacer el suficiente ejercicio. Sin embargo, la investigación del Dr. Johnson, de la que hablamos anteriormente, muestra que una alimentación rica en fructosa es una de las claves del exceso de grasa y desarrollo de los trastornos metabólicos y en cuanto mete la fructosa, “las calorías que entran contra las calorías que salen” deja de ser una ecuación funcional.

En conclusión, limitar la fructosa en todas sus formas, junto con otros azúcares, es sumamente importante con el fin de evitar la activación del interruptor de grasa que puede desencadenar el almacenamiento de grasa en su cuerpo. Y remplazar los carbohidratos del azúcar y los granos, con los de los vegetales y las grasas saludables es clave para normalizar su peso, función metabólica y salud en general.

El ayuno intermitente es otra poderosa herramienta que lo ayudará a hacer la transición de obtener la mayoría de su combustible de la glucosa almacenado como glucógeno en los músculos e hígado, a la grasa almacenada en sus tejidos. Esta es una de las maneras más efectivas de quemar el exceso de grasa, adelgazar y eliminar el antojo por el azúcar.

Fuentes y referencias

1 Killeratlarge.com

2 Pharmacology, Biochemistry and Behavior November 2010;97(1):101-6

3 World Journal of Gastroentology June 7, 2010;16(21):2579-88

4 Report of the Dietary Guidelines Advisory Committee on the Dietary Guidelines for Americans, 2010

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta