Nueva Advertencia Sobre el Aceite de Oliva

Por el Dr. Mercola, 23 de agosto de 2014

Una pregunta común que muchas personas hacen es que si los alimentos se deben o no comer crudos. Yo personalmente, creo que consumir una mayor cantidad de sus alimentos sin cocinar es importante para una salud óptima.

Por lo general, entre menos procesados ​​y tratados con calor estén los alimentos, mas nutritivos y saludables serán.

Sin embargo, la mayoría de las personas prefieren cocinar sus alimentos, por lo menos de vez en cuando. Cuando los cocinan lo hacen con algún tipo de aceite.

La pregunta es, ¿cuál es el aceite más saludable para cocinar?

Dr. Rudi Moerck ha estudiado los aceites durante mucho tiempo, y aquí nos ofrece algunas ideas interesantes.

Cocinar con Aceites Tropicales – Su Mejor Alternativa

Desde hace muchos años he recomendado el uso regular de aceite de coco y la suposición de que no contiene mucha grasa insaturada. Como resultado, no se dañara por el calor ni tampoco creará grasas trans como algunos otros aceites. (Otro aceite tropical que es muy similar es el aceite de palma.)

El Dr. Moerck está de acuerdo y dice:

«Yo diría que el aceite de coco es bueno para cocinar. Es una grasa saturada. Su cuerpo lo utilizará como combustible o bien lo desechará de alguna u otra manera. No se almacenará en su cuerpo… Así que desde esa perspectiva, si necesita utilizar un aceite este es una buena opción.”

Curiosamente, a diferencia de los carbohidratos, que también pueden proporcionar energía rápida para el cuerpo, el aceite de coco hace esto sin elevar sus niveles de insulina. Sí, actúa como un carbohidrato, pero sin ninguno de los efectos debilitantes relacionados con la insulina asociados con el consumo a largo plazo de carbohidratos.

Pero eso es sólo el comienzo.

Recientemente publiqué un informe completo sobre los beneficios para la salud del aceite de coco, que incluía:

  • Promover la salud del corazón
  • Promover la pérdida de peso, cuando es necesario
  • Apoyar la salud del sistema inmunológico
  • Apoyar al metabolismo saludable
  • Proveer una fuente de energía inmediata
  • Mantener la piel saludable y joven
  • Apoyar el buen funcionamiento de la glándula tiroides

Parte del porque el aceite coco es un aceite saludable para cocinar es porque el 50 por ciento de su contenido de grasa es de una grasa rara vez encontrada en la naturaleza llamada ácido láurico. Esta también es una de las características que distinguen al aceite de coco de otras grasas saturadas.

Su cuerpo convierte el ácido láurico en monolaurina, que tiene propiedades potentes anti-virales, anti-bacteriales y anti-protozoos.

Además, el aceite de coco es aproximadamente 2/3 de ácidos grasos de cadena media (AGCM), también llamados triglicéridos de cadena media o TCM. Estos tipos de ácidos grasos también producen una gran cantidad de beneficios para la salud.

Lo mejor de todo, el aceite de coco es lo suficientemente estable como para resistir el daño inducido por el calor, lo cual no sucede con los otros aceites. De hecho, es tan estable que incluso lo puede utilizar para freír (aunque no recomiendo freír sus alimentos por un número de razones de salud).

Recomiendo el uso de aceite de coco en lugar de cualquier otro aceite, ya sea que la receta requiera aceite de oliva, aceite vegetal o margarina.

Importante, Nueva Información Sobre el Aceite de Oliva

El aceite de oliva extra virgen es una buena grasa monoinsaturada, que también es bien conocida por sus beneficios para la salud. Es un elemento básico en las dietas saludables como las dietas de estilo mediterráneo.

Sin embargo, es importante que sepa que NO es bueno para cocinar. Este debería ser utilizado en frío, normalmente rociado en las ensaladas y otros alimentos.

Debido a su estructura química y una gran cantidad de grasas no saturadas, la cocción hace que el aceite de oliva extra virgen sea muy susceptible al daño oxidativo. Sin embargo, durante mi conversación con el Dr. Moerck me enteré de que el aceite de oliva extra virgen tiene un significativo inconveniente, incluso cuando se utiliza en frío – ¡sigue siendo extremadamente perecedero!

Resulta que el aceite de oliva extra virgen contiene clorofila lo que acelera la descomposición y lo hace rancio rápidamente.