Moviliza a expertos guerra sobre OGM en México

Por Henry Rowlands*, Linkedin, Traducción de Renzo Irigoyen, 24 de marzo de 2014

México es uno de los lugares más extraordinarios del planeta en materia de biodiversidad, y la mayor parte del país es reconocida como un Centro Vavilov (1), es decir una región de origen y evolución de cultivos. El maíz, uno de los más extendidos cultivos agrícolas e ingrediente principal de la famosa ‘tortilla’ mexicana, es conocido por haber surgido en el bellísimo Valle de Tehuacán (2).

Los especialistas han descrito las más de 60 variedades nativas de maíz en México como un tesoro genético que podría ser valioso especialmente si el clima extremo asociado con el calentamiento global o el frío se salen de control.

Es en este contexto que se está desarrollando actualmente una dura batalla entre quienes quieren proteger la historia agrícola y biodiversidad de México, y quienes ven los cultivos OGM (Organismos Genéticamente Modificados o transgénicos) como el camino a seguir a futuro.

A pesar de que el maíz genéticamente modificado capturó la atención de la prensa mexicana luego de una tensa batalla judicial en 2013, que determinó la prohibición total por parte de un juez del cultivo de OGM en el país, el público en general no está necesariamente al tanto de las cuestiones en debate en relación a estos cultivos modificados por la mano del hombre.

Mercedes López Martínez, de Vía Orgánica, una organización mexicana sin fines de lucro cuya misión es promover la alimentación sana a través de agricultura orgánica, explicó que “no existe posición del pueblo mexicano en general respecto a los alimentos transgénicos, pues el gobierno, violando el derecho constitucional de la población a una alimentación sana, no ha brindado información sobre los riesgos de estos alimentos y ni siquiera se etiquetan los que contienen transgénicos».

«No obstante, existe una fuerte oposición por grupos informados y organizados de la sociedad civil, como por parte de la Campaña Nacional sin Maíz no hay País, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, la UNORCA, el 132 ambiental, la Vía Campesina, entre otras, quienes han exigido que el gobierno aplique el principio precautorio, para proteger la biodiversidad y cultivos de origen como el maíz y el algodón. Una prueba de ello es la demanda colectiva interpuesta por personalidades y organizaciones civiles que logró detener todo tipo de siembra de maíz transgénico en México y que está en trámite», remarcó.

La querella judicial que menciona Martínez es el meollo de lo que se ha convertido en una muy incómoda situación tanto para el gobierno mexicano como para la industria biotecnológica en el país. Ambos apuestan a que los OGM sean aceptados por el público mexicano para aumentar sus ingresos.

La demanda contra el maíz OGM en el centro de todas las miradas

El maíz genéticamente modificado siempre sería central para la industria biotecnológica en México dada la importancia histórica y ambiental de este grano para el pueblo mexicano.

Al igual que otros pueblos mesoamericanos, los Mayas reconocieron desde siempre en el maíz una fuerza vital con la cual se identifican por completo. Esto queda demostrado en su mitología. Según Popol Vuh, el «libro del pueblo» del siglo XVI, los Héroes Gemelos tenían plantas de maíz como alter egos y el mismo ser humano era considerado como creado a partir del maíz. El descubrimiento y apertura de la Montaña del Maíz -el lugar donde las semillas del cereal están escondidas- es todavía una de las más populares aventuras de la cosmogonía Maya.

Acción Colectiva, un grupo de 53 científicos y 22 organizaciones civiles, presentaron en 2013 una exitosa demanda para «proteger las variedades de maíz histórica y ecológicamente importantes» en México, que terminó con la prohibición total del maíz transgénico en el país. El juez Jaime Eduardo Verdugo J., del duodécimo Tribunal Federal para Asuntos Civiles en México argumentó como punto central de su decisión «el riesgo de daño inminente al medioambiente».

Un segundo juez desechó la primera apelación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la firma Monsanto en diciembre pasado.

Monsanto reaccionó rápido al fracaso de su apelación y nuevas apelaciones por parte de la industria de la biotecnología están previstas para este año 2014.

Robert Fraley, Jefe Técnico de Monsanto, señaló que espera que la firma intente acabar con la suspensión del cultivo de maíz OGM en México.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] patrocinados por las corporaciones que se centran casi exclusivamente en la agricultura industrial OGM como una solución a la hamburna mundial y la reducción de emisiones como la solución al […]

Los comentarios están desactivados.