México: Para que no toquen nuestro maíz

Por Joel Aquino, Biodiversidad, 4 de abril de 2013

«La Red en Defensa del Maíz lleva once años manteniendo a raya los transgénicos con la decisión —comunitaria,regional, nacional— de no dejar pasar semillas ajenas ni de la asistencia gubernamental; defendiendo la vida completa de los pueblos que se preocupan por cuidar el maíz, lo que implica que las comunidades reivindiquen activamente sus territorios y autogobiernos»Entre el 15 y el 17 de enero se reunió en asamblea la Red en Defensa del Maíz (RDM), en la que se reconocen más de mil 200 comunidades de unos 22 estados de la República.

La RDM lleva once años manteniendo a raya los transgénicos con la decisión —comunitaria, regional, nacional— de no dejar pasar semillas ajenas ni de la asistencia gubernamental; defendiendo la vida completa de los pueblos que se preocupan por cuidar el maíz, lo que implica que las comunidades reivindiquen activamente sus territorios y autogobiernos.

Ahora, la situación dio un vuelco. Felipe Calderón no pudo aprobar los permisos de siembra comercial de maíces transgénicos que están solicitando Monsanto, Pioneer y Dow, por la presión social que ejercieron las comunidades campesinas e indígenas, las organizaciones estudiantiles, el movimiento urbano popular y los investigadores nacionales e internacionales.

Pero el horizonte con Enrique Peña Nieto no es menos ominoso. Su llamada “Cruzada Nacional contra el Hambre”, muy lucidora ante organismos internacionales y opinión pública, podría tener a los transgénicos como justificación para acaparamientos de tierra, monocultivos y agricultura industrial con sus paquetes de agrotóxicos, derechos de propiedad intelectual y criminalización de las semillas nativas. Todo, en aras de programas autoritarios de intensificación de cultivos “para paliar el hambre”. No nos engañemos. Los transgénicos promueven todo lo anterior pero el hambre sólo la resuelven las propias comunidades, siempre. Que las cruzadas contra el hambre son contrainsurgentes lo demuestra el hecho de que todavía no faltan alimentos en el mundo sino la voluntad política mínima para actuar con justicia.

Como tal, la RDM refuerza sus alianzas nacionales e internacionales, promueve una amplia reflexión sobre las implicaciones desastrosas de los transgénicos para la diversidad del maíz en su centro de origen, y reivindica sus exigencias dentro del Tribunal Permanente de los Pueblos, que sesionará en México todavía dos años más.

El tesoro más grande

Hace más de quinientos años, los españoles llegaron, conquistaron, sometieron, masacraron, hicieron todo lo que pudieron. Sin embargo, no pudieron acabar con los pueblos indígenas, no acabaron con las culturas, no acabaron con los idiomas. Todo esto no ocurrió porque no pudieron tocar el maíz, y la población siguió con la capacidad de reproducirse puesto que lo mantuvo vivo.

Después vinieron otros dueños de grandes recursos económicos, primero los franceses, y después, sobre todo, estadunidenses. Y ésa es la gran desgracia de este país, que los gobiernos que hemos tenido han estado sometidos a los dueños de los grandes capitales estadunidenses y de Europa. No es un gobierno independiente y soberano el que tenemos, y menos el de ahora.

La “Cruzada Nacional contra el Hambre”, muy lucidora ante organismos internacionales y opinión pública, podría tener a los transgénicos como justificación para acaparamientos de tierra, monocultivos y agricultura industrial Pero la gran ventaja es que hay una enorme conciencia en el país. Que los académicos y los científicos están dándonos todos los elementos necesarios para fundamentar por qué el maíz, o los maíces que hay en Mesoamérica y en particular en México, significan el corazón del pueblo mexicano.

En este momento, las compañías transnacionales, y particularmente Monsanto, están tocando el corazón y el cerebro del pueblo de México. Y esto exige que la respuesta no sea sólo de los indígenas, sino de los campesinos, de los obreros, sindicalizados y no sindicalizados, de los estudiantes, los académicos y los científicos. Tiene que ser una gran movilización popular la que va a impedir que se entrometan, que intervengan en lo más sagrado del pueblo de México.

¿Cuál es la riqueza más grande que tiene este país? Sus maíces. Pueden construir presas y afectar cientos de miles de vidas. Pueden construir una hidroeléctrica, pueden establecer una compañía minera, pero si tocan los maíces es algo terrible. Ya lo estamos viendo en las comunidades.

Antes en las comunidades zapotecas no había cáncer, no había diabetes, pero de veinte años para acá están aumentando progresivamente, y la gente concluye: el maíz de la Conasupo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta