Madres furiosas se reúnen con EPA en Estados Unidos, preocupadas por hallazgo de Roundup en leche materna

Por Carey Gillam, Chicago Tribune, 27 de mayo de 2014, Traducción de Lucía Sepúlveda para RAP-Chile y campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile

Un grupo de madres, científicos y ambientalistas se reunió con funcionarios de la agencia oficial EPA debido a su preocupación por los residuos de Roundup, el herbicida más usado en el mundo, encontrados en la leche materna.

La reunión tuvo lugar en Washington DC luego de una campaña de cinco días de llamadas telefónicas relámpago hechas a EPA por un grupo llamado «Madres de toda América» demandando que EPA escuche sus demandas sobre una revisión del Roundup. «Es un veneno y está en nuestra comida. Y ahora lo han encontrado en leche materna» dijo Zen HOneycutt, fundadora de Moms Across America. «Numerosos estudios han mostrado grave daño a mamíferos. Queremos que este tóxico cóctel químco no esté más en nuestros alimentos».

Roundup es un herbicida desarrollado y vendido por Monsanto desde los años 70 y usado en la agricultura y en las casas. Su principal ingrediente, glifosato está pasando una revisión de rutina en EPA. La agencia ha fijado como fecha tope 2015 para establecer si el uso de glifosato debería continuar tal como es hoy o se limitará o detendrá.

La agencia espera tener una evaluación de riesgo preliminar a fin de este año según dijo al grupo Neil Anderson, jefe de la rama de evaluación de riesgo de EPA. Dijo que se habían revisado más de cien estudios muchos de los cuales provenían de la industria, que hasta ahora no muestran motivo para establecer nuevas restricciones al plaguicida.

Algunos estudios que mostraban riesgos potenciales no fueron considerados válidos, dijo Anderson. Toda la información estará disponible para comentarios públicos a fin de año, agregó.

Monsanto y otros fabricantes de agroquímicos dicen que se han hecho estudios y hay una larga evidencia de uso efectivo y seguro.

Pero los ambientalistas, grupos de consumidores y científicos del área agronómica de varios países han dicho en años recientes que el uso constante de glifosato está causando problemas para las plantas, la gente y los animales. Dicen que algunas pruebas han generado alarma sobre los niveles de glifosato encontrados en muestras de orina y leche materna. En 2011 científicos del gobierno norteamericano detectaron niveles importantes de glifosato en muestras de aire y agua.

El grupo dijo a EPA este martes que se planea hacer este año un nuevo estudio norteamericano de niveles de glifosato en leche materna.

El uso de glifosato en la agricultura se ha elevado dramáticamente desde mediados de los 90 luego que Monsanto introdujo los cultivos transgénicos manipulados para tolerar fumigaciones con Roundup de modo que los agricultores pudieran matar las malezas sin dañar los cultivos. El glifosato se fumiga en la mayor parte del maíz y la soya en Estados Unidos y también en los cultivos de remolacha, raps y otros.

El año pasado, EPA aceptó elevar los niveles de tolerancia permitida para los residuos de glifosato en los alimentos. La agencia dijo que en esa oportunidad que los datos de toxicidad y los estudios revisados muestran que glifosato no presenta problemas de riesgo cancerígeno y es generalmente seguro en todos los niveles aprobados