Los Pesticidas Ponen en Riesgo a la Producción Mundial de Alimentos, Advierte un Grupo de Trabajo Ambiental

Por el Dr. Mercola, julio de 2014

En los últimos años, se ha hecho cada vez más evidente que la agricultura a gran escala, a base de productos químicos está planteando una amenaza directa al suministro de alimentos del mundo. Sus peligros ahora superan cualquier beneficio que pudiera tener en términos de eficiencia.

Como se informó recientemente por The Guardian,1 un equipo internacional de científicos ha llegado a la conclusión de que las regulaciones de pesticidas han «fallado en prevenir el envenenamiento de casi todos los hábitats», poniendo así en riesgo la producción mundial de alimentos.

De hecho, la locura es tal que tendría que ser un sociópata para mostrarle a las empresas de agroquímicos los daños devastadores que están causando los agroquímicos.

Es un modelo completamente insostenible para la producción de alimentos, ya que un ambiente tóxico, no nos va a permitir cultivar ningún alimento que no sea toxico. Como se señala en el artículo destacado:

«Las criaturas esenciales para la producción mundial de alimentos – desde abejas hasta lombrices de tierra – están propensos a sufrir graves daños y los productos químicos deben ser eliminados.»

Un Grupo de Trabajo Sobre Plaguicidas Sistémicos Emitió una Advertencia Severa

La evaluación a lo largo de cuatro años,2 realizada por 29 investigadores internacionales, se centró en los efectos ambientales de una clase de insecticidas sistémicos conocidos como neonicotinoides.

Cada año, los agricultores gastan $2.6 mil millones (1.53 billones de euros) en la aplicación rutinaria de estos insecticidas. Esto a pesar de «una sorprendente falta de evidencia» de que estas sustancias químicas en realidad aumentan los rendimientos de los cultivos. Según Jean-Marc Bonmatin del Centro Nacional Francés para la Investigación Científica (CNRS):3

«La evidencia es muy clara. Estamos siendo testigos de una amenaza a la productividad de nuestro entorno natural y de cultivo al igual que la planteada por los organofosforados o DDT.

Lejos de proteger la producción de alimentos, el uso de insecticidas neonicotinoides está amenazando la infraestructura que los permite.”

Cuando digo infraestructura me refiero a los polinizadores, como las abejas y las mariposas, sin ellas las tres cuartas partes de nuestros cultivos no pueden crecer. Los gusanos y los microorganismos del suelo son igualmente importantes para la producción de alimentos, y los pesticidas están teniendo un efecto adverso sobre ellos.

Además de dañar la infraestructura que hace posible la producción de alimentos, los neonicotinoides también envenenan cada criatura, ya se grande o pequeña, que se alimenta de la planta contaminada directa o indirectamente. El roció toxico radiactivo creado por los productos químicos agrícolas también afecta a la población humana.

Vínculo Entre los Pesticidas y el Autismo

Los plaguicidas organofosforados son conocidos por sus peligros para la salud humana. Por ejemplo, la exposición prenatal, ya ha sido relacionada con retraso en el desarrollo cerebral, reducción del coeficiente intelectual, y el déficit de atención.

También he señalado los vínculos convincentes entre los productos químicos agrícolas y el autismo, y la nueva investigación (conocida como el estudio4, 5 CHARGE) muestra que vivir dentro de una milla de los cultivos tratados con pesticidas incrementa sus probabilidades de tener hijos con autismo. Según lo informado por Scientific American:6

«El estudio de 970 niños, nacidos en zonas agrícolas del norte de California, es parte del proyecto más grande hasta la fecha que explora los vínculos entre el autismo y la exposición ambiental. Es el tercer proyecto que vincula las exposiciones a pesticidas prenatales al autismo y a los trastornos relacionados.

«El peso de la evidencia está comenzando a sugerir que la exposición de las madres durante el embarazo puede jugar un papel en el desarrollo de trastornos del espectro autista», dijo Kim Harley, un investigador de salud ambiental en la Universidad de California en Berkeley, quien no participó en el nuevo estudio…

Los niños de las madres que vivían a menos de una milla de los campos tratados con pesticidas organofosforados durante el embarazo tuvieron una probabilidad del 60 por ciento de tener autismo que los niños cuyas madres no vivían cerca de campos tratados.” [El énfasis es mío]

¿Existe Tal Cosa Como una Toxina Segura?

El estudio CHARGE vinculo diferentes plaguicidas a diferentes tasas de riesgos, pero en general, el riesgo de autismo se incrementó significativamente por la proximidad a los campos tratados con pesticidas.

  • La proximidad a los campos tratados con clorpirifos durante el segundo trimestre de embarazo resultó en un riesgo de 3.3 veces de tener un hijo autista. (El clorpirifo es el pesticida organofosforado aplicado con mayor frecuencia. Está prohibido el uso en jardines domésticos, debido a los riesgos de salud, pero es permitido en la agricultura)
  • La exposición a los piretroides, poco antes de la concepción aumento el riesgo de tener un hijo autista en un 82 por ciento
  • La exposición a los piretroides durante el tercer trimestre aumentó el riesgo en un 87 por ciento
  • Los pesticidas carbamatos se asociaron con retraso en el desarrollo, pero no al autismo

Los resultados de la exposición a los piretroides son particularmente dignos de mención, ya que han sido promovidos como una alternativa más segura a los organofosforados mayores. Estos hallazgos cuestionan claramente tales afirmaciones. Estudios previos en animales también han sugerido que los piretroides pueden causar daño neurológico, inmunológico y reproductivo.