Los 9 alimentos que nunca debería comer

¿Cuál es el mejor aceite para cocinar?

De todos los aceites disponibles, el aceite de coco es el mejor aceite para cocinar, debido a que es virtualmente una grasa completamente saturada, lo que significa que es mucho menos susceptible al daño por el calentamiento. Y el aceite de coco es una de las grasas más singulares y benéficas para su cuerpo. Para obtener más información sobre los muchos beneficios del aceite de coco, consulte este reporte especial. El aceite de oliva, si bien claramente es un aceite saludable, se daña fácilmente por el calentamiento, mejor viértalo sobre las ensaladas.

5. Palomitas de Maíz en Microondas

Los perfluoroalquilos, que incluyen el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS), son productos químicos utilizados para impedir que la grasa se filtre a través de la bolsa de los alimentos, estos son ingeridos por las personas a través de sus alimentos y se presentan como contaminantes en la sangre. Las bolsas de palomitas de maíz de microondas están llenas de PFOA y al ser calentadas, los compuestos se filtran en las palomitas de maíz.

Estas sustancias químicas son parte de un grupo cada vez mayor de productos químicos comúnmente conocidos como «productos químicos de flexión de género» , ya que pueden alterar el sistema endocrino y afectar las hormonas sexuales. La EPA denomina a los PFCs como «probables cancerígenos», y ha manifestado que el PFOA «posee riesgos desarrollo y reproducción en los seres humanos». Los investigadores también han vinculado varios PFCs a una serie de otros peligros para la salud, tales como:

  • Infertilidad – Un estudio publicado en la revista Human Reproduction3 descubrió que tanto el PFOA como los PFOS (sulfonato de perfluorooctano), aumentaron considerablemente las probabilidades de infertilidad. El PFOA se vinculó con un aumento del 60 al 154 por ciento en el riesgo de infertilidad.
  • Enfermedad de la tiroides – Un estudio realizado en4 encontró que el PFOA puede dañar el funcionamiento de la tiroides. Las personas con las más altas concentraciones de PFOA tuvieron más del doble de probabilidades de desarrollar enfermedad de la tiroides, en comparación con las personas con las menores concentraciones de PFOA. La tiroides contiene proteína tiroglobulina, que se une al yodo para formar hormonas, que a su vez influyen esencialmente en todos los órganos, tejidos y células del cuerpo. Las hormonas tiroideas también son necesarias para el crecimiento y el desarrollo en los niños. La enfermedad de la tiroides, si no se trata, puede conducir a enfermedades del corazón, infertilidad, debilidad muscular y osteoporosis.
  • Cáncer – PFOA se vinculó con tumores en al menos cuatro órganos diferentes en las pruebas con animales (hígado, páncreas, testículos y glándulas mamarias en ratas), y se ha asociado con incremento en el cáncer de próstata en trabajadores de la planta de PFOA.
  • Problemas del sistema inmunológico – Varios estudios realizados por científicos en Suecia indican que los PFCs tienen un efecto adverso sobre el sistema inmunitario. Como se describe en un informe sobre los PFCs por el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en ingles), se descubrió que PFOA disminuyó todas las subpoblaciones inmunes celulares estudiadas, en el timo y el bazo, y causo  inmunosupresión.
  • Aumento de los niveles de colesterol LDL – Un estudio hecho en el 2010 en la revistaArchives of Pediatric & Adolescent Medicine5 descubrió que los niños y los adolescentes con los niveles más altos de PFOA tuvieron niveles más altos de colesterol total y LDL o colesterol «malo», mientras que el PFOS se asoció con un aumento de colesterol total, incluyendo tanto colesterol LDL y el HDL o colesterol «bueno».

Le recomiendo encarecidamente evitar cualquier producto que contenga estos compuestos tóxicos, especialmente utensilios de cocina antiadherentes, pero también alimentos vendidos en envases a prueba de grasa, como la comida rápida y las palomitas de microondas. Es evidente que si usted consume comida rápida o comida chatarra “junk”, los PFCs de la envoltura pueden ser el menor problema, pero creo que todavía es importante entender que no nada más está consumiendo alimentos sin ningún valor nutricional, los contenedores pueden también agregar su carga tóxica.