La vitamina D combate las infecciones virales y fortalece el sistema inmunológico

Por Dr. Joseph Mercola, Mercola, 31 de mayo del 2020.

HISTORIA EN BREVE

  • La organización GrassrootsHealth revisó recientemente un estudio observacional en el que participaron 212 pacientes que tenían COVID-19, e identificaron una correlación entre los niveles de vitamina D y la gravedad de la enfermedad. Las personas con enfermedad leve tenían niveles más altos de vitamina D y viceversa
  • Un segundo estudio descubrió que las personas con un nivel de vitamina D entre 20 ng/ml y 30 ng/ml tenían un riesgo de muerte siete veces mayor que aquellas con un nivel superior a 30 ng/ml. Tener un nivel menor a 20 ng/ml se relacionó con un riesgo de muerte 12 veces mayor, en comparación con tener un nivel superior a 30 ng/ml
  • El COVID-19 también hace diferencias raciales, ya que el color de su piel tiene correlaciones con su nivel de vitamina D. En la ciudad de Detroit, en el Estado de Michigan, las personas de color representan el 14 % de la población y también representan el 40 % de las muertes por COVID-19
  • Es importante que las personas con piel más oscura sepan que entre más melanina tengan, mayor debe ser su exposición a los rayos del sol con el fin de producir cantidades suficientes de vitamina D, y también es posible que necesiten tomar algún suplemento
  • Según la investigación realizada por GrassrootsHealth, 40 ng/ml es el nivel inferior óptimo, y de 60 ng/ml a 80 ng/ml es el nivel ideal para una buena salud y prevención de enfermedades

Estos tres expertos en vitamina D concuerdan en la importancia de esta vitamina para mejorar la función inmunológica y la resistencia a las infecciones virales de todo tipo, incluyendo el COVID-19.

Bruce Hollis, Ph. D. de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur, quien ha investigado la vitamina D desde finales de la década de 1970. Su investigadora asociada, la Dra. Carol Wagner especialista en neonatología en la Universidad de Medicina de Carolina del Sur, quien ha investigado la vitamina D desde el año 2000.

Y Carole Baggerly, directora y fundadora de GrassrootsHealth, una organización sin fines de lucro que investiga de salud pública y cuya misión es utilizar la práctica los resultados de las investigaciones sobre la vitamina D.

Baggerly recibió nuestro premio ‘Game Changer Award’ en 2018. Comenzó su investigación sobre la vitamina D después de su tratamiento para el cáncer de mama en 2007.

Los niveles de vitamina D se correlacionan con la gravedad de la enfermedad

GrassrootsHealth revisó un estudio observacional en el que participaron 212 pacientes en el sudeste asiático que tenían COVID-19, e identificaron una correlación entre los niveles de vitamina D y la gravedad de la enfermedad. Las personas con enfermedad leve, tenían los niveles más altos de vitamina D y viceversa.

De los 212 pacientes, 49 tenían síntomas leves; 59 comunes; 56 graves y 48 fueron casos críticos. En el grupo de estudio inicial de 212 pacientes (ver la Tabla 1 a continuación), 55 tenían niveles normales de vitamina D, que se definió como superior a 30 ng/ml; 80 niveles insuficientes de 21 a 29 ng/ml y 77 niveles deficientes con menos de 20 ng/ml.

Es importante señalar que el nivel «óptimo» de vitamina D en ese estudio se estableció en 30 nanogramos por mililitro (30 ng/ml), lo que en realidad puede ser un nivel subóptimo.

Según la investigación realizada por GrassrootsHealth, 40 ng/ml es el límite inferior óptimo, ya que de 60 ng/ml a 80 ng/ml es el nivel ideal para una buena salud y prevención de enfermedades. A pesar de eso, fue claro el beneficio de tener un nivel de vitamina D superior a 30 ng/ml.

Los niveles de vitamina D se correlacionan con el riesgo de mortalidad

Un segundo estudio, analizó los datos de 780 pacientes de hospitales en Indonesia. En este estudio se utilizaron los mismos límites de nivel de vitamina D: menos de 20 ng/ml, entre 20 ng/ml y 30 ng/ml, y más de 30 ng/ml.

Después de ajustar los factores de confusión, aquellos con un nivel de vitamina D entre 20 ng/ml y 30 ng/ml tenían un riesgo de muerte siete veces mayor que aquellos con un nivel superior a 30 ng/ml. Tener un nivel por debajo de 20 ng/ml se relacionó con un riesgo de muerte 12 veces mayor. Como señaló Hollis, «estos son datos muy importantes».

La concentración sanguínea de vitamina D es más importante que la dosis

Muchos estudios sobre la vitamina D concluyen que los suplementos de vitamina D tienen poco o ningún efecto en términos de tratar un problema o enfermedad. Pero existe una razón muy simple para esto: casi todos estos estudios usan la misma dosis para todas las personas sin conocer su concentración sanguínea.

Este es un grave error, ya que puede variar la concentración sanguínea que necesita para superar un umbral particular y la dosis requerida para lograrlo. Otro problema es que la mayoría de los estudios usan dosis bajas. Si la dosis es muy baja, no puede llevar su concentración sanguínea al rango de protección y, por lo tanto, parecerá que la vitamina D es inútil.

Un tercer factor que puede influir en el resultado de los estudios de vitamina D, es la interacción entre la vitamina D con otros nutrientes.

Las deficiencias en general tanto de vitamina D como de otros nutrientes pueden afectar a una subcohorte o población en particular, lo que confunde los resultados. Un cuarto factor es la forma en que se define la deficiencia. También existe mucha controversia sobre eso.

Wagner explica:

«Si realiza una búsqueda en PubMed, encontrará miles de artículos. Podrá ver esta información científica que se ha acumulado en las últimas dos décadas y que respalda el papel que desempaña la vitamina D en el sistema inmunológico.

Pero, cuando se realizan ensayos controlados y aleatorios, algunas personas sugieren que la vitamina D es efectiva y otras difieren de eso.

Por eso, este tema ha sido polémico y estoy seguro de que Bruce y Carole estarán de acuerdo conmigo en que realizar estudios de nutrientes no es lo mismo que hacer un estudio farmacéutico donde el punto de partida sea cero.

[Cuando se trata de] [niveles] de vitamina D, todos somos diferentes. Y entonces, al usar un biomarcador, que es lo que utilizamos en nuestros estudios, el total circulante de 25 (OH) D que es un indicador mucho mejor».

Hollis agrega:

«En los estudios de nutrientes con vitamina D, se preocupan más por la dosis que se va a administrar, en lugar de enfocarse en cual será concentración sanguínea al final.

En nuestros estudios, siempre medimos la concentración sanguínea. Los estudios que Carole y yo realizamos durante el embarazo (en 2003) fueron monitoreados por la FDA. Obtuvimos un número de medicamento en investigación (IDN por sus siglas en inglés) para realizar estos estudios y fue algo inaudito…

Al final, probamos que la [dosis] que [administramos] de 4 000 unidades, era inofensiva en cuanto a la dosificación. Pero sigue siendo un desafío, ya que todavía tenemos que encontrar una reacción adversa de la vitamina D en cualquiera de los estudios que Carole y yo hemos llevado a cabo».


Es necesaria una actualización en las leyes de etiquetado

Por desgracia, con las leyes de etiquetado, es muy difícil transmitir este propósito. Como señaló Baggerly:

«GrassrootsHealth … le [solicitó] permiso a la FDA para poder imprimir en la [etiqueta de] cualquier suplemento de vitamina D que ‘[la vitamina D] puede ayudar a tener un embarazo saludable y [mejorar] los resultados del parto’. En esa reunión, la persona de la FDA dijo: «¿En qué dosis?»

Explicamos en varias ocasiones que no se trataba de una dosis específica, sino de un nivel sérico, y la persona a cargo de la FDA dijo: ‘Por ley, solo podemos aceptar recomendaciones sustentadas por dosis, y si no se nos proporciona una dosis, no podemos aceptar ninguna recomendación. Esta es una muestra de que las leyes son obsoletas, por no decir otra cosa.»

El color de la piel afecta su riesgo de tener deficiencia de vitamina D

El COVID-19 también hace diferencias raciales, ya que el color de su piel tiene correlaciones con su nivel de vitamina D. Cómo señala Hollis, en Detroit, Michigan las personas de color representan el 14 % de la población y también el 40 % de las muertes por COVID-19.

«Fue peor en Suecia, donde la población somalí es inferior al 1 % y [representa] el 40 % de las muertes», dice Hollis. «En Gran Bretaña, han fallecido 24 médicos y 23 eran personas de color. Fue muy malo que expusieran a los médicos y enfermeras de esa forma».

La deficiencia de vitamina D desempeña un papel en esta diferencia racial, aunque las tasas de nutrición, obesidad y diabetes también contribuyen a la disfunción inmunológica. Es importante que las personas con piel más oscura sepan que entre más melanina tengan, mayor debe ser su exposición a los rayos del sol, para producir cantidades suficientes de vitamina D.

Según Hollis, obtener la cantidad indicada de vitamina D al exponerse a los rayos del sol es fisiológicamente imposible para una persona de color en los Estados Unidos, a menos que se encuentre en el sur de Florida o Hawai.

«Quizás en el sur de Florida si pueda, pero es imposible en las partes del norte, incluso en Carolina del Sur, donde vemos que existen estas diferencias raciales en la concentración sanguínea de [vitamina D].

Ya que las personas de piel muy oscura tendrían que pasar una hora y media al día expuestas a los rayos [del sol] para obtener la misma cantidad [de vitamina D] que usted y yo podríamos obtener en 15 minutos. Y eso simplemente no es factible», dice.

Los suplementos diarios pueden fortalecer el tejido pulmonar

Los suplementos con vitamina D se recomiendan en caso de que no pueda exponerse a los rayos del sol. Lo ideal sería consumirlos a diario, en lugar de consumir una dosis alta una vez a la semana o una vez al mes. Como señaló Hollis, los estudios han demostrado que la forma más efectiva, es tomarlos a diario.

«Cuando analizaron el efecto de la administración de suplementos en l infección respiratoria, ésta desapareció», dice. «Tomar una dosis cada dos semanas, una vez al mes o cada tres meses, no obtuvo resultados efectivos en el control de las infecciones respiratorias. Por lo tanto, preferimos administrar los [suplementos] de manera diaria».

Baggerly agrega:

«El componente de la vitamina D producido en la piel como resultado de la exposición a los rayos del sol es el D3, que tomamos como suplemento y que luego se traduce en 25 (OH) D, que es lo que medimos.

El D3 e incluso el 25 (OH) D se han considerado como no activos. En estudios recientes, el D3 parece estar activo para ayudar a mantener el epitelio fuerte y [para prevenir una fuga endotelial]».

La capacidad de la vitamina D3 para fortalecer la estructura endotelial de los pulmones puede ser una de las formas en que la vitamina D ayuda a proteger contra el COVID-19. «El COVID-19 ataca los pulmones y la vitamina D demostró estabilizar ese daño», dice Hollis.

La vitamina D fortalece y regula la función inmunológica

La vitamina D también tiene un efecto claro en su sistema inmunológico innato, que es su primera línea de defensa contra bacterias y virus, así como en su sistema inmunológico adaptativo, que involucra a sus células reguladoras y supresoras T y las células asesinas naturales.

Todo debe estar en equilibrio, explica Wagner. Si se produce un desequilibrio, terminará con una tormenta de citoquinas. Según Wagner, la vitamina D es muy efectiva para regular y equilibrar la inmunidad adaptativa. El embarazo es un ejemplo que demuestra este sistema. Wagner explica:

«Pasa de un sistema inmunológico muy activo, a una invasión en la pared uterina a medida que el óvulo es fertilizado. Usted permite ese proceso [y] es un estado muy proinflamatorio. Luego, para permitir el crecimiento fetal, debe estar en reposo.

Experimentará cambios en la actividad de las poblaciones de células T, los fenotipos y en la población de macrófagos y monocitos. Y luego, al momento del parto, expulsa el feto y la placenta, posteriormente regresará a un estado proinflamatorio. Es un proceso muy interesante.

Sabemos que cuando existe un desequilibrio, se pueden presentar condiciones como la preeclampsia.

Usted tiene una vasculitis en todo el cuerpo que puede provocar la muerte tanto de la madre como del feto, y al mismo tiempo puede ocurrir una tormenta de citoquinas. Por lo que todo tiene sentido, el COVID-19 no es como un extraterrestre extraño, utiliza todos nuestros sistemas corporales.

Aunque este virus en particular es nuevo, incorpora sistemas dentro de nuestro cuerpo que son antiguos y eso incluye una pre-pro hormona muy antigua, que es la vitamina D.

Entonces, para mí, como médico y científico, tiene sentido que las personas que tienen equilibrio en sus cuerpos, y en este caso, un nivel óptimo de vitamina D, resistirán más que las personas que tienen una deficiencia [porque] simplemente no pueden movilizar esas células. Esas células serán disfuncionales».

La investigación también ha demostrado que las mujeres embarazadas con niveles óptimos de vitamina D reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 1, que es un trastorno autoinmunológico. Como señaló Baggerly:

«Trabajamos con el Centro de Investigación de Diabetes para saber si, después del nacimiento del bebé, podemos hacer algo para evitar la diabetes tipo 1 siempre y cuando no la tenga. Y resulta que la combinación de vitamina D y omega-3 es muy importante».

La importancia de las pruebas de vitamina D

La vitamina D tiene muchos otros beneficios además de aumentar la función inmunológica y proteger contra enfermedades respiratorias e infecciones virales. Wagner, por ejemplo, analiza algunos de los beneficios durante el embarazo y el parto, así que, para más información, asegúrese de escuchar la entrevista.

Como se mencionó, el factor más importante aquí es el nivel de vitamina D en la sangre, no la dosis diaria, por lo que es necesario hacerse la prueba al menos dos veces al año. Le recuerdo que un nivel de al menos 40 ng/ml es bueno, pero lo ideal es entre 60 ng/ml y 80 ng/ml.

Según los datos publicados en Archives of Internal Medicine, el 75 % de los adultos y adolescentes en Estados Unidos tienen deficiencia de vitamina D, según una cantidad suficiente es de 30 ng/ml. Si la cantidad suficiente fuera de 40 ng/ml o 60 ng/ml, las tasas de deficiencia en los Estados Unidos probablemente estarían en el rango alto del 90 %.

Es importante destacar que, aparte de las personas con piel más oscura, los adultos mayores tienden a perder la capacidad de sintetizar la vitamina D por la exposición a los rayos del sol y, por lo tanto, tienen niveles subóptimos aunque pasan mucho tiempo expuestos a los rayos del sol. «En ese caso las personas pueden complementar o encontrar fuentes adicionales», dice Baggerly.

Una de las formas más sencillas y económicas de medir su nivel de vitamina D es con el kit de prueba de vitamina D de GrassrootsHealth, ya sea solo o en combinación con la prueba de omega-3.

Al comprar y realizar esta prueba, participará en la prueba de campo de nutrientes de GrassrootsHealth. Conocerá su nivel de nutrientes y, al mismo tiempo, contribuirá con datos a investigaciones importantes que nos permitirán obtener más información sobre los efectos de la vitamina D en la salud (y otros nutrientes en el estudio, si decide participar y hacer esas pruebas).

La relación sinérgica entre el magnesio y la vitamina D

Si su nivel de vitamina D es bajo y a pesar de tomar dosis altas todos los días, sigue bajo, digamos alrededor de 5 000 a 10 000 UI, es posible que tenga una gran deficiencia de magnesio para que su cuerpo convierta la vitamina D en su forma activa. Como lo explicó Hollis:

«Hace un par de años, revisé un estudio epidemiológico de Harvard que demostró la relación entre el consumo de magnesio [y los niveles de vitamina D].

Debido a que no se puede realizar un análisis de sangre para saber si tiene la cantidad suficiente de magnesio, debe tomarlo todos los días. Yo tomaba 10 000 UI de vitamina D al día y no podía lograr que mi concentración sanguínea subiera a 50 ng/mL.

Me sorprendí y comencé a tomar magnesio. Ahora tomo 400 mg al día y mi nivel es de 60 ng/ml en 6000 UI de vitamina D diario. Por lo tanto, el consumo de magnesio puede tener grandes efectos en la conversión a 25D. El consumo de magnesio es muy importante y no lo sabía hasta entonces».

GrassrootsHealth también realiza un proyecto de investigación llamado Magnesium* PLUS Focus, que tiene inscripciones abiertas. Todos estos proyectos de prueba de campo de nutrientes implican enviar una prueba de gotas de sangre que se realiza en el hogar, completar un cuestionario de salud y proporcionar detalles sobre los suplementos que toma.

Estudio sobre la vitamina D y el COVID-19 está en curso

Por último, GrassrootsHealth trabaja en un estudio de vitamina D para evaluar su capacidad para prevenir el COVID-19 o reducir la gravedad de la enfermedad. Wagner explica:

«Elaboramos un estudio que pronto se le presentará a nuestro comité en breve. Y trabajamos en colaboración con GrassrootHealth. Tomamos a personas que vienen a nuestras clínicas virtuales para realizarse la prueba del COVID-19.

Aquellas que son negativas al momento de la prueba… [serán] asignadas al azar para recibir 6000 UI al día de vitamina D o placebo.

Todas tomarán 800 UI al día de vitamina D en forma de multivitaminas que también contiene magnesio, vitamina C y vitaminas B.

Luego, haremos un seguimiento mensual para volver a realizar las pruebas y, si dan positivas, lo notaremos junto con la gravedad de sus síntomas y la duración de la enfermedad. Todos los meses, evaluaremos su nivel de vitamina D y, junto con eso, mediremos su PCR COVID-19 [y] anticuerpos.

Las que den positivo al COVID, recibirán una dosis de 20 000 UI por día durante tres días y luego tomarán el multivitamínico con 800 UI más las otras vitaminas…

Los criterios de evaluación [son]: gravedad de los síntomas y si requirieron hospitalización, cuánto tiempo pasó antes de que pudieran regresar a sus actividades diarias normales, cuestionarios respiratorios y secreción nasal. De hecho están realizando un fenotipo en las secreciones nasales de esas personas.

Sin embargo, una medida clave de la vitamina D es el [nivel] deseado de al menos 40 ng/ml. Para aquellas que no lo hayan logrado en dos meses, se hará un ajuste en la dosis para lograr el objetivo. No será la dosis».

Es MUY IMPORTANTE que optimice su nivel de vitamina D antes del otoño

Además de ser estrategia importante para usted y su familia, será muy interesante ponerle atención a toda la comunidad. Las personas de color corren un riesgo muy alto porque su color de piel perjudica su capacidad de generar vitamina D de los rayos del sol.

Entonces, si pudiera platicar con los pastores de las iglesias con grandes congregaciones de personas de color y ayudarlos a crear un programa para que las personas reciban vitamina D, podría salvar muchas vidas; mucho más que cualquier programa de vacunación.

Además, si tiene un miembro de la familia o conoce a alguien que participe en un centro de asistencia, puede reunirse con el director del programa y alentarlo a que les hagan la prueba a todos o al menos aumentar los niveles de vitamina D. Mañana publicaré un artículo con pasos de acción más específicos, para ayudarlo a crear un programa.

Durante años, he enfatizado la importancia de optimizar su nivel de vitamina D, en especial antes de la temporada de gripe, y parece claro que también puede ayudarlo a protegerse contra el COVID-19. Wagner señala:

«Una de las cosas que vale la pena mencionar es que existen receptores en todo el cuerpo para la vitamina D que incluyen las células Tipo II [en los pulmones], que crean surfactante.

Entonces, la cuestión es si la infección se traslada del tracto respiratorio superior al pulmón. Ahí es cuando progresa de las vías respiratorias superiores a las inferiores, y la infección de las vías respiratorias inferiores es la que está relacionada con la tormenta de citoquinas…

La vitamina D tiene un gran efecto en el sistema local de renina-angiotensina. Tal vez haya escuchado sobre los [receptores] ACE2 y demás.

La vitamina D afecta en especial la producción de surfactante: este sistema local de renina-angiotensina que está involucrado con la eliminación de líquidos. Cuando tiene deficiencia de vitamina D, todo el sistema se desequilibra».

Para terminar, los expertos advierten que el SARS-CoV-2 puede resurgir en otoño, ya que es cuando bajan las temperaturas y los niveles de humedad, algo que aumenta la transmisibilidad del virus.

Está a tiempo de incrementar su nivel de vitamina D y comenzar a tomar medidas en caso de que su nivel sea inferior a 60 ng/ml. Una vez más, la manera más fácil y económica de medir su nivel de vitamina D es por medio del kit de prueba de vitamina D de GrassrootsHealth.