La importancia del movimiento intermitente para la longevidad

Por Dr. Mercola, 2 de enero de 2014

Bastante investigación sugiere que aunque usted haga ejercicio con regularidad, es posible que aún presente los efectos nocivos de estar demasiado tiempo sentado.

Por ejemplo, un estudio publicado el año pasado1 llegó a la conclusión de que los adultos que pasan un promedio de seis horas al día frente a la televisión disminuyeron su esperanza de vida en casi cinco años, en comparación con alguien que no ve la televisión.

Otro análisis2 reciente de 18 estudios encontró que las personas que están sentadas por períodos más largos de tiempo fueron dos veces más propensas a tener diabetes o enfermedades del corazón, en comparación con los que estuvieron sentados lo más mínimo. Según el investigador principal Thomas Yates, MD:3

«Incluso para las personas que son más activas, estar sentado por largos períodos de tiempo parece ser un factor de riesgo independiente para enfermedades como la diabetes, la enfermedad cardiovascular y la enfermedad renal.»

Un estudio anterior, publicado en 2009,4 también destacó muchas de las pruebas recientes que vincularon el estar sentado con los biomarcadores de la mala salud metabólica, que muestra cómo el tiempo total de estar sentado se correlaciona con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y otros problemas crónicos de salud prevalentes- incluso si usted hace ejercicio regularmente. Según los autores:

«Incluso si las personas cumplen con la recomendación actual de 30 minutos de actividad física en la mayoría de los días de la semana, podrían presentarse efectos adversos y significativos en la salud y el metabolismo causado por estar sentado demasiado tiempo – actividad que predomina durante las horas restantes “sin hacer ejercicio” en la mayoría de las personas

La actividad diaria continúa se relaciona con un envejecimiento más saludable

Más recientemente, un estudio5 concluyó que las personas que viven una vida activa en general, tienen una mejor salud cardiaca y viven más en comparación con los que no tienen una actividad física durante la mayor parte del día. Esto fue cierto incluso en aquellos que no practican una rutina regular de ejercicios. Como se informó en el artículo destacado:6

«En base a casi 3,900 hombres y mujeres mayores de 60 años en Estocolmo, el estudio se suma a la evidencia que sugiere que el simple hecho de estar sentado podría ser,  activamente, perjudicial, dicen los investigadores.

«Hemos sabido desde hace 60 años que la actividad física es importante para el corazón», dijo la autora principal, Elin Ekblom-Bak… Pero hasta hace poco la investigación se ha centrado principalmente en el ejercicio y ha «olvidado» la actividad antecedente que hacemos en la vida diaria…

Ya sea que alguien se ejercite vigorosamente o no, esto por lo general sólo tomará una pequeña fracción del día. Eso nos permite estar sentados por el resto del tiempo sin hacer ninguna actividad física, como reparaciones en el hogar, cuidado del césped y jardinería, mantenimiento del coche, salir de cacería o de pesca.».

Evitar la tentación de quedarse sentado en el sofá puede ser particularmente importante para las personas mayores. Si usted es mayor, sería prudente hacer un esfuerzo coordinado para invertir más tiempo haciendo actividades de baja intensidad todos los días– cualquier cosa, que pueda reducir el tiempo que está sentado. En el artículo destacado, los participantes que se inscribieron a la edad de 60 años se les rastreo durante más de 12 años, y los resultados fueron bastante reveladores:

  • Los que reportaron en general niveles más altos de movimiento intermitente diario,  sufrieron menos problemas relacionados con el corazón
  • Por cada 100 de las personas sedentarias que sufrieron un ataque al corazón o un derrame cerebral, sólo 73 del grupo altamente activo tuvieron un evento
  • Por cada 100 de los menos activos que murieron, sólo 70 de los más activos murieron
  • Los que tuvieron altos niveles de actividad diaria y participaron en un programa regular de ejercicio, tuvieron perfiles de riesgo más bajos en general

Sin embargo, otro reciente estudio7 encontró que los adultos mayores que hacen ejercicio presentan menos depresión, demencia y otros problemas de salud crónicos, como diabetes y cáncer. El beneficio del ejercicio fue muy importante – ¡aumentó las probabilidades de un envejecimiento saludable tanto como siete veces! Lo mejor de todo, incluso los que no comenzaron a hacer ejercicio hasta en su vejez, fueron capaces de aumentar sus probabilidades al triple.