INDRA: Red educativa para la conservación de semillas nativas

COSMOVISIÓN

INDRA es una red educativa que estimula el florecimiento de la consciencia por la reconexión, protección y cuidado de la tierra a través de la promoción y creación de redes de conocimiento y espacios de aprendizaje para la conservación, producción y resguardo de semillas nativas y criollas.

Nuestra intención es generar contenidos y metodologías educativas fundamentadas en la ciencia, el arte y la educación, las cuales originen transformaciones efectivas en torno al pensamiento y toma de acciones ante una de las grandes problemáticas socioambientales que aquejan a México y por ende a la soberanía alimentaria de todos sus habitantes: la pérdida y contaminación de las variedades de semillas nativas y criollas mexicanas, patrimonio biocultural irremplazable e invaluable.

La situación de vulnerabilidad por la que atraviesan actualmente las semillas se deriva de una multiplicidad de factores y actores que se entretejen unos con otros, por lo que los retos para revertir dicha problemática son diversos y complejos. Ante tal escenario, en INDRA consideramos que la sinergia entre ciencia, arte y educación es una herramienta capaz de despertar el interés y propiciar la cultura por el cuidado de la vida a través de uno de sus símbolos más emblemáticos: la semilla.

A través de la ciencia, el arte y la educación transmitimos la importancia de conservar y proteger a uno de los símbolos más importantes de la vida en el planeta: la semilla”.

OBJETIVO GENERAL

Polinizar espacios comunitarios/educativos con información, saberes y prácticas para la reapropiación, valoración, reproducción y conservación de semillas nativas y criollas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS
A través de la sinergia entre ciencia, arte y educación:

1. Estimular la transmisión y comprensión del conocimiento sobre el papel tan esencial que juegan las semillas en el desarrollo y perpetuidad de la vida en el planeta a través del desarrollo de diferentes dinámicas de aprendizaje a diversos grupos: niños, jóvenes, adultos, campesinos, citadinos, etc.

2. Ofrecer talleres, cursos y asesorías a centros educativos-comunitarios para la educación ambiental a través de un eje integrador: la semilla

3. Facilitar la creación y buen funcionamiento de bibliotecas de semillas y encuentros para el intercambio de semillas.

4. Entretejernos con la red de guardianes y bibliotecas de semillas de México y Latinoamérica para juntos enfrentar la crisis de la pérdida de agrobiodiversidad de una forma creativa y propositiva.

5. Resaltar la necesidad de sembrar y ejercer principios éticos centrales en nuestra sociedad, ya no solo de naturaleza económica, productiva, científica y técnica, sino también de carácter biológico, místico y artístico, mismos que ayudan tanto a comprender y reconocer la sacralidad de la vida, como a sembrar en la consciencia humana la importancia por el cuidado respetuoso y amoroso hacia nuestro planeta.

6. Facilitar la comprensión de la interrelación sistémica y el sentido de unidad que existe en toda expresión de vida en el planeta, ubicando a la especie humana como una más dentro de la cadena trófica.

7. Informar sobre los graves daños bioculturales y de salud humana que han provocado las semillas transgénicas, así como la nueva tecnología sucesora de la transgénesis: CRISPR-Cas 9.

8. Descolonizar el pensamiento neoliberal y capitalista por uno sistémico y evolutivo en el que se proteja y valore a la vida.

FILOSOFÍA

Reconocemos al planeta Tierra como un ser vivo que crea y alberga a la vida, misma que se expresa en múltiples especies, todas entretejidas a través de una red invisible para los ojos, pero perceptible para todos aquellos que prestan atención a la expresión tan sutil pero poderosa y clara de “Pachamama”, “Tonantzin”, “Gaia”, “Madre Tierra”.

Tanto la esencia y relevancia de la causa, como el nombre del proyecto se inspiraron en dos concepciones místicas. La primera es el texto budista “Avatamsaka sutra” en donde se trae a la luz un antiguo símbolo de la mitología “La red de Indra” la cual sostiene, contiene e interpenetra el mundo de la manifestación:

“Allá a lo lejos en el cielo, en la morada del gran dios Indra, hay una red maravillosa que ha sido colgada por ciertos artífices de tal manera que se extiende indefinidamente en todas las direcciones….el artífice ha colgado una singular y resplandeciente joya en cada uno de los nudos de la red. Y puesto que la red en sí misma es infinita en dimensión y magnitud, ofrece en contemplación una maravilla. Si eligiéramos arbitrariamente alguna de estas joyas y las miráramos de cerca, descubriríamos que en su pulida superficie se reflejan todas las otras joyas de la red, infinitas en número; no solo así, sino que cada una de las joyas son reflejadas en esta joya y cada joya refleja a todas las demás, de modo tal que el proceso de reflexión es infinito….» (Cook, 1977).

La segunda deriva de Fatsang, quien pertenecía al Budismo Chino “Mahayana Huayen”. Fatseng percibía al universo-cosmos como una red multidimensional de joyas, cada una conteniendo los reflejos de todas las demás, principio que exponía la interpretación e interdependencia mutua de todo lo que ocurre en el universo: “Toma una brizna de hierba….todos los mundos están contenidos en ella”, en otras palabras, todo el cosmos esta implícito en cada uno de sus miembros, en toda expresión de vida. La frase anterior, en INDRA la reinterpretamos así: “Toma una semilla, todos los mundos están contenidos en ella”.

En este proyecto educativo y artístico percibimos en la “Red de Indra” una perfecta metáfora entre joyas-semillas que nos permite profundizar en la comprensión del principio de “Unidad” -así como visibilizar el sentido sagrado que resguarda cada joyasemilla- y en donde la vida es un juego de interdependencias visibles e invisibles, divisibles e indivisibles, sólo comprensible a través del conocimiento del orden cósmico que existe en la naturaleza y en sí, en todo el Universo-Cosmos.

La humanidad necesita retornar al orden cósmico y a la visión de interdependencia, para con ello lograr sustituir a los principios de propiedad privada, dominio, capitalismo, neoliberalismo, y en sí a la destrucción de la vida en el planeta Tierra. En INDRA: Red educativa para la conservación de semillas, percibimos a la Semilla como un poderoso símbolo con la capacidad de detonar e inspirar a la reflexión sobre la responsabilidad del ser humano hacia todas las áreas y seres que forman parte del planeta, así como a la urgente necesidad de generar condiciones bajo las cuales pueda seguir floreciendo la vida para las generaciones futuras y para todo ser palpitante sobre la faz del planeta.

LÍNEAS DE ACCIÓN

CONTACTO

Tania Xiuh, indrarededucativa@gmail.com

Facebook