India crea banco de semillas orgánicas en respuesta a las semillas OGM suicidas, deuda de los Agricultores

Por Christina Sarich, Nation of Change, 2 de diciembre de 2013, Traducción de Mariana Escalante, Vía Orgánica AC

“La guerra y la agricultura se unieron cuando los químicos usados para la guerra química perdieron sus mercados y la industria se organizó para vender esos químicos como agroquímicos.”

En 17 estados de la India existen grupos de activistas que recolectan semillas orgánicas para derrotar a Monsanto,  a otras Grandes Agricultoras y a las compañías químicas, tratando de vencerles en su propio terreno. El banco de semillas Navdanya tiene su centro de aprendizaje Bija Vidyapeeth (escuela de las semillas) que enseña la importancia de la biodiversidad, la conservación de los recursos de la tierra y métodos de agricultura orgánicos.

La organización se refiere a los OGMs como “biopiratería” y busca recuperar las prácticas agrícolas indígenas transmitidas por múltiples generaciones, durante más miles de años. El deseo de enseñarle a la gente sus derechos alimenticios y formas alternativas de mantenerse sanas y bien alimentadas frente al cambio climático sin usar semillas genéticamente alteradas y herbicidas, como el Round Up.

El Príncipe Charles, uno de los miembros de la realeza inglesa, visitó Navdanya a principios de este mes, presenciando la siembra simbólica de un árbol Rudraksh, cuyas semillas son usadas como cuentas para rezar en el hinduismo. El Príncipe Charles tiene una relación con la Dra. Vandana Shiva, activista orgánica. La Dr. Shiva no sólo es una activista, sino que ha sido defensora de los derechos humanos por largo rato  y ha sido premiada con el Premio por el Sustento Correcto, considerado como el “Premio Nobel alternativo.”

El Príncipe Charles y la Dra. Shiva participaron en 2000 en una Conferencia de la BBC, donde se resaltaron los problemas ecológicos y sociales.

En la siguiente lectura se detalla la situación de los agricultores engañados por Monsanto y por otras grandes compañías agricultoras:

Los agricultores que cultivan legumbres, mijo y arrozales tradicionalmente han sido engañados por las compañías transnacionales para comprar semillas de algodón híbridas conocidas como el “oro blanco”, que supuestamente los iban a hacer millonarios. En vez de esto se convirtieron en indigentes. Sus semillas nativas han sido desplazadas con nuevos híbridos que no pueden ser guardados y necesitan ser compradas cada año a un alto costo. Los híbridos también son muy vulnerables a los ataques de pestes. El gasto en pesticidas en Warangal se ha disparado 2000 por ciento de $2.5 millones de dólares en 1980 hasta $50 millones en 1997. Ahora los agricultores están consumiendo los mismos pesticidas para suicidarse para escapar permanentemente de una deuda impagable.”

2 comentarios

Los comentarios están desactivados.